Era la década del 2000 y el mercado cinematográfico mundial comenzaba un ascenso tremendo cuando de superhéroes se trataba. En 2002, el director Sam Raimi le entregó al mundo la primera parte de la trilogía de Spider-Man; habíamos visto ya a más de un Superman o Batman y acá en Chile también se quería un superhéroe. Pero la falta de recursos, de esas tomas sorprendentes y de esos efectos especiales provocaba que un superhéroe chileno estuviese lejos de vez la luz. Sin embargo, un director aprovechó estas carencias y las convirtió en una fortaleza: de la mente de Ernesto Díaz nació «Mirageman» (2008), una película considerada ya dentro del culto del cine chileno, que nos recuerda que todos tenemos un héroe dentro.

Tras más de diez años en ausencia, Mirageman volvió, pero como un cómic. Guido «Kid» Salinas en los lápices, Sebastián Castro como guionista y Hernán Cabrera en los colores, convirtieron este culto detrás de Mirageman en un cómic, dividido en tres historias, que en un formato muy de comic book «antiguo» nos muestran historias muy a la chilena, donde Maco Gutiérrez reparte justicia a puños y patadas.

Algo que se agradece a este cómic, es su capacidad de mantener los «pies en la tierra», tomando como protagonista al centro de Santiago en dos de sus tres historias. Una pelea en altura en los ya casi extintos Juegos Diana, un completo en Plaza de Armas, una persecución a alta velocidad en una micro amarilla, escenarios emblemáticos de la cultura chilena, que nos recuerdan lo común de nuestro personaje y donde se desenvuelve.

Si hay algo que es constante durante este breve cómic, es el cómo Mirageman es tratado como un héroe por varias personas, pero Maco, manteniendo su simpleza, les recuerda que muchos son héroes sin saberlo. Bomberos, personas que buscan ayudar sin algo a cambio, ciudadanos comunes que se atreven a enfrentar la adversidad y que se convierten en héroes, porque esta historia eso es lo que busca recordarnos, hay un héroe dentro de todos nosotros, esperando salir.

El cómic de Mirageman se encuentra disponible para su compra aquí. Al igual que gran parte del trabajo de Salinas y Castro se puede encontrar en sus redes sociales. @guidokidsalinas y @xebatrocas respectivamente.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here