Reseña| “La vida secreta de tus mascotas 2”: Paternidad, responsabilidad y maltrato animal

Las cosas más locas le pueden pasar a nuestras mascotas mientras nosotros salimos de casa, aquello fue la premisa en “La vida secreta de tus mascotas” (2016), pero ahora en su segunda parte la aventura continúa y da un giro completamente distinto a la historia inicial, siendo el elemento tanto beneficioso como negativo del filme.

Esta vez se suman nuevas mascotas, responsabilidades y propósitos, siendo el maltrato animal uno de los tópicos más contingentes de la tres historias que convergen en 98 minutos de metraje.

De los creadores de “Mi villano favorito“, La vida secreta de nuestras mascotas 2 está bajo la dirección de Chris Renaud, nominado al Oscar a mejor animación por el corto No Time for Nuts, de 2006; el guión fue escribo por la pluma de Brian Lynch.

Aprendiendo a ser un líder: “El primer paso para no tener miedo es actuar como si no tuvieras miedo” – Gallardo

En la primera entrega, Max tuvo que lidiar y compartir sus cosas ante la llegada de Duke, un nuevo gran canino que se volvió integrante de la familia. Esta vez, Max se ve enfrentado a la responsabilidad de cuidar a otro nuevo integrante de la familia, Liam… no una mascota para ser exacto.

En este punto inicial de la película, se demuestra la importancia y ventajas de la relación humano-animal. Max y su instinto de protección es fundamental en su desarrollo casi paternal y pasa a ser un perro con actitud de liderazgo y ahí entra en juego el papel del can más admirable de todos, Gallardo (Rooster), quien lo guiará por ese camino; un detalle no menor: la voz es Harrison Ford.

Max y Gallardo.

El filme en sí posiciona a los animales en situaciones analógicas a las personas, incluso y como pudimos ver en los tráilers, los animales también deben ir al médico por trastorno de conducta, trastornos mentales o de personalidad; desde un hámster que corre y corre pero no llega a ningún lado, un gato que se altera por no ser comprendido por su dueña y unos pequeños gatitos que aman el fuego al parecer.

El estrés de tener un niño con tantos peligros en el exterior y tanta atención que requieres llevó a Max a tomar rápidamente una hora en la clínica veterinaria. Si bien la película no muestra más allá de esa escena respecto a trastornos animales, esto abre paso para que Gidget pueda ponerse en el lugar de un gato hasta volverse uno de ellos con la ayuda de Chloe ¿el motivo? infiltrarse en una misión de rescate.

Aquí un tutorial por Chloe de “Cómo ser un Gato”.

“Un gran poder conlleva una gran adorabilidad”: El villano ahora es un verdadero héroe.

Snowball.

Estamos hablando de Snowball, el tierno pero malvado conejito de la primera entrega, ahora se ve enfrentado a un verdadero desafío que pone a prueba su coraje.

Daisy, una perrita de raza shih tzu va en busca de un súper conejo (cuya identidad se desconoce) para salvar a un cachorro de tigre blanco custodiado por cuatro salvajes lobos; su dueño es también dueño del circo al que el tigre pertenece y es maltratado.

“La vida secreta de tus mascotas 2”, es mejor que la entrega antecesora, debido a que se destacan valores muy importantes de los que los niños pueden aprender y en los adultos les generarán conciencia.

Más allá de la ficción que ofrece la película y la inmensa humorada que se halla, la cinta muestra realidades que están presentes en nuestro entorno como la relación entre animales y personas, todo lo relacionado con poseer una responsabilidad y, en mayor medida, el maltrato animal propia como también ajena en el caso de Gidget.

No se puede dejar de lado que pese a la diversión de cada escena, la ternura de cada personaje, se oculta algo predominante en cada una de las historia que entrelaza el filme. Sin duda, todos hemos pasado por esa transformación de hacernos cargo de nuestras propias responsabilidades y lo afrontamos como mejor sabemos, sin embargo siempre hay alguien que nos ayuda llevar a cabo mejor las situaciones en nuestro desarrollo, tal como le sucede a Max; y junto con ello, qué tan beneficioso puede ser que los niños se críen junto a nuestras mascotas.

El punto esencial es lo correspondiente al maltrato hacia una criatura animal que es alejada de su especie y hábitat natural, para ser exhibida en espectáculos de entretenimiento circense por Sergei, el villano ruso de la película que es bastante poco memorable, ya solo se le da importancia al hecho de ser un maltratador de animales, que, en realidad, es lo importante de su existencia en la cinta.

Las tres historias que fluyen en la trama ocurren en paralelo y finalmente se cruzan en un punto para culminar. De comienzo a fin es muy entretenida, no se puede despegar la mirada de la pantalla, las escenas son dinámicas y no hay tregua, hay abundancia de momentos chistosos pero sin distraernos de lo fundamental de momento.

El 93% de la película la verás con una sonrisa en el rostro.

La Máquina Medio

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.