Miedo y asco en New Vegas, un análisis post-nuclear de Fallout: New Vegas

A nueve años de su lanzamiento, volví al yermo de Mojave, no por nostalgia u ocio, sino porque hay algo en las luces de Vegas que me obliga a volver de vez en cuando. Fallout: New Vegas fue lanzado el 19 de octubre de 2010, dos años después de la anterior entrega de la saga, Fallout 3.

A pesar del éxito que tuvo este último, Bethesda no desarrolló este spin-off y prefirió dejarlo en las manos de Obsidian Entertainment, un estudio dirigido por Chris Avellone, conformado por parte de los que trabajaron en Black Isle Studios (Fallout, Fallout 2).

La trama de New Vegas nos pone en la vida de un Mensajero, que mientras se dirigía a realizar una entrega es emboscado por un grupo de salvajes liderados por un hombre con un traje a cuadros, este le da dos tiros en la cabeza y lo deja tirado en una tumba. Pero contra todo pronóstico, despierta en la camilla del médico de un pueblo fantasma con un solo objetivo en mente: encontrar al hombre del traje a cuadros y descubrir por qué le disparó.

|Te puede interesar: ¡You’re pretty good!: Mira Metal Gear Solid resumido en 10 minutos|

Remember! You are S.P.E.C.I.A.L.

En su viaje se encontrará facciones como son la República de Nueva California, un grupo que, a pesar de ser grande en número y ser los ganadores de la batalla de la Presa Hoover, está mal organizado y es poco efectivo al momento de ayudar a las personas. O, asimismo, a la infame Legión de César, una dictadura inspirada en la metodología romana de conquistar a otros grupos y esclavizarlos. Ambos bandos con un objetivo en mente: Apoderarse de la Presa Hoover y controlar el destino de New Vegas.

https://youtu.be/W_-6ymuk9i4

Aunque comparte el mismo motor de juego que otras entregas de Bethesda como Fallout 3 y TES IV: Oblivion, New Vegas mejora su jugabilidad en varios aspectos, añadiendo nuevas características tales como la posibilidad de crear tus propias municiones y alimentos, pertenecer a una facción y conseguir puntos de karma para ella, así como distintos finales; además, contiene un modo Hardcore que añade indicadores de sueño, hidratación y hambre. Todos siendo aspectos que FO3 no poseía.

La primera vez que jugué a Fallout: New Vegas, tardé cerca de 10-12 horas en completar la historia principal sin completar muchas secundarias, sin tocar los DLC y sin conseguir a todos los compañeros. La segunda vez 25 horas, con los 4 DLC de historia completados y todos los compañeros conseguidos, así hasta ver todos los finales de facción principales. Mi partida actual de la versión de steam del juego ronda las 45-50 horas de juego y no he terminado ni la mitad de la historia…

|Te puede interesar: Videojuegos| 10 lanzamientos imperdibles de mayo|

Patrullar por el Mojave te hace desear un invierno nuclear…

Esto se debe, principalmente, a la ambientación del videojuego, porque gracias a la radio que tenemos en nuestro Pip-Boy 3000, podemos recorrer el desierto de Mojave acompañados de melodías clásicas de los 40’s y los 50’s para animar más el camino, o podemos apagar la radio y sentir la soledad del yermo gracias a la edición de sonido compuesto por Mark Morgan, inventor de la banda sonora de los primeros dos Fallout -realmente, son una joya auditiva en un contexto postapocalíptico-.

En comparación a su antecesor, New Vegas consta de 284 misiones y 184 localizaciones, mientras que Fallout 3 poseía tan solo 100 misiones y 161 localizaciones. La gran mayoría de misiones en New Vegas afectan al final del juego y tienen sus propias consecuencias. Cabe destacar que no solo son el típico modelo de ir del punto A al punto B. Hay tiroteos de pueblo fantasma, intentos de viaje al espacio, sociedades caníbales y extrañas leyendas del desierto.

A pesar de que los años no pasan en balde, Fallout: New Vegas, a casi 10 años de su lanzamiento, sigue vigente, suponiendo ser un título que todo aquel que busque disfrutar de un buen RPG (no como el fallido Fallout 76), debería probar. Siendo más que una expansión de Fallout 3, puede mantenerse como un título aparte o spin-off del clásico de Bethesda. Porque hay algo característico de esta saga postapocalíptica y es que la guerra… La guerra nunca cambia.

|Te puede interesar: Days Gone: Una aventura en la ruta de la sobrevivencia|

War, war never changes

Felipe Gutiérrez

Alcohólico, hechicero, supervillano.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.