Yo sé que muchxs amamos la moda, el diseño, el maquillaje y todo sobre este gran mundo del estilismo y, por eso, elegimos tres documentales que te ayudarán a comprender más a fondo este sistema que puede ser un sueño, como también un espacio muy perverso.

The September Issue

Básicamente en ‘The September Issue’ es ver a la periodista Anna Wintour tomar las decisiones para la edición de septiembre del año 2007 que tiene nada más y nada menos que 840 páginas, donde la mayoría de ellas son publicidad (esto es el principal ingreso de las revistas, sobre todo de moda).

Podrás ver al equipo Vogue desenvolverse a las órdenes de Anna, a los cánones de belleza, la perfección y el siempre correr porque la moda nunca duerme.

Franca: Chaos and Creation

Yo no me declaro fan de Francia, pero sí encuentro digno de análisis el porqué de sus propuestas. Fue redactora en jefe de Vogue Italia durante 28 años y los ocupó en hacer de la revista un espacio de amor odio a nivel global. Constantemente utilizó esta plataforma como medio u arma para instaurar debates de características globales que dependiendo de donde se observe, te puede parecer bien o aborrecible. Por ejemplo, en el 2008, «The Black Issue» , fue una respuesta contestataria a la industria de la moda por su pobre inclusión de modelos negras. Este «simple editorial» causó gran revuelo abriendo de manera incómoda y forzada la puerta de esta realidad.

Por el lado contrario, se encuentra la sesión de fotos que aborda el tópico de las cirugías plásticas y se le criticó por la sobre fetichización del dolor y del cuerpo de las mujeres, utilizando, peor aún, «un espacio de la moda» para hablar/debatir sobre esto. Esto suscita de manera automática el cuestionar si estas revistas también pueden ser o no ser un espacio para dichas reflexiones o simplemente es el libre mercado haciendo lo que hace mejor, coaptar demandas y dejarlas secas, sin núcleo ni sustancia.

Bill Cunningham New York

Le dicen «el hombre que creó el street style«. Podrás ver como corre de un lado a otro sobre su bicicleta pero con un ojo de águila tremendo. Mi parte favorita es como el se muestra casi desinteresado en las luces de la moda (la fama) pero apasionado por lo que es la moda. Nos presenta otra aproximación y pasión que te devuelve en cierta manera la fe de poder recrear el sistema moda apreciando el arte y su cotidianidad por lo que es: un aparataje cultural inconmensurable absurdamente ordinario.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here