Reseña | Avengers Endgame: El cierre perfecto a una década de historias

 Reseña | Avengers Endgame: El cierre perfecto a una década de historias

Avengers: Endgame es, sin lugar a dudas, la mejor película del Universo Cinematográfico de Marvel. Es tanto lo que se espera de esta película, que se pronostica que la última entrega de Los Vengadores se coronará como la película más taquillera de la historia. Esto, debido a que con la preventa de entradas ya se rompieron los récords, además de que en China ya superó lo recaudado entre La Mujer Maravilla y Había una vez un Deadpool, juntas.
Cabe recordar que la película fue dirigida por los hermanos Joe y Anthony Russo y producida por Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, que es, a su vez, parte de Walt Disney. 


– Dejamos toda la presentación formal para irnos  directamente a la reseña, que posiblemente cuente con spoilers sobre la trama de Avengers: Endgame-


La trama de la historia es fácil de comprender, pero no por eso se puede calificar como una película simple. La forma de contar lo sucedido días después de la batalla en Wakanda, que tuvo lugar en Avengers Infinity War, es veloz, emocionante, un tanto gratificante pero, a la vez, con una amarga sensación de una victoria vacía.
Sólo en el inicio de la historia se pueden apreciar las consecuencias de todas las anteriores películas del UCM, como el conflicto de Civil War, el caer en cuenta de que el mundo sí necesitaba una armadura alrededor del mismo para protegerlos de las amenazas del espacio. Cada frase de motivación que se dijo en el pasado cayó por su propio peso, por la incapacidad de los Vengadores de cumplir con sus palabras.

Las heridas de las batallas y conflictos que se han desarrollado entre Los Vengadores en los primeros minutos, aún no se han cerrado y, cuando se da lugar al salto temporal de 5 años para mostrar la situación del planeta luego del chasquido, podemos ver cómo nuestros héroes intentan sobrellevar el fracaso, su fractura como equipo y el cómo empiezan a restablecerse como uno con nuevos integrantes (Capitana Marvel, Rocket Raccoon y Nébula), para lograr encontrar una forma de traer a todos los desaparecidos de vuelta.
Aquí es donde, luego de la desolación que se nos muestra el comienzo, aparece el encargado de dar opciones, dar soluciones y dar movilidad a la trama: Ant-Man, interpretado por Paul Rudd y quien, sin duda alguna, fue uno de los factores esenciales para que la aventura de los derrotados héroes diese un vuelco hacia la esperanza.

Ant-Man, no contento con ayudar a la historia mostrando un lado más humano, más heroico y más preocupado de sí mismo, resulta ser el pegamento perfecto para el equipo original de Vengadores, logrando que todos coincidan y decidan sanar, arreglar y perdonar todos los problemas que los perseguían desde mucho antes de la llegada de Thanos a la Tierra.
Ahora, las habilidades de actuación de cada uno de los actores mostrados hasta este momento en la trama, superaron la media a la que nos tenían acostumbrados en sus anteriores películas. Todos dieron saltos gigantescos de lo que eran a lo que representan hoy en Endgame. Así como Paul Rudd, tenemos la gran interpretación de Karen Gillan como Nébula, que logró hacernos empatizar y preocuparnos por ella. Jeremy Renner, quien interpreta a Hawkeye/Ronin, también mostró una gran evolución de ser un personaje simpático a uno que no se anda con rodeos y puede ser totalmente letal, siendo plasmado magistralmente por el actor.
Y no hace falta mencionar a Robert Downey Jr., Chris Evans, Brie Larson, Chris Hemsworth, Don Cheadle, Scarlett Johansson, Mark Ruffalo y Bradley Cooper, ya que ellos ya han demostrado sus dotes en distintas ocasiones.

La trama sigue y empieza la aventura para revertir los efectos de las acciones de Thanos, por lo que los Vengadores, con su plantel actualizado con la adición de Ant-Man y Ronin, ponen todos sus esfuerzos en encontrar, por su cuenta, las Gemas del Infinito. 
Para conseguirlas, deben recurrir a los conocimientos de Ant-Man junto a la inteligencia de Hulk, Rocket y Iron Man para buscar una forma de lograr recolectar las gemas antes de que el Titán Loco lo haga. En este momento es cuando el viaje a la nostalgia y las emociones empiezan, ya que por uno y otro motivo, nos encontramos con personajes que uno no esperaría volver a ver interactuando con los Vengadores, lo que podrían ser únicamente burdos fan services, pero terminan siendo escenas que quedarán para la posteridad.

Al aparecer estos roles, también aparecen las verdaderas amenazas, que aun cuando nuestros héroes logran su cometido recolectando las gemas, se ven superados y arrinconados por el peligro, llegando en desventaja a la que sin duda es una de las mejores batallas finales que se han visto en el cine de acción y, quizá, la mejor del subgénero de superhéroes.
Buscando dejar la trama de lado (juro que intenté de todas las formas evitar dar spoilers), la película entrega momentos tan épicos que no se puede evitar la emoción. Durante la función de medianoche, se pudo escuchar en todas las butacas las reacciones con llanto, gritos de felicidad y exclamaciones de preocupación. La película está construida de tal forma, que saca a flote cada uno de tus sentimientos y los multiplica por 10.
Al ser una película de proporciones épicas, además de una que forma parte de un fenómeno cultural increíble (referencia a mi nota sobre Los aciertos y errores del UCM), es inevitable el que se plasme en la pantalla grande algo igual de colosal como es la lucha del feminismo con una escena digna de la fuerza y potencial de las mujeres, que sin duda, es un momento en la trama que, sin sorpresa alguna, se demuestra de una forma maravillosa y muy poderosa.

Los planos durante el largometraje se ven increíbles, máxime los planos detalle, a los cuales hay que darle gran mérito, ya que la película tiene mucho material producido por computadora y aun así está todo tan bien logrado que se puede percibir como “real” y muy atinado.
Pero, igualmente, hay que destacar que hubo una debilidad, no letal ni tan importante, pero de todas formas perceptible: la animación de Hulk, la cual por momentos se sentía como una no tan elaborada, aunque es comprensible, considerando la gran cantidad de CGI e igual cantidad de escenas en las que se encuentra el gigante esmeralda, por lo que es algo que puede ser ignorado.
La película, sin duda, es un gran cierre a no solo una franquicia, sino a todo un movimiento, a toda una generación de grandes actores que dieron 10 años de sus vidas para traer a la pantalla grande a todos los superhéroes que se robaron nuestros corazones y que marcaron un antes y un después en las películas basadas en cómics.
Esta historia y este cierre, son una carta de amor y agradecimiento a todos los fanáticos que, alrededor del mundo, se preocupan e interesan por esta gran manera de contar historias.
Un gran trabajo por parte de los hermanos Russo, por parte de Kevin Feige, de Marvel Studios y Walt Disney.
Avengers Endgame es una oda a lo épico y a Stan Lee en gran medida.
Ahora solo queda esperar a la última película de la Fase 3 del UCM, Spider-Man: Far From Home, para poder averiguar qué será del futuro de este universo.
Esperemos que, en el futuro, podamos ver una película en la que en nuestra mente surja la frase: “¡Vengadores, Unidos!”.

Benjamín Vásquez

Post Relacionados