Jorge Olguín: “Casi todas mis películas tienen elementos que provienen de la dictadura militar”

 Jorge Olguín: “Casi todas mis películas tienen elementos que provienen de la dictadura militar”

Se acerca un nuevo Halloween. Aunque los ánimos no están para celebrar una fiesta de disfraces después de un terrorífico año, con miles de muertos, miedo a salir a la calle, y sin sacarse la mascarilla y el escudo facial, en La Máquina decidimos conversar con el maestro del terror chileno, Jorge Olguín, para adentrarnos un poco en la oscura dimensión desconocida del cine de terror chileno.

Olguín últimamente se ha encontrado promocionando su último filme “La casa” (con reseña acá), cuenta la historia de un policía que queda atrapado en una de las casas embrujadas más populares de Santiago, todo basado en hechos reales. Junto a ello también algunas de sus clásicas películas fueron proyectadas en el Santiago Horror Film Festival, instancia destinada a la difusión de cintas del género de terror. Por tanto, la vigencia del premiado director es cada vez más latiente.

El director de 48 años, habló sobre sus comienzos, su futuro, sus mayores influencias (como la dictadura o sus propios temores) y… bueno, de sus experiencias más allá de lo normal.

https://www.instagram.com/p/CEFLL05JmQx/

N.E.: Esta entrevista se realizó de manera remota, debido a las precauciones dictadas para evitar la propagación del coronavirus covid-19.

¿Cómo nace el interés de Jorge Olguín por el terror? ¿Recuerdas cuál fue la primera película de terror que viste?

Creo que nació al igual que todos en general, por un miedo natural a lo desconocido y a la oscuridad. Tuve una formación muy católica de niño y me forzaron a sentir la presencia de algo sobrenatural que te observa en todo momento. Esto me causó pesadillas y me daba mucho miedo dormir en la oscuridad, así que me quedaba viendo televisión hasta muy tarde con el volumen bajo y justo en la medianoche en los 80’s daban películas de terror antiguas, así aprendí a controlar mis miedos y eso hizo crecer en mí una curiosidad y asombro por los monstruos.

De hecho, la primera película que se quedó en mi conciencia cuando muy pequeño en esas noches, fue una de la cual nunca supe su nombre. No fue hasta adolescente que encontré el filme, se llama “Muere, Monstruo, Muere” (1965) un adaptación del relato de H.P. Lovecraft, “El color que cayó del cielo”, protagonizada por el ícono del terror Boris Karloff. Ya adolescente no me pareció nada terrible y de hecho ahora le tengo cariño por su ingenuidad e intento de adaptar uno de los relatos más fascinante del género.

Justamente “Caleuche” tiene un sello lovecraftiano bastante explícito. Cuéntanos un poco de eso, ¿por qué quisiste homenajear a Lovecraft? ¿Qué otros autores de terror han influido en tu estilo?

Así es y eso es literal, de hecho “Caleuche” está llena de citas sobre “La sombra bajo Innsmouth”, uno de los relatos del libro “La llamada de Cthulhu” (de ahí el nombre de la película “Caleuche, El llamado del Mar”), uno de mis libros favoritos que reúne los relatos de Lovecraft con sus discípulos. Es un libro que descubrí en mi adolescencia y tiene mucha influencia en mi trabajo. También otros grandes autores que han influido sin duda en mis películas son Edgar Allan Poe, Mary Shelley, Joseph Conrad, Henry James, Phillip K.Dick, Jose Luis Borges y los escritores chilenos José Donoso y Hugo Correa, entre otros.

Tras una vida dedicándote al cine de terror, ¿te ha tocado vivir en carne propia alguna experiencia aterradora o sobrenatural?

Mira, a pesar de mi gusto por el género fantástico y haber hecho una infinidad de películas caseras, inicié mi carrera de cineasta realizando cortometrajes en 16mm durante mi paso por la universidad, que fueron premiados en diversos festivales nacionales e internacionales, pero sus temáticas estaban centradas en contingencia social. No fue hasta el último año de mi carrera que decidí hacer un largometraje de género, “Angel negro”, y ahí experimenté situaciones aterradoras para construir el relato, como asistir a un curso de tanatología para comprender el oficio de los médicos forenses, creo que fue una de las experiencias más fuertes que he tenido que vivir.

La verdad es que en temas sobrenaturales, por el hecho mismo que fui formado católicamente me convertí en un escéptico hasta que comenzamos a rodar “Gritos del Bosque”. La mayoría del equipo y algunos actores comenzaron a escuchar sonidos y voces entre los bosques donde estábamos grabando, tuvimos que pedir ayuda a una machi que nos enseñó como debíamos ingresar a los bosques nativos para rodar y los sonidos se terminaron. ¡Fue asombroso!

Gritos del Bosque” nunca se estrenó en un cine 3D aun cuando sí está en Ondamedia, ¿en qué quedó eso? ¿Piensas estrenarla comercialmente en algún minuto?

Es un tema que me afecta mucho, “Gritos del Bosque” pasó por varios festivales con mucho éxito, entre ellos el Festival Internacional de Mar del Plata y FICGinLA Festival de Cine de Guadalajara en Los Angeles, además tuvimos una función especial en el mercado de Cannes, donde sorprendió con su técnica 3D, algo muy inusual en el cine latinoamericano. Pero al llegar a Chile, en su distribución se cometió un grave error. Una plataforma, que era auspiciador de la película, subió la película online por un muy breve tiempo para sus clientes, antes de su estreno comercial en cines. Eso provocó un bloqueo comercial inédito, ya que esta compañía reconoció su error, pero aun así las cadenas de cines no quisieron programar la película.

Fue muy trágico, ya que fueron 5 años de trabajo e incluso habíamos obtenido el Fondo Audiovisual. Tratamos de revertir la situación, debido a que se trataba de una película nacional con fondos estatales y una temática muy novedosa para la industria, pero fue imposible, los cines se negaron, a pesar del gran interés que había en esos años por la película. Producto de esto “Gritos del Bosque” recién fue programada el año 2017 en una única función 3D por Cinemark en sus cines y después tuvo un circuito por la red de salas alternativas, pero por temas técnicos de las salas, las proyecciones solo fueron 2D.

Espero que en un futuro cercano los cines accedan a reprogramarla para que el público chileno pueda apreciar el filme en su versión original 3D, ya que fue una de las primeras producciones latinoamericanas en ser grabadas con esta técnica y que además rescata parte de la cosmovisión Mapuche.

https://www.instagram.com/p/CFGO5xfpI5B/

Has tocado temas de mitología indígena en tus películas, como Caleuche y Gritos en el Bosque, ¿nunca has pensado en filmar algo sobre la dictadura de Augusto Pinochet? Hay mucho terror ahí.

Creo que de alguna manera casi todas mis películas tienen elementos que provienen de la dictadura militar. No es casual que haya nacido (en esa época), que toda mi infancia y mis primeros años de mí adolescencia fue bajo la sombra de la dictadura y haya terminado haciendo películas de terror. “Angel negro” muestra temas muy oscuros, como el bullying, el abuso, disfrazados en un género supuestamente de entretención.

Pero el tema más esencial de “Angel negro” es el efecto doloroso de una muerte sin entierro. Es un analogía al Chile en sus años de transición hacia la democracia; si te fijas, todos los personajes reniegan de su pasado violento y sus consecuencias, fingen estabilidad e incluso modernidad, como el personaje de Andrea Freud, pero al no haber reconocido su tragedia pasada, los fantasmas del pasado los atormentan.

En “Sangre Eterna” los jóvenes se refugian en lugares oscuros para poder expresarse y hacer realidad sus fantasías, en un Chile que se acostumbró a vivir en las sombras, ya que a la luz del día todo es una maqueta, una puesta escena, donde las familias bien, son disfuncionales y las aulas académicas están llenas como un mall, pero vacías en sus discursos y contenidos, porque son universidades privadas, las cuales debes pagar para estar, un mundo de vampiros.

Es así como veo que la dictadura estaba vigente todas estas décadas, por eso justo antes del estallido social, quería ser más directo sobre esto y el 2018 grabamos “La Casa”, que está ambientada en un toque de queda en plena dictadura, en 1986, y no quiero spoilear, pero por eso creo que es la película más terrorífica que he realizado.

Sobre la película “La Casa”, ¿cómo fue la experiencia de grabar en la Casona Dubois? Te lo pregunto porque un empleado del lugar me confirmó en una ocasión lo de la actividad paranormal. ¿Nunca viste o sentiste nada raro durante el rodaje?

Fue una experiencia muy intensa porque la película era una gran coreografía grabada en planos secuencias para crear la ilusión del tiempo real, por eso grabamos toda la película en tan solo 3 noches. Tuve que hacer la cámara para dirigir de cerca a Gabriel Cañas (protagonista del filme) dentro del set. Y el clásico “cliché” se cumplió, estábamos muy concentrados grabando a Gabriel fuera de la casa Dubois, cuando se escucharon los gritos del equipo que estaba haciendo un making of dentro de la casa, tuve que parar el rodaje y, claro, escucharon ruidos dentro cuando todos estábamos en el exterior junto con el único guardia de la casa.

Así que quedé intrigado y decidí volver, pero esta vez invité a un amigo, Alvaro Santi, que es un psíquico muy serio. Así regresamos de nuevo a la casa con una cámara para grabar y se volvieron a repetir los golpes y Alvaro se sintió muy mal. Eso que no estaba programado para la película quedó registrado, así que decidí incluirlo en los créditos finales. Siendo sincero, pueden haber muchas explicaciones, pero éramos un equipo más pequeño, la casa estaba vacía y el guardia estaba con nosotros todo el tiempo y todos escuchamos los sonidos.

De todas tus películas, ¿cuál es la que te ha dejado más contento o más realizado? ¿Y cuál dirías que es la peor película que has hecho?

Uno quiere a todos sus hijos, hasta el menos agraciado lo encuentras bello, pero ahora estoy muy contento con el más reciente, con “La Casa”, a pesar que es el filme de menor presupuesto que he realizado, tan solo con 10 mil dólares aproximadamente y grabado en tres noches. Pero con él tuve la oportunidad de controlar mayormente sus áreas, me permitió expresarme mejor. Diseñé su arte, hice la cámara y la fotografía, posteriormente trabajé casi toda su postproducción, diseñando el sonido y creando toda la banda sonora, me fascinó hacer la música. A pesar del escaso presupuesto, fue muy satisfactorio crear una película de esa forma.

En cambio de “Solos” reniego bastante, a pesar que reconozco el gran trabajo del equipo y el desempeño de los actores, sobre todos sus pequeños protagonistas, aunque parezca entretenido, no es fácil para los niños actuar en películas. De hecho, la película recibió Premios Siena el 2008 por su trabajo de maquillajes y vestuario, realmente el equipo hizo un gran trabajo. Pero creo que la película funcionaría mejor con un montaje de 20 a 30 minutos, después ya se nota mucho sus costuras, al sobre exponer el relato y abusar de los flashbacks. Todo eso se debió a que se necesitaba llegar a una duración de tiempo más comercial para su distribución internacional. Su origen iba a ser un demo experimental para un proyecto, pero el resultado gustó mucho a unos productores en Estados Unidos, así que terminó como un largometraje.

El próximo año cuando los derechos internacionales regresen a mí, haré un nuevo montaje más acotado y digno para el filme.

¿Cuánto apoyo has tenido del Ministerio de las Culturas a lo largo de tu carrera? ¿Cómo evaluarías el apoyo que da el ministerio al cine de terror?

Debo decir que sin ellos, no podría haber desarrollado ninguna película, fueron muy necesarios para desarrollar mi carrera. La gente piensa todo lo contrario porque hago filmes de género, pero todas, salvo “La Casa”, han recibido el apoyo de los Fondos del Ministerio, Corfo e incluso alcancé a recibir fondos del extinto apoyo del Banco del Estado. Y la verdad que no tengo ningún “pituto”, provengo de una familia de la clase media trabajadora, sin vínculos políticos y menos vínculos con familias poderosas, esa es la realidad. No tengo nada que ver con el destacado periodista Hernán Olguín, muchos creen que es mi padre, la realidad es que provengo de una familia muy común. 

Tuve la suerte de entrar a estudiar cine becado en la desaparecida Universidad Arcis, me carga el concepto del mérito, pero de verdad que yo soñaba con estudiar cine, antes de eso tuve que trabajar de día para estudiar de noche Periodismo, así estuve 3 años hasta que fui admitido en Arcis y me cambió la vida. De ahí en adelante fui muy obsesivo con mis proyectos, hasta mis primeros cortometrajes recibieron el Fondo (en aquellos años el Fondart), fui muy riguroso en ello, en como presentar mis trabajos, luego eso se sumó al impacto que tuvieron y mi originalidad llamó la atención en esos años cuando se presentaban a lo más unos 30 proyectos de largometrajes y de seguro que no eran más de 3 proyectos de género.

Ahora la situación es muy distinta, puedo estar exagerando, pero de seguro que ahora son miles los proyectos de largometrajes que se presentan a los fondos, pero con el mismo sistema, la verdad que ya parece un concurso de premios, no un fomento. Y creo que ahí está el problema, no creo que haya una mala disposición hacia el género, creo que esto afecta a todos los proyectos, el sistema debe cambiar, de hecho se debe aumentar el apoyo financiero a la cultura y si hay un instituto de cine, es porque se pretende generar una industria con identidad propia, sobre todo que ahora nuestro cine tiene los mayores reconocimientos internacionales, incluidos los Oscar, pero sin un sistema real de fomento.

Todo se deberá al esfuerzo personal de los artistas, los técnicos y la inversión de privados. Un nuevo talento proveniente del pueblo no tendrá oportunidad con este sistema que está sobrepasado, debe cambiar. De hecho creo que todo el sistema educacional y cultural debe cambiar y recibir mayor financiamiento.

https://www.instagram.com/p/CGGZCucpTkx/

¿Cuáles son los proyectos a futuro para Jorge Olguín?

Estoy precisamente en eso, junto con Carol, mi productora, estamos preparando un nuevo proyecto para presentar el Fondo, Jajaja. La verdad es que estamos con mucho trabajo, estamos ahora desarrollando dos proyectos de largometrajes de ficción y dos series de gran presupuesto. Así que estoy a mil escribiendo. Por un lado, escribiendo sobre un drama con tan solo tres actores en una locación y, por otro lado, escribiendo una película de terror con elementos de ciencia ficción en el desierto de Atacama.

Diego Escobedo

(Santiago, 1994). Escribo de historia, cine, literatura, y distintas curiosidades que se me van ocurriendo.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.