Toy Story 4: El problema existencial y humano de Forky

Disney cada día nos sorprende más y más con cada adelanto de sus películas; pero sin duda, en este momento nos ha dejado conmocionados por el nuevo póster oficial y el primer tráiler de “Toy Story 4”, película que se estrenará este 21 de junio, bajo la dirección de Josh Cooley.

Anteriormente, Disney reveló pequeñas muestras de los personajes que ayudarán a Woody y Buzz a protagonizar la nueva aventura. En el primer téaser pudimos ver a una cuchara blanca con ojos llamado Forky y dos peluches: Bunny y Duckie.

|Te puede interesar: Víctimas de la “austeridad”: la agonía del cine chileno y Banco Estado|

Además, en el póster promocional se halla a Bo Peep o más conocida como Betty, la pequeña pastorcita de porcelana que conocimos en la primera entrega de Toy Story (1995), quien mantenía una especie de romance con el vaquero; su retorno dejó a todos boquiabiertos; Disney lo hizo de nuevo. De todas maneras, se venía especulando hace un tiempo que Betty sería muy importante en esta última cinta.

Póster oficial de Toy Story 4

Sin embargo, hay un personaje que se llevó toda la atención no solo por su complexión y extraño comportamiento, sino que también posee un significado que a todos nosotros nos compete: Forky.

Forky es un juguete, pero no cualquier juguete; es uno creado por Bonnie, la pequeña niña que se quedó con los últimos juguetes de Andy al final de “Toy Story 3”, incluyendo a Woody y Buzz Lightyear. Bonnie crea a Forky con algunos materiales simples, de hecho se puede ver su creación en el último tráiler.

Pero ¿cuál es el significado que tiene este personaje en el largometraje? Forky está en un limbo, ya que desconoce su propósito de existir, su razón de ser y deberá lidiar con una crisis existencial; ¡sí!, así es, Forky es el primer juguete con una crisis existencial. ¿A qué se debe esto?

|Te puede interesar: Reseña| “La vida secreta de tus mascotas 2”: Paternidad, responsabilidad y maltrato animal|

Resultado de imagen para forky
Forky

Josh Cooley, director de la cinta de Pixar, durante una entrevista declaró: “Toy Story está basado en que todo tiene un propósito, y el de los juguetes es jugar con los niños”. Basado en esto, se puede interpretar mejor la función de algunos personajes de la película.

Forky es un simple objeto con vida, pero no es realmente un juguete. Él, al estar vivo, desconoce su función principal y no sabe cómo ser un juguete, porque Bonnie lo habría creado para eso. Está en la disputa entre servir (por ser un objeto) o divertir (por ser a la vez un juguete).

Una de las razones principales del porqué ver esta cuarta entrega de Toy Story, es por el potente mensaje que nos dejará acerca de uno de los problemas psicológicos que más afecta a la población mundial.

Pixar, sin duda, supo hacer de un problema real como la “crisis existencial“, algo en lo que podamos aprender a lidiar con eso, tal vez quienes hayan vivido eso, o lo estén haciendo ahora, se sentirán identificados con el personaje y puedan aprender mucho de lo que los guionistas pretende que captemos; tal como lo hicieron con “Intensamente” en la que nos ayuda a comprender cómo se manejan nuestras emociones, pero de una manera más divertida. Forky, en este caso, será ese instrumento para llegar a nosotros.

La Máquina Medio

Post Relacionados