Opinión | The Last of Us y la “la damisela en apuros”: ¿aún vigente?

 Opinión | The Last of Us y la “la damisela en apuros”: ¿aún vigente?

Aviso: Las opiniones vertidas (o escritas) en la siguiente columna son de total y exclusiva responsabilidad de quien las emite. La Máquina no se adjudica ninguno de los dichos del presente autor y, por lo tanto, si desea hacer un comentario, crítica, tirarme “un par de chuchás” o preguntar por las clases de golf postapocalíptico, adjunto mi correo electrónico anorlondo13@gmail.com.

A menos de una semana ya para el lanzamiento del esperadísimo videojuego The Last of Us Part II, comienzan a salir las notas de la “crítica especializada”, entregando, por ejemplo, un Metascore de 96 sobre 100, dejando bastante claro que este estreno es imperdible. Pero si hay algo que llamó la atención fue leer el enunciado “TLOU 2 entierra a “la damisela en apuros” y marca el camino para la diversidad en los videojuegos”. Esto me generó algo de intriga, puesto a que, como jugador habitual, el concepto de la “damisela en apuros” me parece algo ya muy lejano a la actualidad.

Anita Sarkeesian, feminista canadiense quien en su serie de videos Damsel In Distress, explica el rol que se ha entregado a las mujeres en los videojuegos, siendo un objeto secundario que motiva al héroe a enfrentarse al mal, salvar al día y besar a la princesa, a pesar de que el enfoque de Sarkeesian va bien e incluso posee un mensaje importante del rol que han tomado las mujeres en la industria y no como personajes, hasta que pienso en algunos de los ejemplos que cita Anita, principalmente Resident Evil 4 (RE4) y The Legend of Zelda.

Leon defendiendo a Ashley de Estrés Postraumático: El Personaje

Todo aquel que haya jugado a una de las mil versiones existentes de RE4 sabe lo irritante que resulta Ashley Graham durante el paso de Leon Kennedy por España, pero ¿ese odio (si se le puede llamar así) hacia Ashley va solo por ser un personaje femenino? Absolutamente no.

Ashley es una “damisela en apuros” por defecto, debido a que tiene herramientas prácticamente nulas para defenderse sola, por lo cual resulta un trámite más para el jugador mantenerla protegida, puesto a que es el objetivo principal del juego.

No obstante, ¿dónde queda Ada Wong? La eterna enamorada de nuestro rubio protagonista, agente doble y la encarnación de “si las miradas mataran” vistiendo un vestido rojo, no solo ayuda a Leon a lo largo de su aventura, en más de una ocasión le salva la vida durante toda la saga, no solo RE4 exclusivamente, invalidando de cierto modo la existencia de que el videojuego presente esa damisela en apuros solo por ver a Ashley como un problema más para el agente gringo.

Si bien sigue existiendo el cliché de la damisela en apuros (porque es eso, un cliché a estas alturas), hay una basta cantidad de personajes femeninos protagonistas de obras AAA que nunca fueron la damisela en apuros como son Lara Croft, quien apareció por 1996, o como Aloy, protagonista de Horizon Zero Dawn de 2017. Pero pareciera que son personajes que no se toman en cuenta al momento de armar tanto “hype” por el hecho de que The Last of Us posee personajes principales femeninos, trans y homosexuales. ¿Cuando surge este problema? Cuando se les vende por esa única cualidad.

Tomemos como ejemplo la que considero una de las mejores introducciones que he visto para un personaje femenino. ¿Por qué? Porque Apollyon de For Honor es presentada no como una mujer que se ve envuelta en el conflicto, sino que es un personaje humano, que a pesar de ser femenino debe cumplir con el rol de jefe de guerra de los Caballeros de la Legión de Blackstone, porque si no, nadie más lo va a hacer.

Otro ejemplo algo más reciente es Kassandra, protagonista canónica de Assassin’s Creed: Odyssey, un videojuego de rol en el que la historia se puede jugar tanto con Alexios, un personaje masculino como con Kassandra, pero ¿cuál fue la noticia que más se movía? Que sin importar cual fuese tu decisión, también podías tener la elección libre de con qué personajes de la historia tendrías un romance, por lo cual el “periodismo especializado” de videojuegos buscó vender el juego por su agenda.

Lamentablemente este es el caso de The Last of Us Part II, videojuego que venden no por el cambio de jugabilidad que recibe en comparación a su antecesor, por el excelente trabajo de diseño de sonido, su banda sonora o su calidad gráfica. Se vende como un juego que quiere responder a una agenda y darle en el gusto.

Se alaba a Neil Druckmann por responder esa “woke quota” al introducir personajes trans en la historia y mantener el canon de Ellie siendo lesbiana (como notamos en The Last of Us: Left Behind), por incluir a Halley Gross (guionista de Westworld) en el desarrollo de Part II, gracias a que esto impulsa el rol de las mujeres en la industria.

No obstante, cabe recordar de que fue el mismo Druckmann quien forzó a Amy Hennig a renunciar a la compañía Naughty Dog. Ahora se preguntarán ¿quién es Amy Hennig? Pues no es nada menos que escritora y directora de los primeros tres Uncharted, parte del team de desarrollo de Jax and Daxter y escritora de lo que considera su más grande logro, Legacy of Kain: Soul Reaver. Logros que la posicionan como una de las mujeres más importantes e influyentes de la industria.

En 2018 vimos la historia de Arthur Morgan y la pandilla de Van Der Linde en Red Dead Redemption 2, una historia wéstern de la mano de Rockstar Games que comienza con el enfrentamiento entre dos bandas rivales en la casa de un matrimonio, allí conocemos a Sadie Adler, esposa de un hombre asesinado que ve como su hogar es incendiado después de casi ser violada por un miembro del grupo de Dutch.

A pesar de ser muy en segundo plano, notamos como poco a poco Sadie se va adaptando a su nueva vida como fugitiva de la ley, para finalmente convertirse en una cazarrecompensas que ayuda a John Marston a vengarse de quienes lo traicionaron. Sadie puede manejarse sola y no necesita que la cuiden, pero me pareció raro lo poco que se habló de su personaje al momento de salida de esta secuela.

¿Es justo decir que aún existe el estereotipo de damisela en apuros? Yo diría que no, lo que existen son malas prácticas de enfoque cuando se habla de videojuegos y el cómo se publicita algo solo por ser parte de un movimiento o una agenda.

Asimismo, hago una invitación a revisar la siguiente lista de personajes que no cabe en el modelo de “damisela en apuros” y que llevan años existiendo, a escondidas de lo que se llama “periodismo de videojuegos“.

-The Boss (Metal Gear Solid 3)
-Lara Croft (Tomb Raider)
-Heather Mason (Silent Hill 3)
Apollyon (For Honor)
Jodie Foster (Beyond: Two Souls)
Jill Valentine (Resident Evil)
Baiken (Guilty Gear)
Faith (Mirror’s Edge)
Rosalina (Super Mario Galaxy)
-Bayonetta (Bayonetta)
-Bonnie McFarlane (Red Dead Redemption)
Kassandra (Assasin’s Creed: Odyssey)
-Samus Aran (Metroid)
-Aloy (Horizon Zero Dawn)
-Chloe Price (Life Is Strange)
-2B (NieR: Automata)
-Ciri (The Witcher)
-Zelda (The Legend of Zelda)
-Chell (Portal)
Alyx Vance (Half-Life 2)
-Sadie Adler (Red Dead Redemption 2)
-Cassidy (Fallout: New Vegas)
-Clementine (The Walking Dead)

Felipe Gutiérrez

Alcohólico, hechicero, supervillano.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.