La Estantería | Black Widow: espía contra espía

 La Estantería | Black Widow: espía contra espía

Encontrar y saber qué cómic leer es complejo, teniendo una variedad tan amplia en “el mercado” puede dificultar aún más, sobre todo con ya más de diez años de adaptaciones cinematográficas que se entregan al mal entendimiento de que “los que se parecen a las películas” son los mejores y a pesar de que esto no siempre es un pensamiento equivocado, algunos terminan creyendo que “Civil War” es la segunda venida de cristo y que Zack Snyder solo hace cine para “mentes grandes”. Dentro de todas estas categorías cae la querida por muchos Black Widow.

Uno de los más grandes aciertos que logró Disney/Marvel fue escoger a ciertos actores, en este caso actrices, para interpretar los papeles de los héroes, heroínas y villanos. Es por eso que el desplante de Scarlett Johansson como Natasha Romanoff, alias Black Widow, la espía internacional cría del Red Room que defectó a los Estados Unidos, mantuvo la sensualidad, el espionaje y el carácter de la pelirroja favorita de los servicios de inteligencia y bueno, el público.

La ya confirmada y postergada cinta individual de este personaje, bajo el nombre de “Black Widow”, cuyo estreno estaría -nada confirmado aún- planeado vía streaming en Disney Plus, cuenta con personajes protagónicos a dos Black Widow, la ya reconocida Natasha Romanova y una que luchará por el título que asegura merece, debido a que no es una traidora, Yelena Belova, interpretada por Florence Pugh. Pues este par protagoniza la historia en tres partes que se publicó en 1999 de parte del sello “Marvel Knights”, escrita por Devin Grayson, llamada “Black Widow: The Itsy Bitsy Spider”.

Esta historia de espías cuenta la llegada de Nat a un país arábico, que entra en conflicto debido a la aparición de un gas mortal que cae en manos del hombre equivocado. De camino a su misión, la Viuda se percata de que está siendo perseguida y al preparar su red, logra atrapar a una joven, menos experimentada, pero igual de mortífera mujer, que también se hace llamar “Black Widow”.

A grandes rasgos, esta corta pero intensa historia tiene tantos trajes de cuero, explosiones y peleas frenéticas como cualquier otra historia de espionaje. Pero la manera en la que se ejecuta evita que esta caiga en clichés aburridos que le quiten el peso a la historia, porque lo que promete es una historia de espía contra espía y sabe entregarla bien.

Si hay algo que logra reconocer Nat, son los ecos del pasado y del Red Room soviético, lugar que vio nacer a ambas Black Widow e incluso a Winter Soldier. Este lugar “emblemático” de la historia de Marvel nos sirve para entender un poco el enigmático pasado de los personajes mencionados, demostrando que se puede salir del Red Room, pero que este no sale de ti.

Las ilustraciones de J.G Jones saben graficar la acción e intensidad de la historia, dándole ese toque “cinematográfico” que hasta en ocasiones nos recuerda a historias de género relacionado al espionaje, como la saga de James Bond y hasta Metal Gear Solid 3: Snake Eater.

Tomando estos tres números como antesala para el inminente estreno de la película “en solitario” de la Viuda Negra, solo nos queda esperar que la directora Cate Shortland sepa plasmar la intensidad de una historia como esta en la gran pantalla, dejándonos expectantes al estreno que no solo incluye a ambas Black Widow, sino que también introduce a personajes como el Red Guardian e incluso el peligroso Taskmaster, personajes de los que vamos a hablar en un futuro.

Felipe Gutiérrez

Alcohólico, hechicero, supervillano.

Post Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.