Director Cineteca Nacional: “Es imposible desconocer que en el mundo cultural existen élites culturales”

 Director Cineteca Nacional: “Es imposible desconocer que en el mundo cultural existen élites culturales”

El periodista fundador de Cinechile.cl, Marcelo Morales, se convirtió hace algunas semanas en el nuevo director de la Cineteca Nacional, dependiente del Centro Cultural La Moneda, ubicado debajo del palacio de gobierno. En exclusiva para Revista La Máquina, Morales habló acerca de la responsabilidad de su nuevo cargo, los proyectos que pretende llevar a cabo, la importancia del sitio web que alberga la mayor cantidad de información sobre cine chileno que creó y su opinión acerca del escenario de la cultura nacional para el gobierno del Presidente Gabriel Boric, de cara al próximo plebiscito del 4 de septiembre.

Marcelo Morales en la Cineteca Nacional.

Nuevo ciclo en la Cineteca Nacional

¿Cómo has tomado este regreso a la Cineteca Nacional, ahora en este nuevo cargo, después de tantos años?

Es un desafío importante. Los años que estuve trabajando en la Cineteca hacen que tenga claridad de la importancia que conlleva estar aquí, así como ser el director, conocer esta institución y el valor que tiene. Tengo mucho ánimo y estoy muy consciente de la responsabilidad. Estoy muy contento, porque me reencuentro con un equipo que conozco bien, gente que sé que es muy profesional y comprometida. Es un buen colchón para hacer bien las cosas. Dirigir la Cineteca Nacional es un cargo muy importante, grande y con mucha responsabilidad, porque se están manejando y cuidando la memoria audiovisual de Chile. Tengo mucho respeto y admiración por el trabajo que hicieron tanto Ignacio Aliaga, como Mónica Villarroel, con quien trabajé acá en la Cineteca. Son modelos a seguir en cuanto a instalar una visión respecto al cine chileno y a generar nuevos proyectos. Son gente que admiro mucho. No solamente por ser directores de Cineteca, sino que también porque ellos han hecho toda una carrera como investigadores, realizadores y divulgadores del cine chileno.

Uno siempre tiene muchas ideas y ganas de hacer cosas nuevas. Llevo recién algunas semanas y lo primero que tengo que hacer es ver la realidad de la institución hoy, que también fue golpeada por la pandemia. Se tuvo que, obligadamente, dejar de dar películas presenciales. Hubo una fractura con nuestro público que, si bien, de manera online se mantuvo y hubo momentos de muy buena recepción, igual nos está pasando lo que les ocurrió a todas las salas. Hay que sacar un poco a la gente de la comodidad que implica el streaming e invitarlos a compartir en una sala de cine y vivir esa experiencia cinematográfica que, finalmente, es la esencia misma del cine. En base a ese desafío que nos plantea el contexto, estamos pensando en alguna estrategia y programa, y eventos que vayan un poco enfocados en reencantar al público. Hay deseos y ansias de que ese sea un gran desafío en el plazo inmediato.

Según mi punto de vista, la Cineteca no debería ir bajo esos carriles (de negocio). Además, donde está situada, cerca de dos salas muy importantes como Cine Normandie y Centro Arte Alameda, yo creo que no deberíamos plantearnos como una competencia hacia esas salas, sino que como un complemento más en esa búsqueda que tienen todas esas salas de acercar al público a un cine más reflexivo y que nos invite más a pensar

Marcelo Morales, Cineteca Nacional.

-¿Bajo cuáles estrategias o ejemplos se pretende llevar a cabo el reencuentro con las audiencias presenciales?

Yo creo que primero hay que tomar en cuenta la situación propia de ser una cineteca, que no es un lugar que se puede equiparar a otras salas, que están en función de dar un cine que tiene que ver con los estrenos importantes de la actualidad u otros cines que son las grandes cadenas, que trabajan en función de una mirada comercial, para tener las mayores ganancias posibles, con las películas que tienen más taquilla o publicidad. Según mi punto de vista, la Cineteca no debería ir bajo esos carriles. Además, donde está situada, cerca de dos salas muy importantes como Cine Normandie y Centro Arte Alameda, yo creo que no deberíamos plantearnos como una competencia hacia esas salas, sino que como un complemento más en esa búsqueda que tienen todas esas salas de acercar al público a un cine más reflexivo y que nos invite más a pensar.

La Cineteca Nacional también tiene que cumplir una función formativa cinéfila y cinematográfica, que es para lo cual se empezaron a fundar las cinetecas en los años 30 y 40, en Europa: para hacer un foco a gente que le gustaba el cine, que quería saber más del cine y que reflexionar entorno al cine tuviera este espacio, donde no solamente vieran los grandes estrenos de grandes autores en su momento, sino que también exploraran la misma historia del cine, como una historia de la mirada, del mundo, del reflejo de distintas culturas. Yo creo que esa esa la función básica de la Cineteca y desde esa perspectiva vamos a plantear ciertos eventos y una línea programática.

Llevo recién algunas semanas y lo primero que tengo que hacer es ver la realidad de la institución hoy, que también fue golpeada por la pandemia.

Marcelo Morales, director Cineteca Nacional.

CineChile y Ministerio: Las visiones de Morales

¿Cómo calificas tu experiencia en CineChile, qué pasará con el sitio y si acaso eso se traspasará a la cineteca?

CineChile es un buen complemento para la labor de la Cineteca. Por ahora, el sitio va a seguir funcionando. Yo voy a tomar un rol más secundario y el sitio lo va asumir otra persona en un tiempo más, porque mi rol en Cineteca implica una dedicación fuerte. Lo ideal es que CineChile siga funcionando tal cual, ahora recabando la información sobre todas las películas que se producen en Chile. CineChile obviamente ha sido importante para posicionarme como referente, en cuanto a la historia del cine chileno, para saber un poco sobre el panorama más amplio de lo que ha sido el cine en Chile, en toda su historia. Ha sido una herramienta que no solamente me ha hecho posicionarme en el sentido de ser el creador de CineChile, sino que, en términos personales, he aprendido mucho gracias al sitio. CineChile no solamente ha sido una plataforma para destacarme, sino que es casi un doctorado para mí, investigar constantemente sobre cine chileno, estar muy enterado al día y también estar muy enterado de lo que han sido las distintas épocas del cine en Chile, me ha dado la oportunidad de que, por ejemplo, ahora haya sido designado como director de la Cineteca. Entonces todo ese conocimiento y todo lo que he adquirido gracias a CineChile, fue algo que pesó también dentro de la decisión del directorio de la Fundación del Centro Cultural La Moneda, para ofrecerme este cargo. CineChile es quizás lo más importante a nivel profesional que he hecho y gracias a eso, he logrado muchas cosas.

¿Qué opinión tienes acerca de lo que podrá hacer o disponer el gobierno y el Ministerio de las Culturas en este período, y qué opinas acerca del bono de $400 mil pesos?

Yo creo que hay mucha esperanza, porque han habido mensajes expresos, claros, y directos, respecto a que la cultura, en este gobierno, tiene un rol fundamental. En ese sentido, hay planes de inyectar más presupuesto y que tenga seguridad el mundo audiovisual, porque finalmente siempre se debate en los concursos públicos o fondos audiovisuales para seguir produciendo y trabajando. Por ese lado, es muy esperanzador. Respecto a Cineteca, también estamos muy optimistas, porque Cineteca, según la ley que creó el Ministerio de las Culturas hace cinco años, debiera ser una institución pública del Estado, que es un proceso que ha demorado un poco. Nosotros somos dependientes de la Fundación del Centro Cultural La Moneda y la idea es que empecemos a trabajar dentro de este gobierno en ese proceso de traspaso. Hasta ahora, ha habido muy buenos síntomas de que eso efectivamente se va a empezar a trabajar en forma concreta.

El bono me parece que es una medida importante, que va justamente en procura de ayudar a los artistas y a la gente que trabaja en cultura, después de un período bastante complejo, que fue la pandemia donde se pararon muchas cosas y fue muy complicado para muchos trabajadores de la cultura y viene a pensar, desde ese punto de vista, en la precariedad que implica dedicarse a esto. En Chile no es fácil ser un trabajador cultural e implica en ese sentido mucha dedicación y mucha pasión. Creo que es muy esperanzador que este gobierno comience a pensar, de forma inédita, además, sobre estos trabajadores.

¿Qué piensa sobre el elitismo en la cultura chilena, el bono y el nombramiento a dedo?

Es un tema difícil y creo que además el elitismo se refleja en todas las capas y ámbitos de Chile. Justamente eso es lo que nos llevó a esta situación de discutir cómo queremos que sea el país y estamos en este proceso de pensar una nueva constitución. En el caso de la cultura, hay personas que tienen acceso a ciertos financiamientos o tienen mejor gestión, porque vienen de un lugar donde tienen mayores contactos o redes, y quienes vienen de lugares donde no tienen ese nivel de alcance, implica un mayor trabajo posicionarse. Yo creo en ese sentido va también la mirada de este gobierno, de establecer estos planes y pensar en inyectar más dinero en ciertas planificaciones, y lo que tiene que ver con el financiamiento de proyectos culturales, es justamente equiparar un poco más la cancha. Es imposible desconocer que en el mundo cultural existen elites culturales. Hay que equiparar la cancha, ser más justo, y dar acceso para que todos quienes puedan creer, tengan la posibilidad de crear y también de difundir sus trabajos. Es algo que recién está empezando, porque los procesos no son tan rápidos de transformación y yo creo que está recién empezando a andar la perspectiva de esas ideas, de lo que se planteó durante la campaña de este gobierno y primeros meses. Habrá que ver ahora que esas cosas se empiecen a concretar y que implican una serie de conversaciones y negociaciones. No solo la cultura está en un proceso de transformación o relevancia. Es algo que todavía está por verse. Pero al menos hay una actitud y espíritu distinto a otros períodos. Ahora se nota que finalmente hay un interés mucho mayor en este ámbito.

¿Qué rol crees que tendrá la cultura chilena de cara al plebiscito?

Yo creo que la cultura, como en todas épocas, períodos y momentos álgidos, siempre es un buen reflejo de eso. Su rol principal en este momento es contribuir a la reflexión, ampliar la mirada, hacernos pensar mejor en nuestro entorno, en mejorar las discusiones, en ese sentido, el cine es bien valioso como memoria. No solamente como imágenes del hoy, sino que ver a través del cine otras cosas del pasado, que nos hagan pensar también de mejor forma lo que estamos viviendo hoy, cómo en otros momentos históricos se enfrentó también situaciones críticas o tensas, y ahí el cine es muy importante, para hacernos reflexionar y pensar en el presente, a partir de esa memoria.

Pablo Carrasco

http://www.lamaquinamedio.com

Periodista que produce reseñas de la vida vistas a través del lente de una cámara de cine o tv. El mundo necesita más ficción y la ficción más respeto del mundo.

Post Relacionados