“The Crown”: Un análisis a la triple entente de un conflicto más allá del poder

 “The Crown”: Un análisis a la triple entente de un conflicto más allá del poder

La cuarta temporada de “The Crown”, disponible en Netflix desde el 15 de noviembre, es quizás la temporada más esperada de la serie simplemente por el hecho de alcanzar al fin el momento histórico de Lady Di, el gobierno de Margaret Thatcher y los sucesos más complejos para la reina Isabel.

Desde hace ya varias temporadas la expectación de la aparición de la princesa Diana en la historia de la serie, era un tema debatido. Y ahora que finalmente lo hizo, algo cambió drásticamente en el foco de la narrativa de la ficción.

En sus primeras temporadas el foco siempre fue la reina Isabel y su desarrollo como personaje histórico mundial, pero en esta cuarta temporada es inevitable notar que el foco se traspasa de manera rotunda al desarrollo de la relación de la princesa Diana y el príncipe Carlos. La monarca queda relegada a un segundo plano, lo cual no resulta tan grave, considerando que los conflictos internos de su personaje existen de manera detallada en las temporadas anteriores.

Sin embargo, es por esta misma razón que esta cuarta temporada es también la que más polémica ha causado. El debate es álgido entre aquellos que critican la serie y los que la defienden, la verdad es que existen argumentos válidos para ambas partes.

Este ciclo en “The Crown” tiene puntos altos y bajos en cuanto a su construcción tanto narrativa como de personajes y, a pesar de que es extremadamente interesante y adictiva, no se posiciona por sobre sus temporadas pasadas… pero dentro de la subjetividad que ofrece el mundo audiovisual, la respuesta final siempre recae en el ojo del propio espectador.

Ficción vs Realidad

Uno de los argumentos a favor de las decisiones creativas de la serie que han utilizado tanto los actores como Peter Morgan (su creador), es insistir en la veta de ficción que sostiene la producción.

Si bien la obra de Morgan es producto de una exhaustiva investigación acerca de los diferentes hechos históricos que se retratan en la línea narrativa, tanto él como el resto de su equipo recalcan que “The Crown” es una serie ficcional. Nunca se ha referido a ella como una serie documental, ya que si bien está basada en hechos reales, el propósito de la serie escapa a la representación fidedigna de la realidad.

A pesar de esto una de las grandes críticas que se le realizan a “The Crown”, en especial a esta última temporada, son las faltas históricas de algunas fechas y acontecimientos.

THE CROWN Season 1 TRAILER (2016) New Netflix Series - YouTube
Reina Isabel en las dos primeras temporadas.

Uno de los aspectos más interesantes de “The Crown” es precisamente ese espacio difuso de ficción documental o realidad dramatizada, y la interrogante acerca de la validez que pueda tener o no la serie al dramatizar sucesos históricos.

Desde el punto de vista audiovisual, hace años se reconoce que el mismo género documental carece de objetividad a la hora de articular un discurso. El material siempre, sin ninguna excepción, está mediado por los ojos de quien lo captura. Esta definición se hizo tajante una vez que se descubrió que incluso Flaherty manipuló completamente su entorno al filmar “Nanuk, el esquimal” en el primer documental oficial de la historia.

A quien le interese esto, solo notar que Nanuk era en realidad un hombre soltero y la familia que aparece en el documental fue asignada por Flaherty para sintetizar las costumbres de los habitantes.

Y si bien es cierto que en este tipo de producción la intervención subjetiva es muchísimo mayor queda clarísimo que el objetivo de Morgan jamás ha sido instruir al espectador sobre la historia de la reina del Reino Unido.

La corona que pudo partirle el cuello a Isabel II

Todo lo contrario, desde sus inicios la serie ha demostrado que su propósito es realizar una reflexión acerca de la incidencia de la ‘corona’ en su región y el resto del mundo: una institución que, a vista e impresión de todo el mundo, ha logrado sobrevivir los drásticos cambios históricos globales.

Es interesante notar cómo esta críticas han ido aumentando a medida que el rango temporal de la serie se acerca cada día más a nuestra contemporaneidad. Las primeras temporadas fueron recibidas de manera relajada y sin muchas quejas, pero mientras las décadas avanzan son cada vez más los que apelan a las faltas históricas de la serie.

Desde una apreciación personal, esta cuarta temporada tiene el mismo equilibrio que las anteriores, solo que sus hechos históricos son más sensibles y apelan a aquellas contradicciones internas por la frescura con la que las percibimos. Luego de hacer una rápida investigación, no hay ningún acontecimiento que se muestre en la serie que esté completamente alejado de la realidad.

La polémica, en conclusión, se da simplemente por la aparición de Lady Di y todo el drama que se desenvolvió en los años siguiente.

Sí existen cambios en las fechas y el punto de vista de su creador se permea a través de la representación de diferentes personajes, mas no existe nada inventado desde cero por lo que la premisa creativa que tiene el programa desde sus orígenes se mantiene.

Charles y Diana

Uno de los puntos más polémicos y llamativos, por cierto, de esta cuarta temporada y que ha valido una respuesta negativa por parte de la familia real, es la manera en la que se retrata la relación del príncipe Carlos y Lady Diana.

El infierno de Lady Di que la llevó a tener bulimia e intentar suicidarse  varias veces

La verdad es que discrepo con todos aquellos que manifiestan que es sesgada. Sí es verdad que existe una polarización en que claramente se perfila una víctima y un victimario, pero la manera en la que se articula la relación es extremadamente profunda y equilibrada.

Charles puede ser una especia de villano, sin embargo se asoma la empatía al analizar que el mismo es víctima de un sistema cerrado del cual no puede escapar. Su relación con Camilla Parker-Bowles se representa de manera genuina, alumbrando una parte del conflicto que nunca antes fue visibilizada (ni por los diferentes documentales que existen ni por las noticias).

Era un “chicazo” y estaba enamorada de otro: el verdadero motivo por el que Camilla  Parker Bowles no siguió con el príncipe Carlos

Y por otra parte, Diana, si bien se perfila como la heroína de la historia, también asoma con rasgos negativos que aportaron a la falta de comunicación en la relación: la inmadurez evidente de una joven de 19 años junto con la fascinación por la atención masiva que le dio su rol.

Es extremadamente atractivo e interesante como Morgan ahonda en la frágil psicología de este personaje histórico, justificando todo un accionar fundamentado en la necesidad de afecto y amor. Esto no es algo completamente inventado, ya que varios documentales sobre la vida de Diana hacen hincapié en este mismo factor como parte esencial de su crecimiento personal y consagración como personaje histórico emblemático.

El resultado entonces es la historia conocida por todos con pequeñas luces de ficción que complejizan el discurso tradicional de víctima y victimario y es, sin dudas, una de las aristas más interesantes de esta cuarta temporada.

5 grandes escándalos reales que no vimos en The Crown 4 - E! Online Latino  - MX

Cabe destacar que la dirección de casting hizo un trabajo extraordinario (no solo en este caso, sino en toda la serie), y que Emma Corrin y Josh O’Connor hacen un tremendo trabajo dando vida, complejidad y profundidad a personajes tan reconocidos como Carlos y Diana.

Margaret Thatcher

Otro de los grandes personajes que aparece en esta nueva temporada, es el de la primera ministra de Reino Unido, Margaret Thatcher, representada por Gillian Anderson. Y si bien la actuación de Anderson es un poco dura, el trabajo de caracterización que realiza es innegable y el personaje se logra instalar de manera rotunda.

Ahora bien, a pesar de que el personaje de Thatcher aparece bastante durante la serie, al finalizar queda la extraña sensación de haber tenido un barrido general y poco profundo de este personaje histórico.

Gillian Anderson habla sobre Margaret Thatcher y trabajar con su pareja en ' The Crown'

Es cierto que hace falta saber muchísimo acerca del sistema político inglés para lograr entender exactamente qué clase de política era Margaret Thatcher y cuál era exactamente su visión. No obstante, lo que sí se logra representar de manera clara es la tremenda contradicción existente en este personaje histórico femenino y su propia visión sobre las mujeres.

La noción de una mujer anti-feminista y algo misógina (al menos en cuanto a su visión del rol de las mujeres en política y liderazgo) en un posición política clave a nivel global, es de esas contradicciones fascinantes que vale la pena analizar. Y finalmente es esta la reflexión que instala de manera efectiva este personaje en esta última temporada. Ahora bien, con la contundencia que arrastra un personaje como ella, quizás habría sido necesario ver más.

La relación de Thatcher con Augusto Pinochet | TN

La ‘Guerra de las Malvinas’ quedó expresada de manera somera y las implicancias de las políticas neoliberales de Thatcher junto con su polémica relación con Augusto Pinochet no se mencionan en lo absoluto. Es un personaje histórico que aún no tiene una opinión pública tajante, pero que entrega una oportunidad de analizar la existencia de Latinoamérica como cuerpo histórico de resistencia a esa antigua soberanía inglesa.

La familia real

Un aspecto que sí es extremadamente notorio, es que la historia de la familia real queda relegada a un segundo plano en esta cuarta temporada.

Salvo algunos momentos, la reina Isabel ya está resuelta en su rol como monarca, la princesa Margaret fiel y tranquila en su rol y Phillip constante en su papel de apoyo. A salvo del capítulo 7 de “The Crown”, en donde Margaret destapa un antiguo secreto guardado por la corona el resto de la familia real sirve de apoyo al desarrollo de la historia de Charles y Diana y Thatcher.

What the British royal family looked like the year you were born - Business  Insider

Esas son finalmente las líneas narrativas principales de esta temporada, algo completamente diferente a las anteriores, en las cuales el centro siempre fue la reina.

Qué viene ahora…

“The Crown” ya confirmó una quinta y sexta temporada antes de llegar a su fin, pero aclaró también que no llegará a nuestra época actual. Quizás es un sabia decisión, considerando las sensibilidad que despertó la aparición de Diana en la serie. Una representación de los hechos más actuales: la infidelidad del príncipe William, la renuncia de títulos de Harry y Meghan Markle y el reciente escándalo del príncipe Andrew, entre otros, resultarían demasiado polémicos debido a su cercanía temporal.

Ahora bien, las últimas temporadas sí abarcarán la década de los 90′, lo cual despierta la gran duda de cómo se decidirá mostrar la muerte de Diana.

Parabrisas | La muerte de Lady Di: ¿de quién fue la culpa?

La nueva temporada tendrá también un nuevo cambio de elenco, en donde ya hay varios nuevos rostros confirmados. Entre ellos se encuentran Imelda Staunton como la reina Isabel, Jonathan Pryce como Phillip, Leslie Manville como la princesa Margaret y Elizabeth Debicki como Diana.

Larga vida a Olivia Colman: Netflix niega que Imelda Staunton será Isabel  II en las últimas temporadas de 'The Crown'
Imelda Staunton será la reina Isabel.

Por ahora solo queda mirar la serie por lo que es: una ficción basada en hechos reales con una producción digna de admiración y una preocupación real por entregar balance, complejidad y profundidad a cada uno de sus personajes. Por más puntos positivos o negativos que existan en el programa (algo que fluctúa en su mayoría de acuerdo a cada espectador), “The Crown” es una serie que aborda diferentes facetas en cada uno de sus personajes, lo cual enriquece aún más a la producción.

Es una serie innovadora porque, aun cuando lleva la impronta de ficción, es de las pocas obras que se ha preocupado de concretar una investigación exhaustiva y que ha develado en varias ocasiones hechos históricos importantes poco conocidos para el espectador general.

Son esas pequeñas joyas de información las que hacen de esta serie algo diferente y único y que permiten ahondar en reflexiones acerca de las relaciones humanas, el poder, la tradición y por sobre todo… la historia.

VER THE CROWN EN NETFLIX

Anto Aldea

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.