Entrevista| Cuáles i Quiénes, la banda sin estereotipos ni géneros

 Entrevista| Cuáles i Quiénes, la banda sin estereotipos ni géneros

Cúales i Quiénes es una agrupación oriunda de Temuco, novena región de Chile, que tuvo su génesis en 2016 y está compuesta por Marcelo Aguayo, Neil Valderrama, Maximiliano Moya y Felipe Contreras. Este particular grupo presenta un estilo fresco y muy agradable al momento de oír.

Maximiliano y Marcelo le brindaron un tiempo a La Máquina, teniendo la oportunidad de compartir un té con ellos y conocer cómo ha sido su corta pero exponencial carrera en Santiago.

Primero que todo, Cuales i quienes con I… ¿Por qué ese nombre?

Siempre que nos preguntan nos agrada, ya que la respuesta la vamos bordeando con el tiempo y con lo que vamos sintiendo en el momento. Sí podríamos decir que vamos buscando un tipo de juego algo surrealista, también queríamos un nombre neutro sin ninguna carga musical previa, por ejemplo, un grupo que se llame “Algo Azul”. Ese nombre al tiro te genera un concepto de que su banda va para ese color, en cambio “Cuales i Quienes” tiraba para algo más blanco y negro, que cada canción, cada disco y cada afiche pueda tener una identidad, una estética distinta. También nos gusta jugar un poco con los límites de lenguaje, hablar de poesía, contar historias en el límite de la marginalidad y el sentido lo fuimos dando de a poco.

¿Qué tal fue el cambio de venir a Santiago desde Temuco?

Cada uno de nosotros vino para estudiar, pero desertamos todos. Nadie terminó sus carreras y nadie las va a terminar. Nos quedamos acá armando el proyecto, ya que teníamos esto donde preferimos invertir tanto nuestro tiempo como recursos en esto, en hacer música y en componer. En hacer varias cosas que además están ligadas a la música, gestionarnos y todo eso, ya que como no tenemos sello estamos en una etapa proto-profesional aún. Lo bueno es que hemos ido haciendo eco y generando audiencia que es lo más importante. En Temuco por ejemplo, tuvimos un concierto que fue muy emocionante, porque la gente cantó las canciones y si bien antes teníamos una conexión con el público, aún nos sentíamos muy nuevitos y ahora sentimos que hay harta gente que nos está siguiendo, que está siguiendo lo que hacemos y también sentimos que con este disco que viene vamos a dar un paso más. 

¿Buscan establecerse dentro de la escena nacional?

Exactamente, aunque es super difuso todavía saber dónde estamos parados.

Entiendo que nadie les da las indicaciones sobre a donde ir, sobre todo aquí en Chile donde el ambiente (musical) es medio complicado.

Claro, nos catalogan como Indie y listo. Según ellos, porque somos independientes y “eso es independiente”. E igual el llamar a una banda “Indie” tiene sus implicancias.

Resultado de imagen para cuáles i quiénes

Lo que más se repite últimamente es que cualquier músico que no sea muy conocido se considera “indie” y se malentiende mucho eso. ¿Cómo se considerarían ustedes dejando de lado los géneros y las etiquetas que hay?

Primero que todo nos consideramos audiófilos, algo así como “magos del sonido”. Nos encanta la música, nos encanta el sonido y con Maxi es una de las cosas que nos unió más, ya que a pesar de que somos de Temuco, ambos nos conocimos y nos hicimos amigos acá, escuchando desde música clásica hasta rock progresivo o el folclor mismo, acompañado del jazz o música brasilera.

¿Consideran que eso falta hoy en la industria? Ya que todos se encierran en un sólo género.

Claro, cometen el error de buscar una identidad y se olvidan de la identidad propia que uno debe desarrollar.

¿Qué esperan con el nuevo trabajo que viene en camino?

La música la consideramos una expresión nuestra, que consolida algunos momentos de nuestra vida, así como algunas enseñanzas, pero también sensaciones que queremos entregar para que otra persona lo pueda recibir y compartir, que haya una retroalimentación. Así que no te podría dar algunas expectativas del tipo marketing, solo queremos ser nosotros, buscar un sonido ecléctico, tomar varias ramas, hartos sentidos y varios géneros para ello.

¿Se podría decir que ustedes viven la música y no buscan vivir de ella?

Nos identificamos con ella, con su inmenso mar de posibilidades, en nuestro contexto, en nuestra realidad o como nos relacionamos a la música que nos gusta también de Chile. Andamos bien dispuestos a buscar cada cosilla que nos gusta y a la vez incentivar a otros músicos a encender también esa chispa de explorar y disfrutar de su propia identidad, que no se engloben en un solo estilo, que nos miremos al espejo y digamos: ”somos músicos chilenos, ¿como queremos aportar?”. Y suponemos que desmarcándonos podemos llegar a ese mensaje, decirle a los cuequeros y hasta a los más puristas, musicalmente hablando, que estén al servicio de la música, que no emplecen la música al servicio de ellos y se adecuen a ese formato. Buscamos plantar una semilla que crezca gracias a más músicos que sirvan de puente entre estilos musicales y no se encasillen de tantos nombres que se les da.

¿Qué se siente que canten con ustedes mientras están en el escenario? Esto, sabiendo que llevan poco tiempo en carrera.

Es una retroalimentación energética cuática, donde uno llega a la autorealización de que está funcionando lo que hacemos. Es como una batería increíble sentir esa energía de parte del público, uno trabaja para eso y es una energía que se está compartiendo, se cierra el círculo y estamos todos cantando una canción, cada canción es una tesis que vamos defendiendo con música, con ideas, con conceptos y el trabajo que le dedicamos a cada una.

Entrando de lleno en la creatividad que caracteriza a la banda, ¿quién diseña las gráficas de sus trabajos?

El primer EP es una pintura de una bicicleta con una persona, la hizo un pintor contulmano, de Contulmo, un pueblo que queda en Arauco, entre Concepción y Temuco. Yo nací en Contulmo y los chicos conocieron la localidad cuando fuimos a tocar allá. El pintor hace unos años llevaba una colección de pinturas y cuando andábamos buscando portadas le preguntamos y nos dijo: “Pueden usar la que ustedes quieran”, el pintor es Diego Rosales. El del sencillo lo hizo Gerardo Cruces, un artista visual que hizo un collage con recortes de revistas. Nos juntamos con él, le mostramos el tema, se lo enviamos y le “vomitamos” todo lo que la canción significaba para nosotros, entonces plasmó toda esa energía en la obra, nosotros escogimos al niño que aparece en portada. Ya que las portadas invitan a escuchar un tema, tuvimos una pintura en óleo, luego un collage y buscamos algo más, no sentimos que sea momento de repetir un estilo visual por el momento.

¿Algún mensaje que tengan para nuestros lectores?

Escuchen música sin audífonos, dentro de su mente. Que lean, que amen y que hagan todas las cosas por gusto, no por una imposición. Siempre cuesta pero que hagan las cosas porque aman hacerlas y se busquen a sí mismos, pierdan los prejuicios.

Felipe Gutiérrez

Alcohólico, hechicero, supervillano.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.