Reseña | Us: de conejos, túneles y sombras

Salgo del cine con mi padre al lado y se me viene a la mente nuevamente una de las frases que más recuerdo siempre que veo una película: “una buena película te deja pensando“. Es debatible, quizás, esa expresión, pero dejando de lado esos largometrajes malos en donde debes invertarte la trama o el final para convencerte de haber visto una película “satisfactoria”, hay un poco de razón en ella.
Us deja pensando después del final, y es que desde distintas perspectivas tiene mucho por donde disfrutar la cinta, desde el análisis social hasta el disfrute del terror y/o comedia, algo típico en el manejo cinematográfico de Jordan Pelee y la gran industria de terror que está produciendo Blumhouse, como con Feliz día de tu muerte y Halloween.

https://youtu.be/iixNiLSmljw
¡Huye! (Get out) es realmente una de mis películas favoritas -no solo de terror/suspenso- de los últimos años, y es porque precisamente no me logra asustar pero sí me hace pensar en el discurso social que plantea el actor, productor, director y guionista ganador del Oscar, Jordan Peele.
Con “Nosotros(Us) siento lo mismo y me es imposible poder definir cuál de las dos me gustó más, porque ambas comparten algo que me es imprescindible para poder sentir que estoy viendo una buena producción del género, como lo es la capacidad de escribir una historia sin agujeros argumentales, al menos en la trama principal, dejando de lado ciertas nimiedades.
La película parte planteando todo el universo que se explicará a medida que transcurre la historia en el largometraje, pudiendo así mantenernos siempre en el pensamiento constante de lo que vendrá en el futuro. Existe un manejo exquisito del “timing”, pues a medida que seguimos viendo, vamos atando los hilos enredados que se nos mostraron en el inicio; túneles, conejos y sombras, todos elementos de unión que se contraponen con la tijera, figura que es parte del encanto del filme, pues la intención del mismo director es convertir un elemento simple en algo icónico, tal como ha sucedido en muchas películas de terror (y sin dejar de lado su conexión argumental).
Aquello, lo podemos observar con los némesis viscerales de Wiston Duke y Lupita Nyongo, quienes protagonizan esta cinta de Blumhouse en la producción. Ellos producen los mayores miedos que un ser humano puede sentir, y eso es lo más detallado que proclama Pelee en sus mensajes tanto raciales como sociológicos.

Poco ahondaré en la trama ya que no quiero spoilear, sin embargo debo recalcar que es una cinta para todos nosotros (qué buena referencia): ¿Te gusta el terror? Cumple de sobra con todas las subclases de este género. ¿Te gusta la comedia? También lo cumple; se nota la influencia de las actuaciones del director en películas cómicas. ¿Te gusta la crítica social en una cinta completamente distinta al enfoque y género? Sí que lo tiene y es lo que realmente me conecta y me deja pensando aún, digo, es difícil lograr conferir elementos sociales suficientes para poder entender cierto mensaje sin molestar en el estilo de horror, comedia y suspenso.
Todo en uno, junto a cinematografía cautivadora y una banda sonora impresionante.
Estos cambios en el género del filme son una herramienta clave para alivianar o profundizar la historia contada, y si bien puede resultar a veces algo brusco la modificación, no empaña el producto final que se construye lentamente en distintas etapas, desde el terror clásico cliché hasta el suspenso más profundo, casi de culto, que tiene como protagonista a una ganadora del Oscar como Lupita Nyongo’ que está excepcional, con una actuación totalmente merecedora de todos los elogios posibles (y eso que nunca me han convencido sus actuaciones).

Eso sí, la actriz es tan solo la protagonista física de la historia, pues lo principal es la externalización de lo oculto, de lo interior, de lo olvidado, de lo abandonado. Es el terror saliendo desde el interior de nosotros, individual y socialmente, para enrostrarnos cómo esta separación entre entes iguales afecta profundamente en la construcción personal y también de una sociedad convencida de que el terror es externo (guiño guiño).
Sin duda, una de las cintas de terror más destacadas de la última década. Tal vez, la mejor del año.
Por @cinelogico en Instagram.
Distribuida por Andes Films

La Máquina Medio

Post Relacionados