De Jorge Olguín a Raúl Ruiz: 10 mitos chilenos llevados a la pantalla

 De Jorge Olguín a Raúl Ruiz: 10 mitos chilenos llevados a la pantalla

Es el solsticio de invierno. Winter is coming, como dirían los Stark. Cambio de estación. Este 23 de junio en particular es una fecha cargada de simbolismos para esta larga y angosta franja de tierra: La noche de San Juan y el We Tripantu o año nuevo mapuche (21-24 de junio). Vale decir, es la época en que la frontera entre el mundo de los vivos y los muertos se borra, cuando Bartolo Lara sale a firmar sus negocios con el Diablo, nuestros pueblos originarios y mitos chilenos tiran la casa por la ventana para celebrar sus rituales.

Eso adentro de la casa, cálida y segura, porque allá afuera en el bosque, junto con Lara también andan dando vuelta el Trauco, el diablo, brujos y espíritus chocarreros que acechan en las tinieblas.

Varios de estos mitos y tradiciones indígenas han inspirado a cineastas de nuestro país a lo largo del tiempo. Aquí en La Máquina hemos elaborado una selección de diez producciones que han llevado nuestros mitos chilenos originarios a la pantalla chica y grande, para deleitarse en esta mágica noche mientras se pelan las papas que se pondrán debajo de la cama.

https://lamaquinamedio.com/septimo-arte/cinema/las-10-mejores-peliculas-chilenas-segun-imdb/

Mitos chilenos: inspiración transversal

Confesión al amanecer (1954)

“Confesión al amanecer” es la primera película chilena en abordar nuestros mitos chilenos y lo hace en formato antología para contarnos tres historias: “Las tres pascualas”, “La venta del diablo” y “El Caleuche”, tres relatos contados por sus protagonistas a modo de confesiones durante el amanecer.

La primera de estas historias cuenta la historia de tres hermanas que viven a orillas de un lago en Concepción, junto a su padre inválido. Las tres se enamoran de un joven extranjero, romance que tendrá un trágico desenlace, del cual la laguna Las Tres Pascualas sacará su nombre; el segundo relato, “La veta del diablo”, muestra a un joven ingeniero que encuentra la desgracia en una mina de oro. El tercer relato narra la aventura de un pescador que se enamora de una misteriosa muchacha, quien resulta ser tripulante de un mítico barco fantasma. No será la última vez que veremos al Caleuche en la pantalla grande.

Esta película fue calificada como un “orgullo” para el cine chileno por la extinta revista Ecrán.

Los Dibujos de Bruno Kulczewski (2004)

La dupla Álvaro Díaz y Pedro Peirano, debe ser de las más creativas que ha tenido Chile. Mientras este dúo dinámico seguía produciendo episodios para la segunda temporada de 31 Minutos, los periodistas estrenaron Los Dibujos de Bruno Kulczewski. Se trata de un mockumental, un subgénero consistente en realizar un falso documental, vale decir, es una ficción, pero los actores y el guion siguen el formato de una auténtica investigación periodística.

Esta producción de un poco más de media hora (casi 31 minutos), que nos relata el misterioso caso de la aparición de unos cráneos de lactantes en el Chiloé de 1985. Inicialmente se piensa que se trata de ejecutados políticos de la Dictadura, pero los análisis forenses revelan que las osamentas datan de fines de los años ’50. Lo más tétrico es que solo se encontraron los cráneos, nada del resto del cuerpo.

La investigación se reactiva cuando se descubren unos dibujos del sacerdote Bruno Kulczewski, un párroco polaco quien confesaba en sus escritos haber asesinado a los recién nacidos, en colaboración con la partera del pueblo. ¿La razón? Los niños eran unos monstruos demoniacos hijos del Trauco. Íncubos medievales para la cosmovisión del europeo. Y pruebas no le faltaban; sus dibujos mostraban detalladamente las malformaciones de los recién nacidos: seis dedos en cada mano y una cola. No solo eso, incluía fotografías: fetos deformes en un frasco que parecen sacados de los X-files.

La Recta Provincia (2007)

El cineasta más prolífico que ha tenido Chile y el más loco también. Raúl Ruiz es nuestra mezcla criolla de Wes Anderson con David Lynch. Desde sus inicios fue un director rupturista. Mientras la mayoría de sus compañeros cineastas estaban haciendo películas de ideología revolucionaria en la época de la UP, él producía un cine surrealista y experimental. Dos rasgos que caracterizan a la miniserie de TVN La Recta Provincia.

El título viene de la mítica sociedad de brujos enjuiciados por los tribunales de justicia de Chiloé a fines del siglo XIX, de los mitos chilenos más rescatables. Pero la historia no se ambienta en la isla sureña, sino en un lugar indeterminado del campo chileno. La recientemente fallecida actriz Bélgica Castro interpreta a Rosalba, una anciana campesina quien, junto a su hijo Paulino, deben cuidar la casona de sus patrones mientras estos están de viaje.

La acción se detona cuando Paulino encuentra un fémur humano agujereado como una flauta. El descubrimiento los llevará a toparse con el mismísimo Diablo: un huaso de poncho y chupalla, cuyo único rasgo diabólico es que tiene cachos (que le cubre el sombrero). Este diablo criollo les explicará que tienen que emprender un viaje para sepultar el hueso y así su espíritu pueda descansar en paz. En la travesía, se toparán con brujos y espíritus del campo chileno, hasta con la Virgen del Carmen.

Esta serie de cuatro capítulos es nuestro Twin Peaks, con algunos toques de realismo mágico. Algunos la encontrarán lenta. Otros, simplemente alucinante.

Caleuche (2012)

Del maestro del cine de terror chileno, Jorge Olguín. Esta película es protagonizada por la actriz mexicana-brasileña Giselle Itié (Sandra en The Expendables 1, y Zípora en Moisés y los Diez Mandamientos), quien interpreta a Isabel Millalobos (el apellido no es casual), una joven cuya historia familiar está marcada por una maldición.

Sus abuelos, una pareja de pescadores chilotes, no podían tener hijos, así que hicieron un pacto con el Caleuche. El barco fantasma les trajo un bebé, pero a cambio de que, cuando el niño creciera, el barco volvería a llevárselo. El niño, bautizado como Pedro, creció, pero cuando llegó la hora, su padre se sacrificó en su lugar. Al día siguiente, la madre viuda envió a Pedro fuera de la isla para mantenerlo a salvo. El chico creció y migró a Estados Unidos, donde tuvo una hija, Isabel. Poco después, Pedro (interpretado por Pablo Schwartz) comenzó a desarrollar una desconocida enfermedad genética que lo convirtió en un ser anfibio. Se suicidó antes de que la transformación se completara. Su hija creció, se convirtió en una bióloga marina y un día empezó a manifestar los mismos síntomas de la enfermedad de su padre. Entonces decidió volver a las tierras de su familia buscando respuestas.

En su aventura en Chiloé, no sólo se enfrentará al mítico barco fantasma, sino también al mismísimo Trauco, todo en una lovecraftiana atmósfera con notables guiños a la obra de este autor norteamericano. Uno de los mejores mitos chilenos.

Supay (2012)

La única película que ha tratado un mito nortino. Entre sus protagonistas, cuenta con los actores Matías Stevens y Francisca Sfeir, quienes interpretan a un matrimonio en crisis que atraviesan el desierto en una camioneta junto a una pareja de turistas. Pero lo que debía ser un viaje de placer, da un macabro giro cuando se quedan en pana en medio de la nada, en un sector conocido como Tambo Negro.

Allí los acosará el espíritu del Supay, un demonio andino, dios de la muerte y el señor del inframundo en la mitología inca. Este ser los acosará toda la noche, sin darles respiro. En el desierto nadie oye tus gritos, dicen por ahí…

Ver tráiler

Hijo de Trauco (2014)

Sí, otra vez el Trauco. Pareciera ser que todos los caminos llevan a Chiloé. Esta película sigue la historia de Jaime (Xabier Usabiaga), un adolescente chilote de catorce años, quien nunca conoció a su padre. Hasta que descubre que su verdadero progenitor es, adivinen quién… su búsqueda lo llevará a internarse al Chiloé profundo, enfrentándose con todos los misterios y mitos de esta mágica isla.

La recurrencia de este mito chilote en el imaginario nacional parece responder a una realidad muy criolla: ante el embarazo adolescente, no hay mejor eufemismo que decir “la embarazó el Trauco”. Vale decir, a la niña la hipnotizaron, fue contra su voluntad. Cómo olvidar a la teleserie La Fiera, allí Blanca Lewin también era hija del Trauco.

Desde el Padre de la Patria en adelante que Chile es un país de huachos. Los que no tienen la suerte de conocer a su padre, ¡qué mejor que echarle la culpa al Trauco!

Gritos del bosque (2014)

De nuevo el hijo perdido de Carlos Pinto. Jorge Olguín nos sorprende esta vez con Gritos en el bosque, la única película chilena grabada en 3D.

Fernanda Urrejola y Carolina Arredondo interpretan a las hermanas Ailén y Ana Catrilaf, dos guías turísticas de origen mapuche. La historia arranca cuando son contratadas por dos técnicos extranjeros para internarse en el bosque de Cañete (provincia de Arauco) y realizar mediciones para la construcción de una central hidroeléctrica. Llega la noche y la pachamama se enfurece con el afán invasor y destructivo de los winkas, llevándolas a enfrentarse a los espíritus del bosque y un monstruo (obra del legendario maquillador Enrique Pohlhammer) que es la mezcla perfecta de los Hijos del Bosque de Game of Thrones y los ents de El Señor de los Anillos.

Tristemente esta película nunca tuvo un estreno en salas comerciales y en los únicos cines en que se emitió (Cineteca Nacional y festivales) fue en una pantalla 2D.

Pacha Pulai (2014)

Una serie animada 3D ambientada en el siglo XXIV- tiene cierto aire a Skyland– y continuación de la novela Pacha Pulai de Hugo Silva. En la novela, nuestro perdido Teniente Bello aterriza su avión en la mítica Ciudad de los Césares, ubicada esta vez en el Norte Grande.

En este programa infantil, la ciudad de oro ahora es una moderna urbe futurista, con robots y espadas mágicas. El protagonista es un niño quechua llamado Inti, quien deberá buscar a un descendiente del teniente Bello, nombrado rey por los habitantes de la ciudad hace cuatrocientos años, para que salve a la ciudad de un villano llamado Pizarro (también descendiente. Esto tiene cierto aire a Descendientes de Disney).

La serie inspirada en mitos chilenos tuvo trece capítulos y se emitió los sábados en la mañana por TVN. Esperemos que la emitan por TV Educa Chile. Si no, todos sus capítulos están disponibles en la página del CNTV.

La Ciudad de los Césares (2017)

Otra vez la ciudad perdida. El documentalista Francisco Hervé se leyó cuánto hay de la Ciudad de los Césares para hacer esta película. Desde Manuel Rojas y Hugo Silva, hasta Francisco Ortega. No obstante, terminó haciendo un documental (uno real).

La película, narrada por Jaime Vadell, sigue las andanzas de un hombre llamado Rolf Schilling, quien se interna en la región de Aysén en busca de la mítica Ciudad de los Césares. Rema por ríos, recorre senderos, trepa montañas y se introduce en los prístinos y majestuosos paisajes de la naturaleza buscando la ciudad de oro que tanto ansiaron los españoles. Esa ciudad que podría estar en cualquier parte: las distintas leyendas la ubican en la Patagonia, en el norte grande, o incluso al sur de Buenos Aires. Hasta hay historias que sostienen que en realidad cambia de ubicación.

Finalmente, la película propone que la ciudad perdida es la región de Aysén en sí. Solo que ya no son los conquistadores quienes la buscan, sino las grandes empresas. Y el tesoro que buscan no es el oro, sino el agua. Otra película con un mensaje ambientalista, menos fantástica que Olguín, claro.

Cuenta la leyenda (2018)

La guinda de la torta. La serie que se dio el trabajo de sistematizar y difundir todos nuestros mitos chilenos para el público infantil (y para los más grandes también). Todo esto en manos de Jorge Olguín y Julio Pott.

Esta serie de dibujos animados sigue las aventuras de dos hermanos, Caco y Vale, quienes viajan junto a su madre, fotógrafa, y su abuelo a lo largo del país, recorriendo toda la geografía y monstruos del folclor chileno en cada episodio. Desde La Tirana en el norte, hasta el Cuero en el sur. Esta historia bien podría ser el libro Geografía del mito chileno, de Oreste Plath, convertido en serie.

Un entretenido programa. Aterrador y educativo. Disponible entero en YouTube. Inexplicable que todavía no lo emitan por Tv Educa Chile.

Diego Escobedo

(Santiago, 1994). Escribo de historia, cine, literatura, y distintas curiosidades que se me van ocurriendo.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.