Reseña | “Inés del Alma Mía”: Una historia imperfecta, pero relevante para la construcción del Chile actual

 Reseña | “Inés del Alma Mía”: Una historia imperfecta, pero relevante para la construcción del Chile actual

Detrás de toda producción histórica siempre existe la interrogante en torno al propósito de traer esa historia a una época contemporánea (ya sea realidad o ficción). Tal es el caso de la coproducción de época de RTVE, Boomerang TV y Chilevisión para Amazon Prime Video, “Inés del alma mía”.

Demos algunos ejemplos más claros de lo anterior.

“Orgullo y prejuicio” es arte visual que nos habla del amor y el poder de decisión de una mujer en una época que no lo permitía; “La favorita”, de Yorgos Lanthimos, posiciona la competencia femenina y el límite difuso entre el amor y la posesión como una de sus temáticas centrales; la trilogía de “El señor de los anillos” nos habla de la amistad, la lealtad y la valentía a través de la larga travesía de Frodo; y, por último, “Game of thrones” ahonda en la corrupción política, el abuso de poder y el machismo a lo largo de sus 8 temporadas.

Todas son producciones ficcionadas que, a pesar de estar ambientadas en un tiempo remoto bastante distante al nuestro, encuentran un punto de conexión contingente en su desarrollo central.

Otro tipo de producciones históricas que podemos hallar son aquellas que simplemente buscan retratar hechos, que tienen un fin educacional o contemplativo en relación a la época que retratan.

Yo posicionaría en esta lista quizás al filme “Shakespeare enamorado”, que a pesar de tocar temáticas interesantes, estas no se levantan con la fuerza resolutiva que sí poseen los ejemplos anteriores; asimismo, “Troya” sigue siendo una película dominguera para volver a ver una y mil veces o incluso “Gladiador”, que arrastra tópicos algo más espirituales y que giran en torno a la misma historia que nos intenta mostrar.

Ningún tipo de obra tiene más valor que otra desde un punto de vista objetivo, sin embargo sí suele suceder que mientras más contingente sea la adaptación a nuestro tiempo actual, más impacto causa en sus espectadores.

“Inés del alma mía”, la nueva serie de Amazon Prime basada en la novela homónima de la escritora chilena Isabel Allende, juega constantemente entre ambos tipos de producciones, mas nunca logra instalarse del todo en ninguna de las dos.

Es una narración histórica con momentos hermosos, con actuaciones destacables, pero que en muchos aspectos desaprovecha la contingencia histórica de su trama original.

Un viaje por la estética

“Inés del alma mía” parte situándonos en Plasencia, España, y luego nos guía por la larga travesía de Inés Suárez hasta el Nuevo Mundo.

Todo en esta serie, dirigida por Alejandro Bazzano y Nicolás Acuña, relacionado con la estética está cuidado y acabado. Los colores, los encuadres y la ambientación dan en el clavo con lo que respecta a una producción de época tradicional.

A través de tonos rojizos y sepia se instala visualmente un mundo atractivo a ojos del espectador y ese es siempre el primer desafío en cualquier creación visual. Muchas veces no se le da la importancia necesaria al trabajo del color en una obra e irónicamente es siempre lo primero que identifica el espectador, siendo que muchas veces termina por develar su calidad de producción.

Primeras imágenes de 'Inés del alma mía' durante su rodaje en España

En ese sentido, “Inés del alma mía” es una obra cuidada y trabajada a cabalidad en postproducción y eso se nota. Hay encuadres preciosos que beben directamente de alguna de las películas citadas en un comienzo.

El primero que se me viene a la mente es el famoso primer plano de la mano de Russel Crowe mientras camina por el campo de trigo a encontrarse con su familia, que en este caso se adapta a la perfección a la mano de Elena Rivera personificando a Inés Suárez al encuentro de su hijo adoptivo. Un plano que evoca sensibilidad conectada a lo onírico.

Gladiator" live a L'Auditori
“Gladiador”, Ridley Scott (2000)

La serie, además, trabaja mucho con los travellings con grúa, en donde la cámara con movimientos fluidos nos va mostrando la gran travesía de sus personajes y eso se aprecia desde un comienzo.

En donde falla este programa, es en la construcción de lo épico. Ahí, cuando hay cuidado con el color y el encuadre, falta dedicación en la construcción de los sets y el trabajo de las batallas.

Más de una vez se habla de “aldeas”, de la construcción de Santiago como gran ciudad o del Cuzco que, como se conoce históricamente, fue uno de los centros más importantes del virreinato del Perú.

Sin embargo, extraña bastante ver una sola choza en esas aldeas, un cuadrado de tierra con solo algunas construcciones en Santiago y un puñado de extras en la gran ciudad de Cuzco.

Se nota a distancia que el presupuesto de la serie no alcanzó para abarcar la magnitud que puede llegar a tener una producción histórica. Con referentes visuales como los de “Game of Thrones”, la gran batalla de Santiago palidece sobre todo cuando se habla de miles de indios y cientos de soldados, siendo que en pantalla siempre vemos a los mismos 15 actores una y otra vez.

Prime Video: Inés del alma mía - Temporada 1

La envergadura épica de las batallas y la inmensidad del Nuevo Mundo se pierde abismalmente, y es el primer aspecto de la serie que llega a molestar.

Con la apertura de la serie y el desfile de financiamiento que introducen al comienzo y el final de cada capítulo (la serie cuenta con el apoyo del CNTV, Corfo, Gobierno de Chile, Boomerang TV y TVE), combinado con el desplante de grandes rostros actorales como Benjamín Vicuña, Enrique Arce, Elena Rivera, Francesc Orella, Antonia Giesen y muchos otros, comienza a existir un desbalance evidente.

La falta de financiamiento es el primer enemigo de cualquier producción y más aún si se trata de una producción histórica. La construcción de sets, tal como sabemos, es carísima y la producción de batallas también, pero a la falta de dinero está la libertad creativa y, de alguna manera u otra, eso faltó en esta serie: Buscar maneras de resolver esa representación visual de aldeas, pueblos y batallas de manera económica, sin distorsionar al ojo del espectador.

Lo que rescata este problema es siempre el trabajo actoral y la cohesión existente en el elenco. Se ve a cada uno de estos grandes nombres defendiendo a muerte la propuesta y eso se aprecia desde un comienzo. Los personajes se logran instalar con contundencia y son los que guían la narración… y son los que finalmente salvan la falta de extras y escenografía en varios momentos de la serie.

TVE presenta 'Inés del alma mía', su nueva serie histórica sobre ...

Relevancia histórica

La historia de “Inés del alma mía” nunca fue más relevante que estos tiempos, y es aquí en donde vuelvo al planteamiento inicial de esta reseña: el punto de vista detrás de esta producción.

La vida de Inés Suárez y la conquista de Chile arrojan temas de extrema relevancia y contingencia a nuestra época actual: la mujer, el amor, el racismo, los fundamentos de una desigualdad social que se perpetúan hasta hoy, la ambición, la corrupción y las contradicciones existentes en cada uno de sus personajes. Los temas son infinitos y la verdad es que cada uno de ellos entrega las bases para articular una narrativa independiente: cada tema podría ser una serie.

Pero algo sucede: se enuncian estos asuntos, pero no se profundiza en ellos. Se evidencian someramente, porque están contenidos en la historia original de Isabel Allende, no obstante se evidencia la ausencia de un punto de vista rotundo que logre instalarlos de manera contundente. Falta, en ese sentido, ver al director diciendo: “Quiero hacer esta serie por esta razón”.

Comentario de libro: "Inés del alma mía", de Isabel Allende - Fucsia

Ahí es donde entra la interrogante del porqué de esta serie; quizás la respuesta es simplemente que se quería hacer un retrato histórico de la historia de Inés Suárez, una producción que pertenezca al segundo tipo de obra que hablaba al inicio. Pero si es así, entonces los errores históricos que presenta la serie se vuelven imperdonables. Esto, debido a que si hay pequeños cambios de narrativa para facilitar el desenlace de hechos y así priorizar la profundización de alguno de los temas, se justifica, pero hacerlo simplemente porque sí, es cuestionable.

De alguna manera u otra, la contundecia de Inés Suárez se va diluyendo a medida que avanza la serie.

Por lo que recuerdo de la novela de Isabel Allende, que leí en mi adolescencia y que me fascinó, Inés era el personaje más complejo de toda la narrativa. Era una mujer sensible y vulnerable, pero también fuerte, inclemente y ambiciosa. No olvidemos que fue la mujer que decapitó a los cuatro caciques en la batalla de Santiago. Una mujer temida y tildada de bruja por muchísimos hombres que no soportaban ver ese nivel de fortaleza en el género opuesto.

Y recuerdo, por sobre todo, bastantes momentos en donde el mismo personaje de Inés resultaba desagradable y oscuro. Después de todo, Inés era española y el maltrato a los indígenas no fue exclusivo a los hombres de la campaña.

Inés del alma mía”: La furia de Lautaro

Todas estas contradicciones desaparecen en la serie. Inés es la heroína, sin contradicciones, benevolente y leal y, si bien introduce cualidades positivas para el personaje principal, también le quita su arco narrativo y gran parte de su complejidad.

Sucede, finalmente, que el personaje con más arco y más interesante por su modificación en la narrativa es Pedro de Valdivia: el hombre honorable que se corrompe por su ambición de poder y no tanto Inés.

TVE finaliza la grabación de la serie 'Inés del alma mía' tras ...

Michimalonco y Lautaro: Representación del mundo indígena

Quizás la parte más esperada de la serie es la del mundo indígena. La primera aparición de Michimalonco a manos de Gastón Salgado logra instalar ese nivel de emoción de reconocer un personaje histórico del cual pocas veces se habla en la historia oficial.

La ejecución de Salgado es magistral, que logra dotar al personaje de una emocionalidad pura. Escenas en donde sin palabras logra transmitir una complejidad emocional completamente coherentes con el personaje.

Sin embargo, hay algo en la representación indígena que no logra instalarse del todo. Se habla de los indios del sur, de los mapuche, del miedo que sienten los españoles al no haber visto guerreros de ese tipo… pero todas esas sensaciones no se logran transmitir una vez que efectivamente se muestran en pantalla.

Una vez que aparecen en escena, falta ese misticismo del que se habla en palabras. No infunden respeto ni miedo en el espectador y cada vez que lo pienso se me viene un solo referente a la cabeza: “El renacido”.

The Revenant, retratos y paísajes. | AAVI BLOG
“The Revenant”, Alejandro González Iñárritu

Son muchísimas las producciones norteamericanas que han tratado del tema de la conquista y el tema indígena (básicamente todos los wésterns), pero en la película “El renacido” de Alejandro Iñárritu por primera vez logré sentir todo eso que se ponía en palabras en la mitología popular.

En la manera que tiene Iñárritu de mostrar el mundo indígena se traspasa el respeto, el terror, el mundo espiritual de los ‘piel roja’ de EEUU. Todo eso enunciado en los textos históricos se ve visualmente y se logra sentir desde un punto de vista visual.

Por primera vez los indígenas no dan risa, no parecen disfrazados y se les dota de individualidad. Son tratados como personajes centrales de una narrativa, aunque no aparezcan casi nunca y los horrores de la conquista así como su precariedad se vislumbran de manera visceral en la pantalla.

The Revenant's Elk Dog: A Conversation with Duane Howard

Algo de eso falta en “Inés del alma mía”

En lo que sí acierta la serie es en el casting y en la representación del dialecto. El mundo indígena que se muestra en la serie no es del todo satisfactorio, pero sí es una representación seria y responsable que esta lejos de parecerse a la que han hecho muchas producciones y westerns estadounidenses, y eso se aprecia.

Y ahí en donde faltó quizás un punto de vista sensible o espiritual desde la dirección para el mundo indígena en general, los actores rescatan sus personajes y los instalan de manera memorable en la retina del espectador.

Mi experiencia en Peris creando el vestuario de Inés del Alma Mía ...

Conclusiones…

“Inés del alma mía” es una serie correcta en todos sus sentidos y es, sin duda, una producción que vale la pena ver.

Ahora, en comparación a su fuente de inspiración diría que no logra dar cuenta de las aristas de sus personajes con la misma profundidad. La novela sigue siendo una fuente mucho más acabada de ese periodo histórico y todos sus detalles.

Pero da impotencia ver una historia así de relevante pasar sin pena ni gloria por la historia audiovisual. Porque “Inés del alma mía” se podría tratar de tantas cosas y es, indudablemente, la historia más relevante para los momentos actuales del país.

Y la verdad es que al terminar me pregunto de qué se trata y no logro dar con una respuesta certera y absoluta… Se trata del viaje de Inés Suárez, aun así no vemos todas las contradicciones que sí se divisan en la novela. Abarca la conquista de Chile, pero no vemos de manera contundente los cimientos de una desigualdad social que ha alimentado la conformación social de nuestro país a través de los años. O se trata del amor, y es quizás lo que más queda en la retina del espectador: la elección amorosa de Inés entre Pedro de Valdivia y Rodrigo Quiroga.

La reflexión acerca de la conquista española se extiende hasta nuestros tiempos y en ese sentido es una producción importante que arroja luces acerca de un momento histórico poco comentado en la historia oficial.

Nos hace pensar en el Chile de ahora y qué cosas son legado de aquellos tiempos. Qué recibimos de nuestros conquistadores españoles y qué logramos eliminar.

Y algo que me sigue dando vueltas y que resulta extremadamente irrisorio es el hecho de que una serie de Chile, sobre Chile y para Chile como “Inés del alma mía”solo esté disponible en Amazon Prime España.

Anto Aldea

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.