Opinión| Una revelación actoral llamada Camilo Carmona

 Opinión| Una revelación actoral llamada Camilo Carmona

No nos mintamos: a veces es aburrido ver que tanto en el cine, la televisión e incluso el teatro se repite, más o menos, un mismo grupo cerrado de actores y actrices, que constantemente aparecen en las diferentes producciones dramáticas, independiente de la plataforma, que año a año se estrenan en las carteleras de teatro, la programación de los canales de televisión o son publicitadas en diferentes cadenas de cine (insuficientemente, por cierto).

Y no, generalmente estas obras, independiente de este fenómeno, no necesariamente son de mala calidad (gran parte de ellas son todo lo contrario), pero sí es bueno ver una renovación, aires y formas nuevas que nutran la ficción nacional.

Un actor con recorrido, quien debutaba televisivamente en el imperecedero formato teleserie, con constantes y recurrentes papeles en diferentes películas nacionales y una destacada labor tanto como actor y director de teatro, hacía, como se mencionó, su debut en esa usual fábrica de salchichas de las telenovelas y, por ende, ante el público masivo de las 15:00 horas, espacio horario en el que muy genuinamente se ganó su lugar el dramón de Mega llamado Verdades Ocultas.

https://www.instagram.com/p/B6TZK8FJ96b/
Camilo como “Marco Tapia” junto a Beltrán Izquierdo o “Cristóbal” en Verdades Ocultas

Nunca es fácil sumarse a una producción en medio del camino avanzado, menos cuando este camino tiene un nombre ya icónico como el de la ficción protagonizada por Camila Hirane (columna acá) y Carmen Zabala (otra columna aquí), el cual está próximo a los tres años de emisión y que aparentemente no tiene mayores esperanzas de entrar a su fin. Hablamos, sin más preámbulos de Camilo Carmona Hermansen.

El encargado de encarnar a Marco Tapia, un variopinto personaje de la teleserie diurna de Mega, posee una carrera plagada de pasión y entrega por la escena dramática nacional, siendo un recurrente en aproximadamente 14 producciones entre películas, cortometrajes y puntuales apariciones en series como La Colonia (Mega), Mi Primera Vez (TVN) y la internacionalmente reconocida Prófugos (HBO). Como protagonista o personaje secundario, la carrera fílmica de Carmona incluye películas como La Chupilca del Diablo, El Circuito de Román, El Primero de la Familia y la controvertida 7 Semanas, incluso contando con un papel secundario en la cinta Mi amigo Alexis.

Con una carrera que podría denominarse como underground, Camilo ha sabido convertirse en un actor reconocido en el ambiente actoral chileno, demostrando que las luces de la televisión no siempre son sinónimos de calidad actoral y capacidad de interpretación, la cual ha evidenciado gracias a la variada faceta y los diferentes registros que ha debido asumir en sus papeles, siempre marcado por una profunda interpretación, tan realista como natural. Casi siempre encarnando papeles enrolados en el drama, su trabajo, quizá inconscientemente, ha estado marcado por el realce de aquella parte de la actuación chilena que precisamente está alejada de las cámaras, los flash y lo mediático que significa estar en televisión.

Hasta ahora, su papel más reconocido y probablemente revulsivo se dio gracias a la película 7 Semanas, filme que daba a conocer la realidad de una joven mujer, aún estudiante, llamada Camila (Paulina Moreno) que se veía enfrentada a la difícil decisión de abortar o asumir su condición de embarazada aún con todas la complicaciones sociales y económicas que ellos conlleva a tan corta edad. En esa ocasión, Carmona daba vida a Simón, pareja de la protagonista y rol en el que podía sentirse la compenetración que asumía al verse involucrado en una situación tan difícil.

Camilo Carmona, un actor que ha llevado en alto el nombre de la ficción cinéfila nacional, que ha demostrado una capacidad digna de quienes pasan por la academia del gran maestro Fernando González, había pasado mucho tiempo oculto entre los recovecos y rincones de una realización sacrificada, ardua y que requiere muchas veces de amor hacia el teatro y la actuación mucho más allá de lo que cualquier otra persona no ligada a este mundo pudiese imaginar merecía una oportunidad a lo grande, más de participaciones esporádicas o puntuales como en Gen Mishima (TVN) o la ya mencionada Prófugos. Merecía el reconocimiento masivo de la gente en sus casa y este llegaría gracias a una de las producciones más emblemáticas de la última década.

Esta es la guapa esposa de Camilo Carmona, villano de Verdades ocultas
Carmona como Marco Tapia, Verdades Ocultas.

Salto a la televisión

Si se tuviese que hacer un resumen, probablemente ya no sería resumen. Sí, así de larga es Verdades Ocultas, el gran fenómeno que gracias a sus poco más de tres años en pantalla ha soportado los embates del estallido social, pandemias y situaciones inesperadas, siempre al aire y siempre exitosa en su horario.

Con una historia cuyo inicio dista mucho de su inicio, hoy la producción llevada hasta los televisores por Mega ha pasado por diferentes etapas, las cuales, en al menos los dos últimos años, se han enmarcado por la presencia de Eliana Zapata (Francisca Gavilán), la fiel aliada de Leonardo San Martín (Carlos Díaz).

Entre ambos antagonistas principales de la teleserie tenían un aliado, muchas veces encargado del trabajo sucio y que sostendría en secreto uno de los pilares dramáticos de la teleserie, la desaparición de Tomasito, el hijo de Agustina Mackenna (Carmen Zabala) y Tomás Valencia (Matías Oviedo), hablamos de Marco Tapia, el enigmático supuesto hermano de Eliana que llegaría al pasaje Nueva Esperanza con su hijo, Cristóbal (Beltrán Izquierdo).

Camilo Carmona junto a su pareja televisiva, Carmen Zabala

La aparición de este personaje que en un principio no parecía tener gran protagonismo o importancia, simplemente se mostraba como un papá soltero que intentaba hacer feliz a su pequeño hijo. Pero poco a poco todo fue cambiando. No sería hasta el retorno de Agustina, de quien Marco sabía era su hijo que Marco comenzaría a cambiar y hacerse notar, porque además de iniciar un proceso de integración del niño, sin querer, comienza a tener sentimientos por la hija de María Luisa (Viviana Rodríguez).

La mutación de este rol confirmaba que su intérprete, el actor que le daba vida, llevaba desde el cine y el teatro esa capacidad de interpretación que lo ha hecho destacarse desde los inicios de su carrera. Camilo Carmona demostraba que el haber formado no solo académicamente sino que en la escuela del rigor, donde la plata escasea pero la pasión por las tablas sobra, lo llevaron a ser un actor tremendamente disciplinado, versátil y con gran capacidad de poder adaptarse no solo a los registros que, en este caso, un personaje tan complejo y variado requería, sino que también a tener que sumarse a un elenco consolidado y condensado como grupo humano.

Claramente, la participación de Camilo Carmona Hermansen es una grata “sorpresa” que demuestra detrás de los focos, de la parafernalia televisiva se encuentran grandes talentos que pueden no solo dar un aire de renovación a la pantalla sino también elevar el nivel y las exigencias para el resto de sus colegas, guionistas y realizadores en general para poder, definitivamente, dar un salto cualitativo. Camilo Carmona, el tan querido Marco Tapia, es el gran nuevo rostro de la actuación chilena.

Ignacio Osorio

Quería ser futbolista, pero terminé escribiendo sobre Cultura y haciendo clases. 25. C.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.