Opinión| Agüita de “chica gamer”, lo turbio del morbo

Aviso: Las opiniones vertidas (o escritas) en la siguiente columna (o intento de) son de total y exclusiva responsabilidad de quien las emite. La Máquina no se adjudica ninguno de los dichos del presente autor y, por lo tanto, si desea hacer un comentario, crítica o, en buen chileno, expresar un par de “chuchás” hacía mí por sentirse ofendido por lo que va a leer a continuación, adjunto mi correo electrónico anorlondo13@gmail.com.

Dicho esto, podemos comenzar.

Belle Delphine, cosplayer, influencer y vendedora de agua usada.

Si bien estamos en tiempos de aceptar nuevas costumbres, comprender a los demás e integrar a todos a una sociedad más fructífera (lo cual no tiene nada de malo), hay situaciones que parecen ideas totalmente descabelladas para algunos y pensamientos de lo más racional para otras.

Hace unos días una popular influencer llamada “artísticamente” Belle Delphine, optó por “saltar el tiburón” e hizo algo que nadie consideró una realidad más allá de un meme más de internet: decidió vender el agua que usó para tomar un baño…

Ustedes pensarán: “bueno, cada quien puede hacer lo que quiera” y a pesar de que la chica lo hizo a modo de broma, nadie esperaba que se fueran a agotar todas las unidades en un solo día.

Cada recipiente albergaba alrededor de 100 ml de agua y se vendía a 30 dólares americanos (aproximadamente 20.500 pesos chilenos); supongamos que vendió 150 frasquitos con agua, las matemáticas nos dicen que consiguió una ganancia de 4.500 dólares (más de tres millones de pesos chilenos), todo eso por tomarse un baño y embotellar agua.

Sin lugar a dudas, esta muchacha supo cómo hacerla y la hizo. Pero mi problema no va contra esta clase de prácticas, la sorprendente velocidad con la que se vendieron todas las unidades me da para pensar hasta qué punto llegaría el morbo de una persona como para comprar agua sucia, usada para un baño por una celebridad. Nos recuerda a esa época en la que Justin Bieber era la sensación y no faltaba la chica que vendía papel de baño usado que había dejado el cantante en el basurero del hotel.

Por sorprendente que suene, no es la primera vez que una figura pública hace esto. En 1961 el artista conceptual Piero Manzoni expuso una obra llamada “Mierda de artista”, que consistía en 90 latas con, literalmente, mierda del autor de la obra; hasta hoy nadie ha abierto las latas, ya que están avaluadas en números de hasta cinco cifras en euros, años después de la muerte del autor, su mejor amigo se pronunció al respecto diciendo que las latas solo contenían yeso, pero ¿qué hay si Delphine hizo lo mismo?

No hay cómo demostrarlo, pero si algo es cierto, es que los sedientos que deambulan por la red comprarían literalmente cualquier mierda (¿entendieron el chiste?) con tal de sentir aunque sea un poco de intimidad con la celebridad de Internet.

Ella misma describe en su tienda virtual que el agua no es para beber, pero sí para motivos “sentimentales” y queda en la mente de cada quien qué clase de uso le van a dar los compradores a su “Agüita de calzón” embotellada.

“Si esta foto consigue 1 MILLÓN de likes, crearé una cuenta en PornHub. Llegó el momento”

Volviendo a Belle, el morbo que sienten sus seguidores es tanto que hace un tiempo atrás prometió que si una foto de su perfil de Instagram llegaba al millon de likes, ella abriría una cuenta en el sitio de investigación PornHub; cómo no, la foto casi llega a los dos millones de likes, ella cumplió, pero no como los paj… seguidores de su cuenta esperaban…

“Pewdiepie se mete hasta adentro de Belle Delphine”
Sí, se come una foto del youtuber sueco

Sus fans obviamente se molestaron, no porque los famosos videos fuesen una copia de los videos de Bryan Creamer (otra celebridad de internet, un pan de dios), sino porque eran simplemente clickbait, fue porque el séquito de adolescentes hormonales (y ¿por qué no?, adultos) querían verla aún más ligera de ropa.

Pero habiendo literalmente una cantidad inconmensurable de pornografía gratis en la red, ¿por qué siguen existiendo personas que buscan el comprar “agua de baño de chica gamer” o snaps premium? Es la clase de duda que no me deja dormir por la noche (además de la ansiedad y mis malos hábitos alimenticios).

Así que espero esta columna de opinión nos dé para reflexionar tanto a mi como escritor como a ustedes como lectores. ¿Hasta dónde llega el morbo de las personas y su fanatismo por los influencers?

Felipe Gutiérrez

Alcohólico, hechicero, supervillano.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.