Reseña| Joker: el brillo de un hombre atribulado y trastornado

 Reseña| Joker: el brillo de un hombre atribulado y trastornado

Quiero comenzar esta reseña siendo claro: se ha hablado de cómo el filme “enaltece” o “glorifica” la violencia y se le ha llamado al personaje que interpreta Joaquin Phoenix un “incel” o un “macho beta” al cual se le quitan los privilegios. Estoy totalmente en contra de esos comentarios, debido a que en ningún momento de la película se ve ven reflejados estos comentarios .

Dicho esto, podemos comenzar.

Desde el primer momento en que vemos al personaje de Arthur Fleck, nos queda claro de que tiene problemas mentales; es un hombre dañado que bajo el contexto social en el que se desenvuelve, siendo residente de Gotham City, una ciudad en decadencia, hasta el cuello de basura y delincuencia. Llega a una mala racha de eventos que lo lleva a tener “un mal día”.

A medida que va progresando la película, pasamos de sentir empatía y hasta lástima por el protagonista, comenzamos a sentir rechazo por sus acciones, por los actos que comete y hasta hace sentir incomodidad de lo que se está viendo en pantalla.

Las película no tiene muchas escenas de violencia, mucho menos que contengan acción, y son los puntos claves para la evolución del personaje, pero nunca se vanaglorian o aplauden. Son crudos, son inesperados y son inquietantes para el espectador.

La dirección de parte de Todd Phillips es brillante. Para muchos resultaría increíble que Joker sea de la misma mano de quien dirigió películas como The Hangover o Road Trip. La mayoría del tiempo vemos en close up a Arthur, vemos sus expresiones, como se siente y es increíble la capacidad que tiene Phoenix para demostrar tanto con una mirada, un gesto corporal, un baile y lo más importante de todo, una sonrisa.

La película está llena de simbolismos, detalles y varios guiños para los más fanáticos del universo de DC.

Pero quiero quedarme por un momento con el primer concepto, en este filme todo tiene un simbolismo. Sin ánimos de hacer mucho “spoiler”, tanto las expresiones, los movimientos, los bailes de Arthur significan algo y esto se aprecia a medida que va avanzando la trama. En varias escenas uno puede sentir la “piel de gallina” gracias a la ambientación, los planos y la banda sonora, que funcionan a la perfección en conjunto a la actuación del protagonista, quien sin lugar a dudas merece el Oscar.

La banda sonora es excepcional y acompaña muy bien a lo que vemos en pantalla, no lleva esos cambios o ritmos “cliché” para generar tensión; la tensión se transmite con lo que estamos viendo en pantalla y la música hace un trabajo impecable al momento de ser un complemento a lo que está sucediendo, sobre todo en las escenas donde el protagonista baila.

La secuencia final de la película es brillante, su composición general desde la cámara a la banda sonora es excepcional y cierra muy bien el largometraje.

También se puede notar el buen trabajo de producción al momento de plasmar Gotham City a la gran pantalla, puesto que en entregas anteriores no se aprovechaba del todo el verdadero ambiente de la ciudad, que en realidad no es más que la cuna de la locura y el crimen. Con escenarios tan pintorescos como el Asilo Arkham, la planta de químicos de Ace o el famoso “Callejón del Crimen”.

La Gotham de la película se ve casi calcada de obras como Joker de Brian Azarello y Lee Bermejo o Batman: Año Uno de Frank Miller.

Si hay varias cosas que sirvieron de inspiración para esta película, es imposible no mencionar a Taxi Driver (1976, Martin Scorsese), ya que el papel de Robert De Niro en ella puede compararse a la actuación de Joaquin Phoenix en Joker, que nos muestra una realidad que puede espejarse a la perfección con la actual y a pesar de estar ambientada en una época distinta a la nuestra, se asimila mucho a lo que se vive día a día.

Uno de los aspectos más importantes en el filme, es el cómo este aborda los problemas mentales, porque tenemos una representación cruda y visceral de lo horrible que es padecer esta clase de enfermedades o trastornos, donde a todo aquel que puede ser distinto en estos ámbitos a la gente “normal” es despreciado por el resto, es etiquetado como un “loco” y es apartado de los demás.

Joker es impecable. Logra desmarcarse del “cine de superhéroes” (algo que también consiguió la adaptación de The Boys) y puede ser disfrutada tanto por los amantes del material de origen como los nuevos interesados por DC Comics.

El filme es la historia de cómo un hombre aproblemado se hunde cada vez más en una realidad decadente donde la única alternativa que tiene mientras es consumido totalmente por la locura es “poner una cara feliz”

Felipe Gutiérrez

Alcohólico, hechicero, supervillano.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.