Opinión| El paso al frente de Josefina Montané contra los estereotipos

 Opinión| El paso al frente de  Josefina Montané contra los estereotipos

Corría el 2012 y Canal 13 ponía en marcha uno de sus más recordados programas televisivos del último tiempo, “Soltera Otra Vez”.

Protagonizada por Paz Bascuñán y Cristián Arriagada, dentro del elenco que componía la producción resaltaba una integrante. De rasgos poco comunes para el biotipo de la mujer chilena, una de las claves de la teleserie era la joven actriz Josefina Montané (hoy con 30 y en ese entonces con 22 años).

Rodrigo, “El Monito”, era protagonista junto a Montané de una escena icónica: ambos mantenían la coreografía y la ilusión de que la pareja mantenía relaciones sexuales, interfiriendo así la relación del personaje de Arriagada con Cristina, la protagonista llevada a la pantalla por Bascuñán.

En ese entonces, la escena marcó un hito por la sensualidad, pasión y finos movimientos de la, en ese momento, novata actriz. Era poco usual ver a una mujer con esos rasgos y con esa complexión en la escena chilena actoral.

Pero como sabemos, lamentablemente, la televisión tiende a encasillar a los actores en un tipo de papel, perpetuando un modelo de acuerdo a la apariencia física que, clasistamente, representa en la sociedad. Montané no fue la excepción. Hasta ahora.

Después de Soltera Otra Vez, Josefina Montané se mantuvo como miembro estable de los elencos de la ex estación católica, no obstante siempre teniendo papeles que jugaban excesivamente con su faceta de mujer sexy, en ocasiones, yendo al extremo de mostrarla siempre en ese lado.

Y sí, Josefina Montané puede ser objetivamente bonita y sensual, pero el constante uso de su imagen casi como único atributo, era un espacio del cual había que salir para que pudiera, tal como en 2019, lucir otros aspectos de una actriz que es capaz de mostrar cualidades versátiles en la interpretación de su personaje Ágata Fernández, la cual la muestra madura, pero sin dejar de verse fresca.

La trayectoria de “Pin” ha sido, quizás inconscientemente, una lucha por demostrar su capacidad actoral, de superación de cada uno de los registros que posee y de los que pueda ir adquiriendo para personificar los diversos personajes que futuras producciones le presenten. Logrando, hoy, la posibilidad de dar un salto enorme y dejar de ser solo la niña bonita.

Josefina Montané en Soltera Otra Vez (2012)

Ágata Fernández

En 2018, Canal 13 le presentó a Josefina Montané un proyecto que buscaba posicionar, de una buena vez, las producciones nocturnas de Canal 13: “Pacto de Sangre”. La teleserie, con tintes bien marcados del formato serie, muestra la historia de cuatro amigos que ven involucrados en un fatal accidente luego de la muerte de “Vanessa” (Antonia Bosman) en la despedida de soltero de “Raimundo Costa” (Pablo Cerda).

La trama de la teleserie permite que el personaje de Josefina Montané desarrolle una faceta que hace demostrar a la actriz una parte de ella que no centra sus principales virtudes en la apariencia física, sino en la valentía de que una mujer periodista encabece la investigación del caso de la muerte de “Vanessa” (o “Daniela Solís”).

En esta producción, Montané muestra un personaje resuelto, con sus convicciones sobre feminismo e igualdad de género, solvencia y autovalencia en cuanto a no depender de una pareja (hombre) a la hora de desarrollar su vida profesional. A su vez, el personaje en cuestión demuestra por momentos la capacidad de entender que la relación con “Raimundo” está entrampada en un ambiente de toxicidad que ella no está dispuesta a tolerar, acercándose cada vez más a “Alonso” (Hernán Contreras).

Definitivamente, Ágata Fernández ha actuado como el papel de destape de Josefina Montané, quien en esta producción ha enterrado los prejuicios de estar en televisión solo por ser la “niña bonita” y ha demostrado que su capacidad está más allá de sus ojos, su bonita piel o su terso pelo. Montané ha podido demostrar, encarnando a su personaje, la faceta de una mujer sólida, independiente, valiente y que es capaz de ser ella misma sin la necesidad de la aprobación o protección masculina.

Este es el paso al frente de Josefina Montané, la ex “flexible” de Soltera Otra Vez que está demostrándole a la industria aquella actriz-mujer que es más que el prototipo de mujer bonita.

Imagen actual de “Pin” Montané

Ignacio Osorio

Quería ser futbolista, pero terminé escribiendo sobre Cultura y haciendo clases. 25. C.

Post Relacionados