La Estantería | “Avengers: La ira de Ultrón”, la dualidad de un hombre atormentado

 La Estantería |  “Avengers: La ira de Ultrón”, la dualidad de un hombre atormentado

¿Cómo afectan las películas a los cómics?… Era pleno 2015, las películas de superhéroes poco a poco iban cargando el cañón de lo que sería convertirse en una tendencia como lo es hoy y, tras la maravillosa cinta “Avengers” (2012), que conectaba las películas en solitario de los héroes que veíamos en la pantalla luchando codo a codo, la fiebre por el Universo Cinematográfico de Marvel empezaba a notarse, debido a ello (y como es la costumbre en la industria) se empezaron a publicar historias que pudieran vender con los personajes que se venían al cine. El cómic “Avengers: La ira de Ultrón” fue parte de este proceso.

Avengers: Rage of Ultron

Autor: Rick Remender
Ilustradores: Jerome Opeña, Pepe Larraz
Páginas: 112
Formato: Novela Gráfica, Tapa dura
Parte de: Marvel OGN (Original Graphic Novel)
Originalmente publicado el 31 de Marzo de 2015

“Avengers: La ira de Ultrón” corrió el riesgo de publicitarse como la antesala de lo que sería “Avengers: Age of Ultron” y fue publicado como una historia que se centra en Ultrón y, cómo no, su padre y creador Hank Pym, también conocido como Ant-Man (Y Yellowjacket, Giant-Man, etc…), un personaje que tras un error en la comunicación de la casa editorial, pasó de ser un héroe a un campeón del boxeo doméstico.

Además de eso, la historia cuenta con personajes que podían causarle una confusión al lector casual; sí teníamos al Capitán América y a Thor, pero siendo Sam Wilson y Jane Foster respectivamente, para el público casual esto pudo ser un problema, como esa vez que se acusó de “inclusión forzosa” en anuncio de la serie de She-Hulk, siendo los acusadores, personas que desconocían al personaje en los cómics.

Pero ya saltando de una vez a esta novela gráfica, supongo que lo primordial es responder esta pregunta: ¿Por qué deberían leer Avengers: La ira de Ultrón?

La Ira como combustible de una máquina asesina

La historia de “Avengers: La ira de Ultrón” comienza con una suerte de recapitulación de la última pelea entre el androide asesino y The Avengers, quienes, para salvar del día, optaron por mandarlo en un Quinjet al espacio a su suerte. Todo gracias a que Hank Pym logra distraer a su “hijo” al hablarle sobre por qué lo creo y qué ve en Ultrón al ser testigo de cómo se transformó en una máquina despiadada. Algo a destacar de esta historia y de como la trabaja Rick Remender, es que el libro se centra en tres personajes: Hank Pym, Ultron y Vision. Quienes tienen una suerte de relación padre e hijo (Pym y Ultron, así como Ultron y Vision).

Para aquellos un poco adeptos a la continuidad de “la casa de las ideas”, saben que a diferencia de la adaptación cinematográfica, Ultron sobre el papel nace debido a que Pym estaba obsesionado con la inteligencia artificial y las maravillas que esta conlleva, por lo mismo usa sus patrones de conducta para desarrollar en lo que se convertiría Ultron, un androide megalomaniaco cuyo propósito es la extinción de la raza humana. Pero ¿de dónde sacaría sus ideas genocidas Ultron, si su personalidad está basada en un héroe que además pertenece a los Vengadores?
Pues de los rincones más oscuros y escondidos de su psique, de esos pensamientos que tú y yo tenemos a diario, a veces hasta inconscientemente.

Una creación fiel reflejo a su creador

El Dr. Pym es un hombre herido, atormentado por su pasado y por sus constantes crisis de identidad, su paso por tantos mantos, sus problemas con su esposa y el peso de haber creado uno de los peores enemigos de los vengadores, Ultron. Quien además de ser creación suya, carga con su mentalidad, con los peores rasgos de él y crea esta persona que supone el peor reflejo de su creador, cuya mentalidad se explora en este cómic no solo a través de él, sino del propio Ultron.

Esta dualidad entre creador y creación, padre e hijo o Dr. Frankenstein y bueno, monstruo de Frankenstein es el vehículo en el que se mueve esta historia, cuya narrativa fluye como un río y que en una sesión de lectura te hace devorar este libro. Esto se disfruta más aún gracias a los pinceles, que si bien en contadas ocasiones poseen un ligero descuido en las proporciones o el detallado de fondos, logran poner cada nota en armonía al momento de contar la historia.

Sin embargo si hay un punto que puede parecer molesto en esta historia, es su final. Sin ánimos de hacer spoiler sobre cómo se desenvuelve esta historia y cómo acaba, solo puedo decir que nos deja colgados en un “cliffhanger” que funcionó en su momento y mantuvo a la gente hablando, pasaron años hasta saber el cómo se iba a desenvolver el resto de la historia y el destino de “ese” personaje.

Lugar en La Estantería

Esta Novela Gráfica Original de Marvel se va con un 4/5 en La Estantería, debido a su narrativa impecable, sus excelentes dibujos y el buen manejo que tiene con los personajes principales. Remender sabe con qué tacto manejar a los personajes que se le entregan y lo hace con gracia hasta el acto final, donde se siente esa “inverosimilitud” en el actuar de algunos personajes.

Este detalle le resta puntos, pero no logra opacar del todo este libro a rasgos generales, donde se luce como una lectura ligera para todo aquél que se interese en esta historia de los Avengers. ¿Nuevos, viejos? Eso da igual, debido a que sabe despejar esas confusiones a medida que avanza la historia, convirtiendo Rage Of Ultron en un digno merecedor de un lugar en La Estantería.

¿Dónde adquirir “Avengers: La ira de Ultrón”?

Puedes encontrar “Avengers: La ira de Ultrón” y muchos más sobre los Vengadores en la tienda Bazinga Comics tanto en sus redes sociales como al correo venta@bazingacomics.cl.

Felipe Gutiérrez

Alcohólico, hechicero, supervillano.

Post Relacionados