La Estantería| The Dark Knight Returns: la resurreción del fénix oscuro

 La Estantería| The Dark Knight Returns: la resurreción del fénix oscuro

Batman siempre se ha considerado un superhéroe de culto y complejo, desde su primera aparición en Detective Comics #27 de 1939 no ha parado de crecer su popularidad, pasando de cómics a series, películas y hasta videojuegos.

Pero ¿qué fue lo que catapultó al Caballero oscuro al éxito que tiene hoy?

Es claro que la mayoría dirá que fue la serie de los ’70 o las películas de Tim Burton, lo que es válido, aunque el primer impulso que lo hizo estar donde está ahora fue un cómic escrito y dibujado por el legendario guionista Frank Miller.

Una realidad inspiradora

Frank Miller entre los ’70s y ’80s ya era conocido por trabajar para Marvel Comics y su serie de Ronin para DC Comics, por lo que decidió hacer una historia sobre el Caballero oscuro que reflejara la realidad de la época.

La llamada “era Reagan” estaba en pleno desarrollo en la presidencia de los Estados Unidos, la cual no le hizo bien a la potencia mundial, la delincuencia había aumentado a niveles impensables, las calles no eran seguras y el terrorismo acechaba los televisores de las personas.

Todo lo anterior parecía digno de una historia de Batman, pero Miller no quería hacer la típica historia del hombre murciélago, él añoraba dar a conocer su visión y su critica de la sociedad de ese entonces, pues la única forma en la que podía hacerlo era colocar al superhéroe en este ambiente, dándole origen a The Dark Knight Returns.

Frank Miller.

El regreso del caballero oscuro

Así fue que en febrero de 1986, DC Comics sacó a la venta Batman The Dark Knight Returns, una historia alternativa en la que Bruce Wayne había dejado el manto del murciélago, por la muerte del segundo robin (Jason Todd) a manos del Joker en el cómic Batman: Una muerte en la familia.

Esta aventura narra las vivencia de un Bruce viejo y retirado, viviendo en una Gotham descuidada, sucia y llena de delincuentes, en la que Miller reflejaba la ciudad en la que vivía en aquellos años.

Una ciudad que Batman había perdido y abandonado, que le pedía a gritos al multimillonario volver a ser el justiciero. Algo que Bruce Wayne no quería por temor de perder otra vez a alguien más, a comprometer a gente inocente y temor a equivocarse.

Tan grande es ese miedo, que se deja vencer por unos delincuentes que fácilmente podría someterlos. Esto deja entrever el miedo que tenían las personas en los 80s, sentir la impotencia de no poder hacer nada a cambio de vivir un día más.

Luego de unos días de pelear consigo mismo, Wayne decide volver ser el Caballero oscuro, para satisfacer su sed de justicia, su locura y la adrenalina que le genera ser un héroe, el poder salvar la ciudad enferma por los delincuentes es lo primordial para él. La necesidad de ser Batman, proteger a los demás y vengar a Gotham por los crímenes y pecados de los delincuentes.

“Debería estar agonizando”, “debería ser un masijo de músculos doloridos… rotos, raído, incapaces de moverse”, ” y si fuera un hombre más viejo, sin duda los sería”, “… pero vuelvo a ser un hombre de 30… de 20 otra vez”, “la lluvia sobre mi pecho es un bautismo”, ” he vuelto a nacer”.

“La lluvia sobre mi pecho es un bautismo”, ” he vuelto a nacer”, con estas palabras Batman regresa después de tantos años de ausencia, vuelve al vencer el miedo a la ciudad y así poder enfrentarla de una vez por todas.

Un rumbo diferente

Frank Miller se sale de los estándares de cómics con esta historia, pues ilustra un mundo sombrío, crudo y real, con muertes de niños, violaciones e injusticias tan crueles que te llega a dar lastima e impotencia no poder hacer nada, puedes ver un mundo más allá de los cielos, de las avenidas principales o de los centros de la ciudad. Aquí hay vida en cada rincón y una vivencia que cada personaje podría contar.

No solo se centra en Batman, pues de vez en cuando verás que el mundo está vivo, puesto que te enseña lo que sucede en la ciudad fuera del superhéroe, como el calentamiento global, las elecciones municipales y la opinión publica sobre las acciones que hace el hombre enmascarado.

No muestra al típico héroe sin problemas personales y emocionalmente estable; aquí cada personaje tiene su trasfondo psicológico, su lucha interior, que si no la gana caerá en la locura, es claro que muchos dirán que Spider-Man es así, pues también tiene sus problemas, pero en ese entonces Peter Parker solo mostraba problemas en relación a su vida social y ocultar su identidad, no de comprometer a su familia y ver sus problemas mentales. En cambio Batman y compañía día a día en la historieta peleaban consigo mismos, dudaban si seguir adelante y se dan fuerzas mutuamente.

Con esto, Frank sentó las bases para el desarrollo psicológico de un superhéroe, porque antes de esto solo Silver Surfer había rascado la superficie de aquello y fue con Miller que se completó este concepto, que hoy cada héroe, casi por regla general, debe adecuar en sus historias.

“Ha llegado la hora”, “Lo sabes en lo más profundo de tu alma”, ” Porque yo soy tu alma”, “No puedes escapar de mi…”,”eres débil, eres pequeño…”, “no eres nada… una cascara vacía, una trampilla oxidada incapaz de contenerme…”, “Al hervir te quemo…al quemarte, brillo con calor y con luz, con un resplandor tan fiero como hermoso…”, “No puedes detenerme…, ni con vino, ni con juramentos, no con el peso de la edad…”, “No puedes detenerme, pero sigues intentándolo…, sigues huyendo.

Hacer lo impensable

Por esos años, era impensado ver a un superhéroe como Batman matar, una regla que el escritor rompió sin pensarlo dos veces, pues aquí el encapuchado asesina. Esto contraste porque Caballero de la noche es un símbolo de justicia que va por lo correcto hasta al punto de perdonar al más sádico de los maleantes.

Con esto Frank quiere demostrar que el héroe ya está cansado, aburrido de los villanos que no cambian jamás y así darles un fin para limpiar a la sociedad de Gotham.

Por otra parte, tenemos la legendaria pelea de Batman y Superman, puesto que fue la primera vez que los dos héroes se enfrentaron, con una batalla increíble, llena de emociones y frases emblemáticas, pues aquí por primera vez, el hombre de acero cae ante un hombre común, con Bruce Wayne diciendo uno de los diálogos más increíbles del cómic.

Si algo brilla en esta obra, son los personajes. Todos, desde Batman hasta un conductor de noticias, están bien construidos, ya que de una manera sutil, Miller te muestra como son los personajes con simples diálogos que los hacen identificables a modo de pequeñas opiniones y puntos de vista.

Una crítica a la sociedad

The Dark Knight Returns, delinea un mundo corrupto, lleno de delincuencia, donde reina el caos, la destrucción, la desigualdad económica, el olvido y el aprovechamiento hacia las personas más pobres y la injusticia social. Un ambiente que Frank Miller vivía al momento de hacer esta historia, plasmándola de manera excepcional (que incluso hoy sigue en algunos países).

Y para él, Batman era la cura a estas enfermedades, el héroe es la crítica pues mostraba que un solo hombre, que no era un presidente, un gobernador o un senador, sino un simple ciudadano, pudo salvar a la ciudad y erradicar todo lo malo solo con voluntad, esfuerzo y unión.

Batman es un símbolo, un escudo, una persona común y corriente que decidió despertar y defender al pueblo, es la luz en la oscuridad y el mensaje que te deja el escritor es que tu puedes ser Batman, ser un héroe, un guerrero, un defensor de lo justo y la voz de un pueblo.

La Máquina Medio

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.