Reseña| Steelheart: Brandon Sanderson y su inusual visión de la ciencia ficción y la fantasía

 Reseña| Steelheart: Brandon Sanderson y su inusual visión de la ciencia ficción y la fantasía

Brandon Sanderson es, según muchos, el heredero de la fantasía en la literatura. Él se compromete en cada obra que compone a tener sistemas de magia con reglas y leyes establecidas, siendo, en cada una, un sistema distinto. Esto, debido a que  replantea la lógica de Tolkien en cuanto a la magia, haciendo que cada vez que es utilizada por algún personaje, esta tenga un costo igual a lo que se consigue con ella.
Esta simple regla hace que todo tenga un sentido distinto en sus historias, ya que se le presentan limitaciones hasta al personaje más poderoso.

En la trilogía de The Reckoners (la cual inicia con Steelheart), se articula un sistema de “magia” que consiste en gente con poderes, los cuales se llaman Épicos. Los Épicos, aunque simulan ser súperheroes, son los villanos de este mundo, debido a que sus grandes poderes los corrompen y los convierten en tiranos, asesinos y criaturas egoístas que pasan por sobre cualquier persona para conseguir lo que desean (el poder corrompe a cualquiera). Deja a los increíbles Épicos como antagonistas, los humanos son quienes se encargan de llevar el bienestar y la justicia al mundo de los “Estados Fracturados de América“, siendo, en específico, el grupo de “Los Reckoners” o “Exploradores“.
La historia inicia con una vista al pasado de nuestro protagonista, David Charleston, en el momento en que su vida cambiaría para siempre, en el que el perdería a su padre y conseguiría a su enemigo mortal: Steelheart, un Épico sorprendentemente poderoso, invulnerable a las balas, explosiones y a cualquier poder, capaz de volar, con fuerza sobrehumana y un poder de convertir cualquier superficie no viviente en acero.
Sin embargo, aunque fuese inmune, en ese momento, David lo vio sangrar, sabiendo que se le podía matar. Sabiendo que podría vengar a su padre.

Ese inicio, con una narración y construcción de mundo increíble, da inicio a la aventura de David, 10 años después del suceso, para convertirse en uno de los Exploradores, un grupo que funciona entre las sombras, dedicado a asesinar Épicos para traer justicia al mundo que es gobernado y destruido por estos últimos.
La creación de los personajes es sobresaliente, ya que desde la primera frase que sale de la boca de David, uno ya siente una completa empatía por él. No es el típico héroe genial o rude boy, ni es un individuo entrenado en cualquier arte marcial. Ni siquiera es el más elocuente, siendo una de las mayores constantes en la trilogía su incapacidad de poder emitir metáforas o símiles con sentido. Es realmente torpe, pero por otro lado, es un estudioso en lo que le interesa, siendo una biblioteca de conocimiento de Épicos, con el único motivo de poder asesinarlos a todos, incluyendo a Steelheart.
El ritmo de la historia es asombroso, ya que continúa armando la tensión constantemente con distintas situaciones, como son la creación y ruptura de lazos afectivos; el dolor de la traición y la completa desesperación al verse en situaciones casi imposibles de resolver contra seres con poderes de escalas catastróficas.
La historia de la primera entrega termina en un cliffhanger indescriptible, ya que se mezcla el sentimiento de victoria junto con el de la derrota total. El sentimiento de haber sacrificado mucho por muy poco, pero dejando un claro indicio de que la aventura no ha terminado, que aún quedan cosas por resolver y muchas cosas por descubrir para poder liberar al mundo de las manos de los Épicos.
Una vez terminada la trilogía, puedes ver que todos los puntos que se van planteando desde el primer libro llegan a un cierre en el último, dejando a la vista la gran planificación que realiza Sanderson al momento de crear un nuevo mundo en sus universos literarios, sabiendo qué es lo que se plantea y cómo se le dará solución a cada incógnita que se presenta.
Me saco el sombrero ante el talento de Brandon, ya que leer el libro es una aventura totalmente única, dejando a cualquier lector inmerso en lo que el nos presenta.
“Steelheart” es una gran forma de iniciar una saga consecuencial que, sin duda, se quedará como mi favorita durante mucho tiempo.
Cabe destacar que 20th Century Fox (hoy Disney) compró los derechos cinematográficos de esta saga, por tanto no nos debería sorprender que dentro de un tiempo nos encontremos con la historia de este grupo de asesinos justicieros en la pantalla grande.
Quédense atentos, ya que vendrá la reseña de la segunda parte: “Firefight”.

Benjamín Vásquez

Post Relacionados