Cancamusa y el viaje de su Pop Cinemático: “Tenía muchas ganas de atreverme a lanzar mi proyecto solista”

 Cancamusa y el viaje de su Pop Cinemático: “Tenía muchas ganas de atreverme a lanzar mi proyecto solista”

Cuando eres músico/a “de sesión” para otros cantantes o bandas, por supuesto, tendrás la posibilidad de desarrollar tu arte, hacer carrera o picar de flor en flor según sea la oportunidad que se te ponga en frente. Si pasas a ser miembro permanente o recibes la invitación para sumarte a una gira completa, la experiencia crece, el clima de equipo se afiata y llega el momento de tomar decisiones importantes. ¿Dejar otros proyectos? ¿Viajar de manera permanente? ¿Dejar tu país? ¿Todas juntas? Esas fueron preguntas que tuvo en su mente la reconocida música y cantante chilena Cancamusa.

Ahora, ganar notoriedad desde ese rol, parece una tarea aún más grande. Todo eso y más logró Natalia Pérez, conocida bajo su pseudónimo artístico “Cancamusa”. La talentosa multi instrumentalista que pusiera sus manos y talento a disposición de grandes como Javiera Mena, Joe Vasconcellos o Mon Laferte, es ahora una exponente artística también y crece a pasos acelerados en una industria pop que ha sabido sacarle más lustre en el extranjero que en Chile, como tantas veces ha ocurrido con nuestras gemas de oro.

Natalia (30) fue previamente vocalista de la banda chilena Amanitas, compuesta por un puñado de mujeres talentosas que se abrieron un espacio en la escena independiente chilena, logrando sonidos cautivantes y melodías transgresoras. Tras varios años de exponer una cuota importante de fusiones experimentales en diversos escenarios nacionales e internacionales –pasando incluso por China-, es que la banda queda en un suspenso animado por la invitación a la vocalista/baterista a ser parte de la banda de Mon Laferte, a propósito de la exitosa gira “Norma”. Y es en este camino exploratorio, entre giras, autobuses, aeropuertos y tiempos vacíos y libres para la escritura y la creatividad, que Natti da vida a Cancamusa.

En la actualidad, Natalia vive en México, país que le ha abierto las puertas como habitante y artista, potenciando las oportunidades de desarrollar una carrera, hacer colaboraciones, shows en vivo y despegar de manera definitiva.

Hace poco, además, Cancamusa liberó su larga duración “Cisne – Lado Negro” – que se complementará con su mellizo “Cisne – Lado Rojo”, a modo de entrega completa de los singles que ella ya venía mostrando y presentando desde hacía tiempo, más la adición de temas inéditos. El material tuvo aceptación inmediata por parte de los seguidores, a quienes ella se mantiene fiel y leal. Aquello unido a una colaboración con Vanessa Zamora, para el remix de Venus.

De ello y más habló Cancamusa con La Máquina, contando detalles sobre sus proyectos, la vida en México, la crisis social actual y con quienes sueña colaborar.

https://www.instagram.com/p/CEDfOkhDqOr/

N.E.: Esta entrevista se realizó de manera remota, debido a las precauciones dictadas para evitar la propagación del coronavirus covid-19.

Es evidente preguntarte en primer lugar, ¿cómo has estado viviendo la pandemia que nos afecta en la actualidad?

Estos días he estado tranquila dentro de lo difícil que ha sido estar lejos de mi familia en esta situación. Es algo nuevo lo que estamos viviendo, es historia. Esto me remueve mucho. Es un momento de reflexión y de cuestionarnos todo, nuestra velocidad de vivir, de producir, de consumir. Al menos eso ha sido para mí estas semanas en cuarentena. Hace un tiempo estoy con la necesidad de responder a cómo puedo mejorar mi forma de vivir en todos los sentidos, hoy las respuestas son evidentes. Personalmente he estado escribiendo, haciendo canciones, dibujando e investigando sobre antiguas culturas sudamericanas, ahí encuentro muchas respuestas. Otros días he visto pelis, conciertos, documentales y he descansado muchísimo.

¿De dónde proviene tu pseudónimo “Cancamusa”?

Al principio, cuando comencé este proyecto, hacía cosas artísticas y las subía a internet, pero no me atrevía a ocupar mi nombre y justo estaba escribiendo una canción para mi antigua banda (Tetricancamusa). Me gustó mucho la mitad de la palabra que era Cancamusa y quise justo ocupar esa palabra para subir música o vídeos. Luego decidí ocuparla para mi proyecto porque quería que tuviera un nombre que sonara fonéticamente mágico o distinto.

¿Cuál es tu percepción de los hechos acontecidos en Chile, que se vienen desarrollando desde el estallido social que parte en octubre de 2019, hasta una pandemia que irrumpe de manera sorpresiva -y que además te tocó vivenciar en un país distinto-, en términos del descontento y crisis social?

El estallido social en Chile es producto de una crisis que viene hace mucho tiempo. Soy del sur de Chile y he vivido en carne propia lo difícil que resulta estudiar una carrera universitaria, la gran desigualdad, la centralización de los recursos, salud, etc. Fue muy difícil estar lejos en octubre y ver desde este lado del mundo lo que pasaba en mi país, ver la injusticia, el abuso de poder y ver hasta el día de hoy cómo se ignoran las demandas. Fue muy triste hablar con mi familia y amigos y sentir que estaban sufriendo. Durante esos meses nos acompañamos mucho con mis amigos músicos que viven en CMDX.

Cancamusa agrega: “Con respecto a la crisis global pienso que ha agudizado todos los problemas de Latinoamérica y eso es algo que me tiene muy preocupada, aún no dimensionamos el impacto en los países más desiguales del mundo. Lo positivo es que nos estamos uniendo en todas las áreas y aprendiendo a vivir en comunidad, algo que se había perdido en las grandes ciudades”.

Tu talento es innegable, cantas, compones, tocas batería y varios otros instrumentos. Además de tus estudios en música, ¿de dónde vino tu amor por este arte y a qué edad te inclinaste por seguir este camino?

Desde niña supe que la creación me apasionaba mucho y pasaba todo el tiempo inventando melodías e imaginando. Comienzo con la creación porque es lo que más amo de ser música. La libertad del ser artista se llama creación, y en el momento de ver qué pasaba horas grabando ideas melódicas, percutiendo ritmos con la boca e inventando letras, supe que quería dedicarme a la música. Yo hago música y escribo canciones desde los 16 años. A los 7 años me senté en una batería y me encantó, eso se sumó a que estudié en un colegio artístico en el sur de Chile y me ayudó mucho a desarrollar mi lado musical. Sumado a todo esto vengo de una familia muy artística. Mi abuelo era músico, mi abuela borda y mi mamá es diseñadora y profe de artes.

Dejaste tu vida en Chile y con ello también a tu exbanda “Amanitas”, para ir a vivir a México como parte de la banda de Mon Laferte, sin embargo comenzaste a desarrollar una carrera propia con creciente éxito. ¿Qué puertas se abrieron para ti en este nuevo país?

Siento que ya era tiempo de escuchar mi música y hacerla realidad. He pasado mucho tiempo trabajando en otros proyectos y tenía muchas ganas de atreverme a lanzar mi proyecto solista. Aún no he tenido la oportunidad de comenzar con conciertos y es algo que tengo en deuda. Es la experiencia más importante para un músico y su público. Sin embargo, pienso que las puertas que se me abrieron como solista se relacionan principalmente al inicio de mi carrera, al hecho de que ya no solo soy una baterista, la gente me está descubriendo como cantante y compositora.

Como baterista de Mon Laferte indudablemente mi vida profesional maduró y echó raíces, conocí muchos países y toqué en importantes escenarios, además de tener contratos con marcas muy importantes.

¿Qué es lo que falta en Chile que tantos artistas tienen que emigrar para buscar un futuro en las artes?

Siento que faltan espacios, educación y cultura. La desigualdad es muy grande. Chile es un país que se caracteriza por tener músicos y artistas increíbles, siempre me lo dicen aquí en México. Sin embargo, falta más apoyo, más recursos y que nos demos vuelta a mirar lo creativamente distinto. Falta valorar y atesorar nuestra cultura y todas sus formas de expresión. Pero pienso que estamos en proceso de reconstrucción de la cultura de nuestro país. La música y arte que se está viviendo y que se vendrá en los próximos años con la llegada de muchos inmigrantes será maravillosa y con colores nuevos.

¿Te costó dar el paso para lanzarte como artista solista?

¡Sí! Lo decidí cuando me vine a vivir a México. El año pasado comencé a trabajar en mi proyecto como solista y a concretar la primera parte de mi álbum debut. Así nace “Cisne Lado Negro”. Un disco que hicimos el año pasado a distancia junto a mi productor y que prácticamente reúne canciones que lancé mientras estaba de gira con Mon Laferte en distintos países. Todo esto significó para mí mucho trabajo porque prácticamente el 2019 no descansé, pero antes de venirme México me hice la promesa de no postergar nunca más mi carrera.

Hay canciones que escribí en aeropuertos, en hoteles y en aviones. Muchas veces llegué a hacer o terminar canciones después de algún concierto junto a Mon. Hay mezclas que revisábamos en días libres de mis giras junto a mi productor, fue una experiencia única que disfruté mucho. Hay canciones que trabajamos que decidí dejar para más adelante, ya que sentí que el año pasado fue un año de cambio y transición en el que comencé a sanar muchas cosas personales.

Provienes de una escena nacional bien under y como solista lograste alcanzar un sonido único, fresco y distinto. ¿De dónde provino esa inspiración? ¿Tienes algunas bandas de referencia?

He escuchado mucha música y de todo tipo. Siento que la música de Cancamusa tiene un carácter muy genuino. Cuando comenzamos a trabajar con mi productor, hace un tiempo atrás compartimos sonoridades. Soy baterista y tengo una fijación por los beats noventeros, el trip hop, el groove y el feel del hip-hop. Y por otro lado, me gusta el impresionismo y esa sensación etérea y mágica de ciertos sonidos. Me apasiona mucho el diseño sonoro y eso es algo en común que tenemos con Sinclavi (productor). Nos gusta mucho la música de cine, por eso a mi música la autodenomino como “Pop Cinemático”, Tiene elementos musicales del dream pop, del trip hop, bases noventeras, guitarras eléctricas muy ambientales y algunas distorsionadas. Esto es algo que he analizado después del resultado, no fue algo que pensé.

“Algunos referentes son la experimentación de Bjork, el sonido de Tame Impala, el minimalismo de Satie, los viajes de cuerdas de Debussi, y muchas música de distintos lados del mundo que colecciono en mi celu”, concluye Cancamusa.

https://www.instagram.com/p/B-Pqk_eDsaK/?utm_source=ig_web_copy_link

Has estado de gira por varios países, tanto desde tu rol como baterista con otros artistas como con tu banda anterior, recorriendo Latinoamérica, Europa y Norteamérica principalmente. ¿A dónde te gustaría llegar con tu música?

¡Quiero llegar a todo el mundo!, me encanta viajar y conocer a otras culturas.

¿Algún show en particular que recuerdes con cariño?

He tenido muchos momentos felices como música, desde niña, estuve en un colegio artístico y tuve la oportunidad de empezar a tocar desde adolescente la batería y salir de gira.

Tuve muchos momentos felices junto a mi banda, Amanitas, siempre recordaré nuestra primera gira en China (2017), luego España y México. En Chile tuvimos muchos conciertos especiales y autogestionados. Con Javi Mena recuerdo con mucho cariño una gira por USA y España. Desde 2019 cada concierto junto a Mon Laferte ha sido especial. Y personalmente, mi primer concierto como Cancamusa en el Festival Catrina quedará en mi corazón para siempre. Fue muy especial verme sin la batería, cantando adelante, no sabía cómo me iba a mover, y sentí que fue algo muy natural y me gustó muchísimo, aunque en el futuro espero ser una baterista cantante quise experimentar eso. He tenido muchos conciertos especiales, desde los más íntimos hasta los más masivos.

Durante el primer trimestre de este año libertaste “Cisne -Lado Negro”, la primera parte de tu álbum completo, con canciones bien personales y un poco oscuras. ¿Qué podemos esperar de “Cisne – Lado Rojo”? ¿Por qué elegiste ese nombre?

Sí, “Cisne Lado Negro” representa un disco de cambios, de mucho movimiento, de giras y de una nueva vida. Es un disco oscuro porque quise plasmar algunas historias de mi pasado y mi niñez, pero aun así, tiene una fuerza resiliente. Por otra parte, Cisne Lado Rojo habla mucho más de mi presente y aunque está en proceso de producción es un disco que ya se escucha más maduro por el hecho de simplemente estar en trabajándolo. No hay giras ni aeropuertos y aunque estamos en medio de una crisis mundial histórica ha sido bonito encontrarme en la quietud y soledad junto a mis canciones.

“La palabra Cisne me encanta, la sentí cuando estaba componiendo un día en la playa. Me gusta porque en Valdivia, mi ciudad natal hay Cisnes de cuello negro. Y por otra parte me encanta una leyenda antigua sobre ellos, que cuenta que antes de morir cantan. Para mi Cisne es el inicio de una nueva etapa”, afirma Cancamusa.

Eres muy cercana a tu público, desde la promoción de tus primeros singles hasta la actualidad, ganaste una audiencia propia que siempre te reconoce con cariño. ¿Cómo desarrollaste ese vínculo con tus seguidores?

Creo que mis seguidores son lo más importante, siempre trato de tener acercamiento con ellos. Me impresiona el ver cómo comparten mi música y saber que conectamos. Pienso que ese vínculo lo desarrollé por el simple hecho de disfrutar mucho el amor y el cariño de las personas, además de entender la importancia de ellos en las música que hago.

¿Qué te gusta de México y qué extrañas de Chile?

Me encanta México, su gente y el amor por su cultura. Me siento muy cercana a este país porque a mis abuelos les encanta la música mexicana y las calles además mantienen una esencia de pueblo. Extraño de Chile el sur, mi casa, mi familia, mis amigos y amigas. 

¿Cómo es un día común en la vida de Natalia Pérez?

Un día común conmigo significa mucha conversa, amor, comida, imaginación y creación.

¿Qué hobbies tienes?

En estos días que he estado encerrada en casa, he estado tocando un instrumento nuevo que se llama cuatro, con el que quiero conectar cada una de mis canciones; y ha sido como una nueva extensión. Acompañarme con ese instrumento me ha regalado una seguridad muy especial y he encontrado mi identidad como cantautora. Ha sido muy bonito en esta cuarentena reencontrarme con ese lado de mí.

¿Con qué músicos, cantantes o artistas le gustaría colaborar a Cancamusa?

Me encantaría hacer una colaboración con Kevin Parker y Thom Yorke. Volviendo a Latinoamérica, quiero sí o sí hacer en algún momento colaboraciones con las dos artistas con las que he tocado: Mon Laferte y Javiera Mena.

¿Cuáles son tus planes para cuando termine la pandemia y el confinamiento?

Me encantaría poder girar, tener mi equipo y poder llevar mi música a muchos lugares, eso me llena de ilusión.

Revisa nuestra conversación con Cancamusa en un Instagram Live en nuestra sesión “La Máquina En Vivo”:

https://www.instagram.com/tv/CE79gRdJD_w/?hl=es-la

Mónica C. Bórquez

Fan absoluta de la música, los libros y las películas de terror. Adicta al metal y la Coca-Cola. Cuando no veo tutoriales de cocina, estoy comiendo, escribiendo por hobbie o viendo Harry Potter. Tengo un TOC con la ortografía.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.