Entrevista| Nicolás Quinteros (Delta): “el productor chileno no tiene las pelotas para tratar a un artista internacional”

 Entrevista| Nicolás Quinteros (Delta): “el productor chileno no tiene las pelotas para tratar a un artista internacional”

Nicolás Quinteros es el tecladista y fundador de la banda chilena Delta, conformada solo por músicos virtuosos incluyendo a la destacada vocalista argentina, Paula Loza.

Nicolás comenzó su recorrido musical en 2002 junto a Rodrigo Guerra cuando estaban en el colegio, creando sus primeras maquetas musicales.

Fue tanta la dedicación y amor por lo que hacían que con el tiempo nuevos integrantes llegaron a enriquecer esta máquina llamada Delta, llevándolos a sacudir neuronas por el mundo con su metal progresivo.

Para esta ocasión el mismísimo Nicolás Quinteros habló junto a La Máquina, con quien pudimos conversar sobre sus primeros pasos, la importancia que ha tenido Delta en sus años como músicos y su visión de la música actual.

Resultado de imagen para banda de metal delta nicolas quinteros
Nicolás Quinteros, tecladista y fundador de Delta.

Érase el año 2013 cuando Delta llevó su música al concurso internacional de bandas Hard Rock Rising, clasificando en el primer lugar con su canción “Desire within”. ¿Cómo se vivió la experiencia de llevar el metal chileno a ese nivel?

La experiencia en ese lugar fue bacán. Nosotros vimos que salió esa oportunidad abierta a todas las bandas y decidimos participar, porque el premio era una gira internacional por todos los Hard Rock Café del mundo. Ganabas primero una instancia nacional y después había una instancia internacional en donde el que ganaba podía hacer esta gira y nosotros siempre desde el principio de la carrera de la banda hemos buscado la internacionalización; de hecho, ese es el motivo por el cual cantamos en inglés, no hay otro motivo. Acá en Chile, el nicho del metal progresivo en su principio era metal neoclásico, así nosotros partimos tocando. Siempre pensamos en expandirnos hacia afuera y este concurso ofrecía esta posibilidad y la tomamos. Afortunadamente, nos fue bien porque igual, dentro de todo, tuvo un impacto mediático local como nacional.

Con el tiempo, Delta ha tenido cambios en la conformación de sus integrantes, uno de ellos es Jorge Sepúlveda como uno de los más antiguos entre otros. ¿Afectó a la banda su salida?

Yo empecé Delta hace muchos años, como el 2002, cuando comencé a hacer las primeras maquetas y los primeros temas que están en el “Apollyon is Free” y ese lo hice con un amigo del colegio (Rodrigo Guerra), que era guitarrista, y dijimos: “Chuta, nos faltaba otra guitarra más” y salimos en la búsqueda cuando esta era de los foros y publicamos en un foro de power metal y apareció Jorge Sepúlveda, quien tomó las riendas de la guitarra en el primer disco. Gracias a él conocimos al Benjamín “Lechuga” (actual primera guitarra).

En cuanto al retiro de Jorge… ¿cambió el estilo o la composición de la banda?

Con Jorge separamos caminos y trabajamos la banda pensado ya para una banda con un guitarrista. Los cambios son parte de la evolución igual; a esos cambios te tienes que adaptar y creo que fue para mejor, porque el tema es que el power metal o el metal neoclásico, que era lo que hacíamos al principio, era que tener dos guitarras te amarra mucho a que tienen que hacer muchas veces lo mismo, mucho unísono y armonías entre ellos. En este estilo, obviamente las guitarras juegan roles diferentes. Esto no nos permitía tener muchos movimientos en los riffs, cosa que después se soltó cuando decidimos seguir con una sola guitarra. Los riffs comenzaron a ser más libres en ese sentido. El Benja podía hacer más cosas estando menos amarrado a otra persona. Eso creo que fue bueno y positivo para todo lo que empezó a salir después, nos pudimos desenmarcar de ese estilo necesariamente. Nos dio más versatilidad.

El guitarrista y compositor estadounidense vendedor de 15 millones de álbumes, Steve Vai, aprobó la calidad de Lechuga como guitarrista otorgándole una beca para estudiar música en “The Institute of Contemporary Music Performance” en Londres por un año.

El Benja se la ganó, era una beca para todo el mundo, participaron guitarristas de varios lugares y el Benja se la ganó.

¿Cómo participó?

Enviando un vídeo (de 8 minutos) de un tema propio y eso llegaba a manos de expertos del certamen que seleccionaban. Después de pasar esa primera selección, llegaba a manos de un jurado un poco más especifico y finalmente Steve Vai decidía quién se la ganaba dentro de ocho semifinalistas.

¿Cómo benefició a Delta tener a un guitarrista ganador de una beca otorgada por el mismo Steve Vai?

Sí nos benefició. Mucho más a Benja por lo académico al tener la posibilidad de estudiar y viajar, ver cómo funcionan las cosas en otro lado, la experiencia de vida y la experiencia de otras perspectivas musicales también. Creo que eso fue muy bueno y lo enriqueció bastante. Mediáticamente, para nosotros no fue tanto, pero era bonito poder decirlo. Creo que también te da una credibilidad frente a otros músicos de la escena. Pero claro, son como pergaminos académicos que, al final, en la música misma no te genera un gran aporte.

Respecto al nuevo disco que se encuentra en desarrollo, Delta está realizando una campaña online para financiar su sexto proyecto musical a través de un “CROWDFUNDING”.

Este crowdfunding es como una venta en verde. Hicimos esta campaña para poder financiar todo el proceso de grabación, mezcla, mastering, arte… son hartos ítemes que costear.

¿Durante los años de carrera han recibido colaboraciones de artistas connotados que hayan invitado o querido tocar con ustedes?  

Sí, nosotros hemos invitado a varios músicos a lo largo de los discos. El primer disco tuvo hartos invitados nacionales como Alejandro Silva, Cristian Gálvez, músicos bacanes de la escena nacional. Desde el tercer disco tuvimos nuestro primer invitado internacional, en el disco CrashBreaker” (2008), ahí trabajamos con un guitarrista que su nombre artístico es Metal Mike. Él es un guitarrista estadounidense que trabaja con artistas y esa fue nuestra primera experiencia con un músico invitado de afuera. Tuvimos también la oportunidad, ya en el “The End of Philoshophy” (2013), de invitar a John West, que es el excantante de Royal Hunt, quienes han girado con un montón de bandas y proyectos. También es vocalista de “Artension”. Él participó en un tema que se llama “Bringers of rain”, en el cual es un antagonista; entonces, Felipe Del Valle, que era nuestro cantante original, hacía dúo con él, tenían su pregunta y respuesta entre ellos. Esto fue tremenda experiencia para mí, porque yo siempre fui muy fan de la voz de John West desde chico; entonces, tener la oportunidad de poder trabajar con él… fue impagable.

¿Cómo sobrevive Delta en este nicho musical que está un poco apartado en una sociedad dominada por lo que está de moda?

Es raro cómo explicarlo. Nosotros tenemos que inyectarle lucas (dinero) a Delta para poder hacer las cosas. Todavía nosotros no podemos vivir de la banda, nos trae beneficios por otros lados, pensando en, obviamente, el placer que nos da hacer la música que nos gusta. Delta tiene la connotación de ser una banda de metal de personas que tocan bien, entonces podemos acceder a hacer clases. Delta tiene un peso que se valora dentro de la escena musical, dentro de la academia en general, pensando que quizás es música para músicos o de aspirantes a músicos o de melómanos. Siento que por ese lado, Delta se alimenta y nos llega una retroalimentación de carácter monetario por decirlo de alguna manera. Pero eso no es suficiente para mover el proyecto. Por ejemplo, Benja (Lechuga) está a full dedicado a su proyecto solista también, pero hace clases. Yo soy músico de sesión, trabajo con muchos artistas de otros estilos vinculados al rock, el pop o al jazz fusión. Hay que trabajar por fuera para poder alimentar Delta y la ayuda de la gente también es importante, por eso sale lo del crowdfunding y así entregar material de calidad.

¿Cómo ves que esta música sea más valorada por un pequeño grupo de personas, quienes sí saben de música, entiende lo que ve y escucha lo que ustedes hacen?

Bueno, eso puede tener muchos factores. Yo creo que el factor más importante es el tema cultural. Yo siento que Delta no es una banda que te suene familiar como al chileno promedio, es música de élite, lo querái o no (sic). El rock progresivo en Chile es música para gente que le gusta tocar un instrumento musical, que está investigando, que tiene una cercanía más profunda con la música, es como el jazz. El rock progresivo dentro del género sería quizás lo que es el jazz. Entonces, hay que estudiarlo un poquito para apreciarlo. No es como otras músicas en donde la gente puede ir más hacia la letra y se enamora de las canciones o que, quizás, simplemente quieren pasarlo bien. Esto es más como un ejercicio intelectual. El escuchar rock progresivo, en general, siento que te mueve neuronas y la gente tiene que dedicarle tiempo, como educar el oído desde la música clásica para adelante y eso es algo que no es una tendencia en nuestra cultura musical. Por eso, Delta es tan de nicho. Son otras culturas, se aprecian cosas diferentes.

¿Has mantenido contacto con algún productor importante del rubro musical?

Sí, con varios. Hemos trabajado con Fredrik Nordström, que es un productor sueco bacán. Con él mezclamos el disco “The End of Philoshophy” (2013) y ese disco quedó sonando muy bien. Debe ser el disco que mejor suena, tanto por el tipo de grabación que hicimos y por la posproducción, que estuvo a cargo de él en la mezcla junto a Jens Bogren, con quien seguimos trabajando hasta hoy.

Pasando a un tema un poco más global, Nicolás, ¿qué te parece el trato hacia el artista chileno a diferencia del que viene de otras tierras?

Eso siempre me va a parecer una mierda (sic); es difícil llegar a entender eso. Siento que son cosas que se dan acá en Chile. Por ejemplo, con Delta nosotros fuimos a tocar al Progressive Nation at Sea, un festival que se hace en Estados Unidos, en el que estás en un crucero por cuatro días y escuchas rock progresivo y eres feliz. Nosotros éramos de los más chicos, teníamos un escenario propio que era de bandas nuevas, aun así teníamos a una persona asignada para que nos diera nuestro horario y estuviera preocupado de nosotros. Teníamos las comodidades de cualquier banda, sin embargo obviamente el tamaño de nuestro escenario era más pequeño, pero nunca nos sentimos como “va a venir la escoria a esta cuestión, da lo mismo si tocai o no (sic)”. No. Jamás. En un momento, algo pasó, no me acuerdo exactamente qué, pero tuvimos la necesidad de mover el horario de nuestra presentación y fuimos a hablar con la producción, quienes nos dieron un nuevo horario, todo coordinado, diciéndonos que no nos preocupáramos. Entonces, siento que el productor chileno no tiene las pelotas para tratar a un artista internacional. Por ejemplo, a mí me ha tocado vivir (mismas situaciones) siendo testigo de cosas que ha hecho Morrissey… recuerdo que estaba trabajando para el Festival de Viña uno de los años anteriores y resulta que Morrissey es vegano, entonces que oliera a jamón en los camarines era un problema: “Yo no voy a tocar hasta que saquen todos los jamones de todos los camarines de la producción del Festival de Viña”, decía, “y no voy a tocar hasta que la animadora se saque ese vestido de plumas de no sé qué… “y no quiero que nadie ande en los pasillos cuando yo transite”. En vez meterle una parada de carros, ellos decían que sí. Los productores iban y sacaban todo de todos lados. He visto del Benja que ha ido como solista al Festival Euroblast dos o tres veces, es un festival que se hace en Alemania, ahí siempre lo he visto muy contento, porque lo tratan bien, entonces eso me hace pensar también que esto es una cuestión local.

¿Qué se viene en el futuro de Delta?

Ahora, pronto estaremos lanzando un nuevo single y seguiremos hasta lanzar el disco, pero tenemos que ponerle nombre. Ha costado. Además, debemos tratar de tocar afuera. Ahora el Benja está en California y estamos viendo la posibilidad de hacer cosas allá, así que estamos súper entusiasmado en seguir trabajando y, asimismo, estamos contentos con Paula, que es nuestra cantante actual, y la música nueva afortunadamente ha tenido buenas recepciones.

La Máquina Medio

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.