Entrevista| Hotel Luna: la banda que explora lo profundo de la mente humana

 Entrevista| Hotel Luna: la banda que explora lo profundo de la mente humana

Chile no es cuna habitual del rock más progresivo o experimental, mucho menos si hablamos de abordar temáticas alineadas con la ciencia ficción y la distopía. Pero ¿hay casos que se asemejen a esta premisa? Claro que sí: Los Jaivas en sus inicios experimentaron con ocarinas y sintetizadores al unísonos o, en algún momento, La Ley con sus Tejedores de ilusión.

Por ello es tan relevante brindarle espacio a agrupaciones, máxime independientes, con sangre criolla en una industria dominada por el trap, el synth pop y los ritmos tropicales. Y en esta ocasión, este artículo acerca a ese submundo del indie rock progresivo, y hasta con luces de onda disco, junto a Hotel Luna y sus Cuentos para no dormir.

Los chilenos se han encontrado desde 2019 promocionando su álbum “Cuentos para no dormir”, el cual con sus singles “Catarsis” (puedes leer más detalles acá) y “La Colonia”, contando con más de mil reproducciones hasta la fecha. El disco contiene tintes retros y un juego de sensaciones para quien escuche a Hotel Luna.

Hotel Luna está compuesta por Dante Andrade (guitarra y voz), Ricardo Andrade (sintetizadores y voz), Iván Escobar (bajo y voz), Diego Guidez (batería) e Ignacio Sánchez (guitarra), quienes hablaron con La Máquina sobre sus orígenes, su futuro, su mirada ante el estallido social y por qué el mundo de “San Junipero” debe ser parada segura para todos.

N.E.: Esta entrevista se realizó previo a la situación actual en Chile con respecto al coronavirus COVID-19.

Primero, cuéntennos, ¿cómo nace y por qué eligieron el nombre “Hotel Luna”?

Hotel Luna nace como la culminación de una serie de proyectos musicales inconclusos entre hermanos, amigos del barrio, compañeros de colegio y colegas de otros grupos. Desde chicos todos fuimos apasionados por la música, aunque con distintos gustos. Nos costó congeniar una idea musical concreta. Empezamos con influencias del Indie Rock con bandas como Arctic Monkeys y Franz Ferdinand. Así sacamos nuestro primer EP. Hoy te diría que nos definimos como una banda que toca Indie Rock Pop. También tratamos de rescatar la esencia de los 80’s en nuestras canciones y videos. Nos encantan The Cure, The Smiths, Virus, Soda Stereo. 

El nombre de la banda tiene más de una razón, pero todos coincidimos que fue con fines estéticos. Nuestras letras apuntan a explorar las mentes de las personas con algo nuevo, fuera de la Tierra. Es una metáfora. Queríamos que todo fuera bien galáctico. En nuestros trabajos visuales les damos tintes universales, abusamos un poco del morado y azul.

¿Cómo fueron sus primeros pasos?, ¿qué los inspiró para atreverse a incursionar en la música más electrónica e indie?

Por el hecho de ser una banda emergente cuesta, pero dado nuestro estilo musical siento que nos costó un poco más que el resto. Podríamos hacer música comercial aunque no de nuestro gusto para “pegar” en la radio, pero en la estructura de las canciones nos gusta que el final siempre sea “loco” y a todo volumen. Eso quizás no es muy popular con lo que a día de hoy se escucha. Pero aceptamos ese riesgo. Es fome como músico ponerse trabas. De todas maneras en algún momento nos tenemos que dejar llevar por lo que dice la gente. Nos ha ido bien.

Cuesta adentrarse en la industria de la música. Hay que profesionalizarse: subir las canciones a Spotify, diseñar nuestros propios portadas, generar contactos, redes interpersonales, etc. Se forman cargos dentro de la banda fuera de tocar, que finalmente es lo que menos hacemos en nuestro trabajo.

De todas maneras tuvimos mucha suerte al momento de adentrarnos al mundo de la música. Cuando grabamos nuestro primer sencillo nuestra productora nos ayudó mucho. Nos indicó el camino para surgir de a a poquito.

Para generar un proyecto las lucas es un problema. Pedimos un préstamo. Es lo que tenemos que hacer. Era elegir el proyecto o nada.

Hotel Luna en vivo.

Sus letras presentan algunos mensajes encriptados y subliminales, como San Junípero, ¿qué los lleva a entregar estos mensajes?, ¿es una especie de crítica?

Las canciones que creamos, por ejemplo en Cuentos para no dormir (2019), siguen una línea de crítica a la modernidad, particularmente a cómo se vive en Chile. Es una visión en torno al interior del ser humano. Tratamos de plasmar las consecuencias que tienen en un individuo las características de la estructura social. En particular a cómo te pega el capitalismo a nivel personal en lo psicológico. El álbum trata mucho de la mente humana: de ansiedad, depresión y trastornos de abandono. El disco se podría definir así. Se resume en la siguiente consigna: “no era depresión, era capitalismo”

Podríamos meter canciones de otros estilos, como de amor, pero este disco es más sobre existencialismo. Nuestra idea es que la gente pueda identificarse con ellas. Nos gusta la cultura pop de los 80s. Nos guía en la influencia estética de las portadas, presentaciones en vivo y videoclips. También nos gusta la crítica social inserto en la música latina. A nivel chileno nos inspiramos en Los Prisioneros y Los Bunkers.

Para San Junípero nos inspiramos en el capítulo de la serie de Netflix, Black Mirror.  La canción tiene que ver con la esperanza de un lugar mejor, donde no existe presión y está latente la opción de escapar de la triste realidad. San Junípero es ese lugar. Un cielo ateo…

Hablando sobre el contexto nacional, ¿en un futuro les gustaría intervenir con alguna producción ligada al estallido social?

Claramente es un cambio sociocultural de mentalidad. Todos nos cuestionamos más las cosas. Antes no nos importaba la política. Ahora sabemos que no podemos vivir sin ella. Hoy hay que estar todo el día pendientes de las noticias. Discriminando entre lo real y lo falso. El primer gran paso fue entender que la TV miente. Después del 18 de octubre todo quedó en evidencia. Ahora nos juntamos a conversar y hablamos de política.

Ya tenemos inventadas algunas canciones sobre el estallido. Hay una maqueta que solo queda materializarla. Tiene tintes en los 80’s y habla netamente del estallido. Está armada, solo le falta el nombre y grabarla. Uno no se puede quedar callado al respecto. Como músicos, queremos intervenir con arte. Así nos liberamos. Queremos ser parte de un momento histórico.

La cultura es fundamental para reflejar el descontento social. Hay gente que dice que los músicos que cantan sobre el estallido son populistas, pero esas voces pesan. Dicen lo que todos pensamos y son más escuchados. Los artistas tienen una tribuna. Se sienten parte del pueblo. Hasta Alberto Plaza tiene su tribuna, gente que lo escucha y peso en su voz. Así como Mon Laferte.

En la música el mensaje es generalmente aceptado. No es lo mismo una discusión sobre un tema que escucharlo en una canción. Genera consensos. Un cuadro de una pintura también. El arte expresa libremente lo que las masas quieren decir. La escena chilena vienen cantando hace mucho tiempo sobre las injusticias en contra del pueblo. Que el gobierno no sabía de nuestro malestar es una completa mentira. Sin ir más lejos las canciones de Violeta Parra son súper atingentes.

¿Cuáles son los futuros proyectos para Hotel Luna?, ¿hacia dónde quieren llegar?

Por ahora estamos enfocados en conseguir fechas para tocar. Estamos con muchísimas ganas. También queremos sacar nuevos temas y seguir sacando videos. Tenemos harto material. Este año se viene versátil: tocar en vivo, producir y crear más canciones.

Es complicado surgir cuando eres una banda emergente, solo nos queda aferrarnos a las oportunidades de la industria de la música. Con redponcho (su productora) hemos encontrado espacios para tocar. Nos consiguen fechas súper buenas. Tocamos en un bar de Viña del Mar el 17 de octubre del año pasado, justo antes de que decretaran estado de emergencia.

La experiencia fue bacán. La rabia de las canciones explotó. El sonido fue perfecto. Quedamos muy contentos con el sistema de sonido del bar.

 ¿Cuáles son sus sueños: algún festival, radicarse en otra nación…?

Más que nada la expansión musical. Más allá de la fama, me gustaría que escuchen nuestro trabajo. Tiene mucha dedicación, ganas, emoción.. Pero igual nos gustaría ser conocidos. El sueño del artista es mostrar su arte. Que el mensaje llegue. Me gustaría vivir de la música. Mantenerse en base a lo que realmente me gusta, lo que amamos. La música es lo menos rentable de la historia.

Rodrigo Valenzuela Carreño

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.