Spider-Man no siempre la ha tenido fácil, desde sus inicios. Peter Parker ha sufrido más de lo que merece y eso es algo que lo ha atormentado por años. Su tío Ben, los Stacy, Ned Leeds, pérdidas con las que ha tenido que cargar y, como si fuera poco, Doc Ock, Morlun y el Green Goblin lo han llevado al límite tanto física como emocionalmente. De ello y más habla Spider-Man: Last Remains.

Spider-Man: Last Remains, escrito por Nick Spencer, es un arco que lleva alrededor de dos años cocinándose, donde Peter tiene que enfrentarse a su pasado y a sus demonios más internos, con la aparición de «Kindred», el villano que lleva todo este tiempo apareciendo en las pesadillas del trepamuros, recordándole que está ahí, acechándolo.

Por tanto, tenemos un inicio con un Peter derrotado, que hace todo lo posible por llegar al Sanctum Sanctorum del Doctor Strange, quien es el único que puede ayudarlo a enfrentar lo que no comprende. Sin embargo, como podemos recordar, hace mucho tiempo J. Michael Straczynski fue el escritor del «mefistazo», un evento que llevaría a Parker a pactar con Mefisto, manteniendo a Peter al filo del poder de Strange.

+++ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE LA RUN ACTUAL DE THE AMAZING SPIDER-MAN ESCRITA POR NICK SPENCER, ESPECIALMENTE LOS NÚMEROS #50-53+++

Durante los primeros números, vemos a un Spider-Man dispuesto a todo por derrotar a Kindred, quien convierte a sus amigos en criaturas salidas de una pesadilla. Unos demoniacos Miles Morales, Jessica Drew y Gwen Stacy (Spider-Gwen) atormentan la ciudad mientras Kindred reúne al trepamuros con el cadáver profanado de todos a los que perdió, incluidos los Stacy y, más importante aún, Ben Parker. Una acalorada batalla entre redes y cienpiés se desarrolla a medida que empiezan a salir a la superficie. Peter aún dándole sus mejores golpes, no parece dañar a Kindred, quien con una agilidad y una precisión increíble golpea a Peter donde más le duele: en lo emocional.

Entonces, lleva a un debilitado Peter a ver lo que sus amigos están causando a la ciudad, apenado y destruido, Peter ofrece su vida a cambio de que sus amigos vuelvan a la normalidad. Convence a Kindred de que el problema que tiene es contra él, que prefiere fallecer en lugar de ver a sus cercanos de ese modo. En su desesperación, Peter consigue un trato, sus amigos vuelven a la normalidad y con una cara llena de esperanza y lágrimas, es interrumpido por Kindred, quien usando sus cienpiés le rompe el cuello.

Siendo uno de los cliffhanger más impactantes que ha visto el arácnido en años, nos encontramos en Spider-Man: Last Remains frente a un descanso de toda la acción de los números pasados y vemos a un Peter Parker muy introspectivo, con muchos recuerdos de «Brand New Day», arco que precedió a «One More Day», donde cambiaría al amor de su vida por la vida de May Parker.

Aún con camino por delante, el arco de Last Remains de Spencer, se ha convertido en una lectura que espero día a día para disfrutar y que recomiendo encarecidamente a todos los amantes del arácnido a seguir, porque es algo que lleva una antesala de dos años que está a punto de estallar y cambiar a Spider-Man para siempre y que a pesar de tener frenéticas escenas de acción, pone a Peter como el protagonista de una auténtica historia de terror.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here