De Lo Hermida al Wallmapu: Manuela Royo y su nuevo rol como Convencional Constituyente

 De Lo Hermida al Wallmapu: Manuela Royo y su nuevo rol como Convencional Constituyente

Abogada, docente universitaria y ahora parte del órgano redactor de la nueva Constitución de Chile, la cual, según sus palabras, “debe ser feminista, ecológica y plurinacional”. Aquella es la consigna de Manuela Royo.

Un poco más de quince minutos fueron suficientes para conocerla. La conversación se desplazó por distintos lugares de lo que parecía un departamento, pues su hija Alma iba de allá para acá jugando, y para quien, contará más adelante, hago todo este esfuerzo“.

Manuela Royo tiene 33 años y resulta difícil describirla en una palabra. Además de ser mamá, feminista, abogada, docente universitaria, reconocida defensora de los derechos del pueblo Mapuche y de la naturaleza, es también convencional constituyente bajo el apoyo del Movimiento de Defensa del Agua, Territorio y Medio Ambiente (MODATIMA).

El 2015, denunció al Estado Chileno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por la violencia ejercida en contra niñas y niños mapuches; durante dos años trabajó en la defensoría penal mapuche, donde asumió la defensa del caso Luchsinger, siendo apartada de su cargo por denunciar el racismo de la fiscalía en contra de la machi Francisca Linconao y de comuneros falsamente acusados.

Durante todo este tiempo ha apoyado comunidades de Temucuicui, región de La Araucanía, ha trabajado con comunidades de Freire, Padre las Casas, Curacautín entre otras, formando parte de la defensa del río Cautín y del Lonko Curamil y querellante del caso Huracán.

Manuela habló con La Máquina, confensando que la institucionalidad no le atrae mucho y que su conexión con el pueblo mapuche nació tras ser invitada a un Guillatún, donde se dio cuenta de que estaba fuertemente vinculada con su realidad en el barrio de Lo Hermida, Peñalolén. Actualmente, vive en el sur y viaja constantemente a Santiago, pues es abogada defensora de Ibrahim Acevedo, uno de los presos tras el Estallido Social del pasado 18 de octubre.

¿Cómo lo haces para trasladarte de aquí para allá, ejercer la maternidad, ser precandidata y conllevar el día a día?

A veces me frustra no estar tanto con mi hija, no tener tiempo de calidad, sin embargo, cuando lo pienso, me doy cuenta que es un esfuerzo que hago por ella. Nosotros estaremos en este mundo no mucho tiempo más y los niños y niñas tienen todo por delante y hoy día con el cambio climático, por ejemplo, estamos en peligro.

Más adelante contará que se identifica con el Ecofeminismo y que no es casualidad su fuerte vinculación con la defensa de los derechos de la naturaleza, pues “existe una situación de desigualdad bien estructural entre las mujeres y la vulneración de derechos de la naturaleza. Fuera de los contextos urbanos, quienes están en defensa del agua son justamente mujeres y es que son ellas quienes tienen labores de cuidado a su cargo, deben bañar a los niños, cocinar y para eso necesitas acceso al agua en lugares que no hay, como es el caso de zonas como Petorca y el Wallmapu. Son las mujeres que se hacen cargo de vivir con estas precariedades“.

—Brevemente, ¿cuáles son los ejes que sostienen tu campaña como Precandidata Constituyente?

Feminismo, derechos de la naturaleza y plurinacionalismo.

—Teniendo en claro tus valores y pilares fundamentales, ¿cuáles son tus puntos claves y propuestas para la redacción de una nueva Constitución feminista, plurinacional y ecologista?

La Constitucion tiene dos partes: una orgánica y otra dogmática. Esta última es donde se declaran principios y derechos colectivos, como derechos sexuales y reproductivos, igualdad entre mujeres y hombres, leyes que protejan los recursos naturales, etc. Por otra parte, lo orgánico tiene relación en cómo distribuimos el poder. Aquí es muy importante cómo fortalecemos el poder hacia los territorios y que puede ser a través de iniciativas populares de ley, el fortalecimiento de la participación, hacer que las opiniones de las comunidades sean vinculantes y trabajar también en el fortalecimiento de la democracia digital.

Mencionó también que uno de los puntos importantes es la eliminación del Tribunal Constitucional (TC), órgano que definió como “uno de los principales obstáculos de la democracia en nuestro país”.

¿Te hace sentido, entonces, hablar del concepto “Sumak Kawsay” o El Buen Vivir?

Claro que sí. Justamente mi tesis tiene que ver con eso. El Sumak Kawsay tiene una fuerza importante en el constitucionalismo latinoamericano actual. Debemos reconocer que somos parte de la naturaleza, sin embargo, modernidad occidental se ha empeñado en separar mente y espíritu, naturaleza y ser humano, se basa en el dualismo y eso se profundiza en los contextos urbanos.

Manuela aseguró que dicha racionalidad y antropocentrismo fue trasladado de europa a nuestro continente a través de los procesos de colonización. Agregó, por lo demás que, “retomar los principios filosóficos de los pueblos indígenas es un proceso súper interesante y apunta a descolonizar nuestro saber“.

Le pregunté que pasaría si fuese electa como constituyente, me respondió con total humildad que seguiría trabajando en poner al servicio su conocimiento, el cual no solo proviene de la academia, sino “de la vida misma, de la cotidianeidad, de ser mamá, ser hija y tener que resolver la vida todos los meses”.

La Máquina Medio

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *