La guerra de las teleseries: la génesis de una batalla por el rating 1980-1985

 La guerra de las teleseries: la génesis de una batalla por el rating 1980-1985

Aunque la primera teleserie producida en la televisión chilena fue estrenada en 1967, llamándose “Los días jóvenes”, no fue hasta inicio de la década de los 80’s cuando las teleseries tuvieron su peak y los dos grandes canales de ese entonces, Canal 13 y TVN, competían diariamente por tener la producción más vista en su horario correspondiente.

La medición del rating se hacía puerta a puerta y la creatividad audiovisual abría nuevos flancos, por eso el 21 de abril de 1981 se estrenaría la primera telenovela producida a color y que, de alguna u otra forma, ayudó en demasía al área dramática del 13 y a la televisión chilena: la siempre popular ”La Madrastra”, que dio el puntapié inicial al histórico proceso que hasta hoy es conocido como “La guerra de las teleseries”.

En esta primera parte de nuestro especial de La Máquina Retro, hablaremos de las principales teleseries entre los años 1980 y 1985.

La Madrastra: cuando se paralizó a un país por primera vez

La trama de La Madrastra paralizó a todo el país, en una época en que la señal de Canal 13 solo llegaba a Santiago, Valparaíso y Concepción y para el resto del territorio nacional la transmisión llegaba una una semana después, inclusive el diario La Tercera hizo un concurso preguntando quién mató a Patricia, personaje que fallece durante el primer capítulo y la trama central de la misma es quién le disparó.

Después del éxito del entonces canal católico, hoy controlado por la familia Luksic, el segundo semestre de 1981 se viviría la primera guerra por el rating entre UC13 y TVN. Sus protagonistas fueron Casagrande y Villa Los Aromos, respectivamente. La primera fue la adaptación de una novela argentina y la otra, un guion original de Álvaro Fontava y dirigida por el prestigioso director Claudio Guzmán (dirigió la ultima etapa de Mi Bella Genio), siendo la producción del 13 la vencedora.

Para 1982 las teleseries del canal católico seguían siendo adaptaciones de novelas argentinas. Estrenada el 12 de marzo de 1982.

“Alguien por quien vivir”, en donde se habla el conflicto de tres familias de distintas clases sociales, fue catalogada como una teleserie que mostraba ya en esos años las diferencias de status entre la clase alta y la clase media.

Mientras tanto, TVN mostraría la primera telenovela protagonizadas por adolescentes, que se centró en alumnos de 4to medio del liceo Barros Borgoño, la cual fue dirigida por Eduardo Ravani y estrenada el 15 de marzo de 1982 en el horario de las 19:00 horas, mostrando los primeros amores juveniles, los problemas de comunicación entre jóvenes y sus padres.

Como curiosidad, este fue el debut en las pantallas de Luis Jara, presentándose un momento de culto y nada que envidiarle a ‘‘high school musical”: el musical de 4to medio.

La gran mentira: el comienzo del fin de los tabúes

Para el segundo semestre de ese año, el canal estatal vencería por primera vez al canal católico con “La gran mentira”, una adaptación brasileña de una teleserie conocida en el país de origen como ”Carinhoso”. Fue dirigida por el destacado director brasileño Herval Rossano. La trama se centra en una azafata que dejó la ciudad de Río de Janeiro para recuperar al hombre que abandonó en Chile hace algunos años.

Como curiosidad, también fue la primera teleserie en la cual se mostró el primer desnudo de la televisión chilena.

La competencia de “La gran mentira” fue “Celos”, otra adaptacion de una teleserie argentina, pero con la particularidad de que el mismo director de la versión argentina hiciera la versión chilena.

Según las crónicas de la época, fue una producción desastrosa para Canal 13 que, incluso, incluyó la desvinculación del guionista Alberto Migre.

No obstante, para 1983 Canal 13 volvería al primer lugar de sintonia con “La noche del cobarde”, escrita por el gran Arturo Moya Grau y dirigida por Óscar Rodríguez. Esta teleserie narró cómo una famosa cantante internacional llega a Chile inagurando un centro de eventos, pero verdaderamente tratara de averiguar respecto a la violación que sufrió años atrás antes de partir de Chile, siendo una de las temáticas más controversiales en la televisión de esos años.

“El juego de la vida” fue una producción de TVN basada en el guion original de Ruy Barbosa, pensado para transmitirse en horario nocturno. La dirigencia del canal no se lo permitió, censurando varios pasajes importantes para la trama. Como consecuencia, el guionista brasileño renunció a TVN y también el personaje principal de la historia protagonizada por Nivea Maria (su esposa) fue asesinada en una plaza de un disparo.

Además, toda la producción fue un desastre, con actores despedidos, un guionista internado en un hospital psiquiátrico por las fuertes presiones del director general del canal estatal y pérdidas millonarias, haciendo que TVN no produjera teleseries en el segundo semestre de 1983.

Sin embargo, esta espera de casi un año sería beneficiosa.

Un cambio de escenario en las teleseries chilenas

A principio de 1984, Canal 13 estrenó la que fuera considerada por muchos la mejor telenovela jamás emitida en televisión chilena: “Los Títeres“, escrita por Sergio Vodanovic y dirigida por Óscar Rodríguez; es reconocida por su compleja trama argumental, el desarrollo psicológico de sus personajes y ser la primera producción en presentar la antiheroina.

La trama sigue la historia de Artemisa Mykonos (Claudia di Girolamo) que regresa a Chile a vengar la muerte de su padre por parte de la familia Godan, pero Adriana Godan (Gloria Münchmeyer), una mujer maquiavélica, fría y calculadora que buscará desaparecer del mapa a Artemisa y de paso ganarse el cariño de su padre. Asimismo, esta historia es recordada por su final.

La competencia de “Los Títeres” fue “La Represa”, telenovela de Televisión Nacional que se emitió entre marzo y junio de 1984. Fue la primera producción del canal en que todo el equipo se mantuvo de principio a fin. La historia fue escrita por Silvia Gutiérrez y dirigida por Ricardo Vicuña, la cual narraba el enfrentamiento en el fundo Los Laureles de las familias Echeñique y Betancourt por el control total del terreno, haciendo confrontarse a las personas que viven allí.

Para el segundo semestre del ’84, sería la última vez, hasta 1993, en que TVN ganaría en rating a Canal 13 con “La torre 10”, escrita por Néstor Castagno y dirigida por Vicente Sabatini (nombre que sería un dolor de cabeza para Canal 13 en los ’90); fue recordada por ser la primera teleserie en poseer una banda sonora propia y el simple desarrollo a la población santiaguina del barrio San Borja.

De igual manera, “La torre 10” es rememorada por la muerte de la villana principal interpretada por Sonia Viveros. Tal fue el escándalo a la muerte de este personaje, que el propio desenlace de la teleserie tuvo que ser emitido tres veces mediantes cartas y llamados, ya que las personas no creían que la villana querida moría.

La torre 10” venció durante ese año a “Andrea, justicia de mujer“, una trama escrita por el periodista Jorge Díaz y dirigida por Cristián Masón. Narraba cómo Andrea (Cecilia Cenci) pierde toda la fortuna por culpa de su hermano Julián (Patricio Achurra), quien asesina al esposo de su hermana para quedarse con todo y escapar del país, haciendo que Andrea busque la manera de vengarse de él.

Ya para 1985, la guerra entre ambos canales estaba desatada, por ello es que “Matrimonio de papel” fue la teleserie más corta que se emitió en Canal 13 con solo 50 capítulos, pero bastó para superar a “Marta a las ocho” de TVN, generando que el área dramatica del 13 reviviera.

La teleserie fue escrita por Lenon Marino y dirigida por, nuevamente, Óscar Rodríguez. Relataba sobre un joven periodista que publicó un reportaje acerca de cómo se comportaba un matrimonio común y corriente, mas esa pareja eran, en realidad, amigos del periodista, quien les había pagado para que simular un matrimonio. Ahora a medida que la popularidad de la pareja crece, el engaño sería descubierto.

Y si “Matrimonio de papel” fue corta, su competencia, “Marta a las ocho”, fue la teleserie mas breve emitida por TVN contando únicamente con 22 episodios. La trama se centra en el trato discriminatorio de los santiaguinos con las personas de regiones y fue escrita por Fernando Aragón y dirigida por Vicente Sabatini.

Para el segundo semestre, Canal 13 emitirá “Prisionero de la medianoche” que, aunque tuvo una buena sintonía, es considerada un fracaso por el canal. Esta producción fue escrita por Lenon Merino y se basa en cómo un científico regresa a Chile para trabajar en una empresa muy respetada, donde descubre grandes verdades respecto a su vida.

Finalmente, “Morir de amor”, escrita por María Elena Getner y dirigida por Vicente Sabatini, relata la vida de una mujer que pierde a su esposo en altamar, buscando quien lo asesinó, poniendo a toda la comunidad en su contra.

En su recta final, se grabaron seis epílogos distintos para cerrar la historia, que, además, está inspirada en un hecho real ocurrido en 1955 en Los Vilos.

Pero ¿en qué momento se originó la clásica rivalidad entre los 2 grandes canales?

A comienzos de 1986 fue el punto máximo de esta guerra, cuando una censura de la Iglesia Católica provocó uno de los finales más emotivos de los que se tengan memoria, provocando un antes y después respecto a la guerra del rating en la televisión chilena.

Sebastián Carrasco

Hola, volvimos con todo con la maquinaretro, en donde nos enfocaremos en recordar momentos vividos en la tv chilena en décadas pasadas

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.