Lo que sería una entrevista sobre su debut en Hollywood terminó siendo una conversación espontánea. «Espérame, creo que mi perro se hizo pipí en la alfombra», me dijo antes de iniciar nuestra conversación. Casual, divertida y carismática, así es la actriz chilena Fernanda Urrejola. Actualmente reside en California, Estados Unidos, y pronto estrenará la película que la unió con el mítico actor y director Clint Eastwood, quien además de dirigir, también produce y actúa en su próximo estreno «Cry Macho».

A pesar de las críticas, la cinta será estrenada tanto en salas de cine, como en la plataforma streaming de HBO Max. Las grabaciones finalizaron hace ya un mes luego de ser iniciadas en noviembre de 2020: un año caótico y de incertidumbres, el cual Fernanda logró transformarlo en algo especial.

Es en ese contexto que Fernanda Urrejola habló en exclusiva con La Máquina sobre su rol en «Cry Macho», su vida en pandemia, la apertura de su carrera con su participación en la serie «Narcos» y su relación profesional con el actor y director Clint Eastwood, siendo uno de los pasos más importantes para la artista nacional.

¿Cómo fue vivir esta nueva experiencia, pero además hacerlo en el contexto de la pandemia?

Fue muy nuevo todo y muy loco, porque a mí me gusta mucho conectar con la gente, verlas, conversar, estar. Una de las cosas que más me gusta de mi trabajo es la instancia de que se generan familias, porque cada vez que uno entra en un nuevo proyecto, el equipo entero se afiata y termina siendo una mini familia trabajando juntos por un bien mayor.

En este caso no había instancia de eso, era muy difícil. Si me llegase a encontrar en la calle con alguien del equipo no los reconocería, porque los vi con mascarilla todo el tiempo. Teníamos que respetar el distanciamiento social, ponernos un protector facial y las mascarillas, pero ya después con el maquillaje era muy difícil estar con ella.

Además, estábamos todos con PCR negativo, nos hacían test todos los días, entonces también un poquito de relax; había que seguir el protocolo, pero ya en un momento era como, pucha, estoy lista para entrar al set, estoy maquillada, estoy arreglada, mi pelo era, además, súper voluminoso, entonces ponerme la mascarilla era atentar contra el trabajo de otro también. Había que ser flexible, pero en realidad a la que la dejaban ser flexible era a mí y los demás estaban todos full mascarilla. Yo y Clint andábamos así.

¿Cómo fue la relación con Clint Eastwood? Porque, claro, él es el director, produce, pero también comparte el elenco contigo. ¿Hubo buena comunicación entre ustedes?

Muy buena, yo estaba gratamente sorprendida. Fui muy feliz la verdad en el proyecto, en el proceso. Fue todo súper rápido igual para mí. Mi participación es importante, pero no es grande, no es larga, entonces se me hizo muy corto y me quedé con gusto a poco, quería más.

Él desde el primer minuto fue un amor conmigo y me sentí súper cómoda. Es viejito, entonces igual tenías que hablarle de cerca cosas que no sé si no me escuchaba o no me entendía, pero en general todo increíble. Es realmente impactante un señor de 90 años con esa energía y con esa cabeza, porque tiene una mente capaz de producir, dirigir y actuar en una película. Se le caía algo y no dejaba que nadie se agachara a recogerlo. Lo hacía él mismo.

«Es un viejo increíble. Me da hasta cosa decirle viejo, pero bueno… Señor (se ríe). Es un hombre maravilloso, ahí tu te das cuenta, cuando estás con ese tipo de personas y ver su calidad humana, que en realidad si es que erí bacán, erí bacán en todos los sentidos, erí bacán como persona, como profesional, pero sobre todo como ser humano, y eso es maravilloso, no pasa siempre en esta industria. Los egos además son tan gigantescos. Podría haberme encontrado con un divo, o sea es una leyenda de Hollywood, entonces fue muy grato darme cuenta que, claro, las personas increíbles son increíbles en todos los sentidos. He tenido malas experiencias y esta fue por lejos la mejor«, agregó Fernanda Urrejola. 

Resultado de imagen para fernanda urrejola
Fernanda Urrejola.

*

Al igual que cientos de otras actrices, Fernanda Urrejola audicionó para conseguir su papel en el filme «Cry Macho». Contó que la industria en Estados Unidos funciona de manera jerárquica y que, dependiendo del equipo de trabajo que tengas, dependerá de igual forma el acceso a proyectos.

«Yo con el equipo que hoy día tengo, aunque son buenos y todo, y hacen lo mejor que pueden, te aseguro que ni siquiera me llegan ciertos proyectos para poder audicionar. Se van filtrando, me van llegando dependiendo la agencia, todo es jerárquico. Hay agencias tipo A, tipo B, tipo C; a las A le llegan los mejores proyectos, y ahí empiezan a bajar hasta ya los que son independientes que, en realidad, no puedes ser independiente aquí. Necesitas tu equipo«, aseguró la actriz chilena.

¿Crees que tu participación en «Narcos», que también fue muy exitosa, hace que tu rostro sea más reconocido dentro de la industria estadounidense?

Mira curiosamente mi rostro yo creo que no, porque nadie me reconoce de «Narcos«, yo tengo que decirle a la gente como «yo actué en Narcos», me dicen: «¿en serio?, ¡yo la ví!» Y yo como: «soy la mujer de Diego Luna en el show»… «¡Aaaaaah, verdad!», me dicen.

Dos veces me ha pasado, aparte de chilenos que están aquí, que mexicanos o algún gringo me dice: «You are in Narcos» (tú estás en Narcos). De todas formas, por supuesto que eso sí me abrió puertas. De hecho, con «Narcos» yo cambié mi equipo y ya tengo acceso a más proyectos.

Sí creo que «Narcos» es una serie mundialmente reconocida, y eso que ya esté en mi currículum, me abre puertas, me da un respaldo. Si ya una producción como esa creyó en mí, es más fácil que crean en ti.

*

Le pregunté a Fernanda Urrejola si acaso tenía algún secreto o tip a la hora de aprenderse un guion y audicionar para los castings. Me aseguró que para esta ocasión solo tuvo dos días para preparar todo, pues se iba de vacaciones.

«Yo tengo una forma que ojalá todos los actores la supieran, porque realmente es la mejor forma de aprenderse un guion y es muy rápido. Primero lees tus líneas una vez en voz alta, la sueltas, la improvisas, después la vuelves a leer en voz alta, la sueltas, la improvisas, y a la tercera vez ya te la aprendiste. Cuando es en inglés me demoro más, pero en español es automático», contó la actriz a modo de enseñanza.

Respecto a su experiencia para preparar la audición contó: «Me aprendí los textos y empecé a ensayar yo solita y después tuve la suerte que, el día que decidí grabar, la (actriz nacional) Leo Varela también necesitaba hacer una audición, entonces yo la ayudé a ella y después ella me ayudó a mí. Y fue genial. Además, tuve que grabar la audición desde mi casa. En contextos normales te toca ir y ahí tienes cinco minutos para hacer tu actuación y partir».

Con tono de salvación, Fernanda Urrejola expresó que, de cierta manera, le agradecía al Covid, pues la audición fue por video y no presencial, pues de haber sido de este último modo, confesó: «si hubiese estado ahí, por primera vez haciendo la escena, con dos días de preparación y Clint sentado al frente, me habría dado terror».

¿Sientes que alcanzaste un punto en tu carrera, de lograr algo que quizás anhelabas o creías imposible cuando iniciaste tu carrera de actriz?

Sí, totalmente. Las primeras veces que pensé en ser actriz fue viendo «Lo que el Viento se Llevó», siempre pensé en Hollywood, la primera vez que pensé que me gustaría ser actriz, era una actriz de Hollywood. De hecho, para mí fue una sorpresa hacer teleseries, no porque no me gustaban, sino porque no veía teleseries, no tenía tiempo. Igual tenía mis actores favoritos chilenos, me gustaba mucho la Aline Kuppenheim, pero nunca seguí una teleserie completa, entonces para mí fue sorpresa entrar a la tele. Después, cuando decidí venirme para acá, se me hizo una cuesta arriba impresionante, veía todo muy lejos y era subir una gran montaña. Terminar el año de pandemia mundial cumpliendo un sueño, realmente fue un regalo gigantesco, me siento muy agradecida y claro, ahora puedo decir que cumplí mi sueño de infancia.

No es que haya hecho de la Mujer Maravilla y que, de ahora en adelante, mi nombre va a ser conocido y voy a estar en un lugar en el que nadie me pueda sacar. No, este es un trabajo más, probablemente me va a abrir puertas, pero todavía queda mucho trabajo por seguir haciendo. Si es que quiero seguir aquí.

*

En el filme «Cry Macho», la actriz interpreta a una madre que abusa del alcohol y las drogas, ahí la trama se desenvuelve y se convierte en el motivo por el cual el personaje de Eastwood va por su hijo para llevarlo con su padre.

¿Tuviste alguna dificultad para meterte en el papel de esta mujer desde lo emocional o corporal? ¿Hay algo que te haya desafiado?

Es una realidad totalmente distinta, una oportunidad también para mí de enfrentar los abusos desde otro lugar. Me creé la historia de este personaje, de su pasado. Yo creo que una persona con ese daño, que hace ese daño a un niño, sin duda, no conoció otra realidad.

Me cuesta creer en las personas malvadas porque sí nomás, creo que somos todos como moldecitos y nos moldeamos según lo que tenemos a nuestro alrededor y nuestras circunstancias, pero todos podríamos ser asesinos y todos podríamos ser violadores y todos podríamos ser Gandhi o un premio Nobel de la Paz, un santo. Creo que hay mucho de voluntad, pero también en esos primeros años de infancia, se arma toda nuestra personalidad.

No creo que ella sea una persona malvada, simplemente que muy dañada, y tampoco creo que ella piense que es una mala madre, entonces ahí hay todo un tema, porque si le dicen que se van a llevar al hijo, hay contradicción dentro de ella, no es que odie a su hijo, pero no sabe ser de otra manera y su abuso con la droga y el alcohol tiene más que ver con no sentir ese gran dolor que tiene adentro.

Fue complejo entender su psicología y desde lo corporal mover ese cuerpo que no se deja caer, que ya sabe estar en ese estado. Tendremos que ver la película para ver si realmente logré todas las cositas que me propuse hacer, pero claro, fue un desafío porque habían muchas capas a las que yo recurrí y espero que se traduzca después.

— A Clint Eastwood se le recrimina mucho que en sus películas refuerza muchos prejuicios machistas. ¿En esta película se sigue reproduciendo lo mismo o hay un cambio? ¿Hay un paradigma patriarcal dentro de esta ficción?

Mira, es súper compleja tu pregunta desde varios lugares, porque de partida es basado en una novela, escrita hace muchos años, entonces sí, tiene toda la base patriarcal. Clint Eastwood es un hombre de 90 años, es republicano además. Es un hombre de otra época, no sé si él ha hecho una vuelta en su cabeza sobre el tema.

Hay dos personajes femeninos en toda la película, uno es el mío y el otro es una mujer adorable, sin embargo, los dos son personajes fuertes, pero son personajes desde una mirada súper masculina también.

No creo que caiga para el otro lado, no creo que caiga a ser una película machista, pero sin duda está bajo la lupa del patriarcado, bajo el lente patriarcal, y sin duda no es una película que pretende contar otro cuento, ni pretende poner un foco en eso, creo que es una película protagonizada por un hombre blanco,y es una visión de un hombre blanco que la escribe también.

Y tú te sentiste cómoda interpretando el papel del que fuiste parte

Yo me sentí cómoda. Claro, si ahora me pongo súper piki puedo empezar a encontrarle todos los peros a que sea latina, la visión que se tiene de esta mujer, de esta madre, de la sociedad mexicana. Podemos empezar a hacer una lista de un montón de cosas que yo sería súper crítica, pero que no lo quise hacer tampoco porque estaba muy feliz con la experiencia y con la oportunidad de trabajar en un proyecto así, pero claro, hoy en día estamos súper conscientes de todas esas cositas, por eso también estoy escribiendo y haciendo cosas desde mi voz para poder apuntar a esos detalles.

Fernanda Urrejola lleva cuatro años viviendo en el extranjero. Toda su experiencia se ha transformado en una escuela para ella. Con sinceridad contó que ser resiliente «no es de un día para otro; un día crees que estás súper bien y al día siguiente pasa algo que te desestabiliza y no tienes tu zona de confort, no tienes tu red de apoyo».

La actriz agregó que «es una constante, pero como actores es algo que siempre estamos enfrentando. Enfrentarse a la crítica, al rechazo, a las opiniones externas te da resiliencia, sin duda, pero también te arma un escudo de separar las cosas y no tomárselo todo tan personal«.

*

El 2021 empezó con buenas noticias para la actriz y parece que seguirá siendo así. Me adelantó que en poco tiempo más, Netflix estrenará una película que ella grabó en República Dominicana.

Además, en cuanto al esperado estreno de «Cry Macho», confesó que, a pesar de que no existe una fecha aún, cree que los productores quieren hacerlo lo antes posible. Al respectó Fernanda Urrejola explicó: «Me quedó claro que ellos quieren que todo sea rápido, Clint tiene 90 años, está en excelentes condiciones y yo creo que va a hacer otra película incluso, pero tiene 90 años y estamos en una pandemia mundial que afecta a la gente mayor, entonces yo creo que ellos se quieren apurar también con eso».

Emocionada contó que junto a Francisca Alegría, directora de cine y, además, su pareja, están escribiendo una película. A pesar de que ella no actuará, expresó que tiene mucho de ella el proyecto que pronto verá la luz. Dijo que aún no podía contar muchos detalles, pero que se trata de la adaptación de una novela y que, al ser su primer trabajo como guionista, «estoy desarrollando toda un área que yo antes no me sentía capaz y que ahora sí».

De igual forma, la actriz que pronto estrenará en la pantalla grande, tiene un segundo y tercer proyecto gestándose desde California junto a Francisca. Se trata de una serie y una película. Uno de ellos es de temática feminista y aborda la historia de una comunidad de mujeres, mientras que la otra hablará sobre la infancia y la importancia de crecer en amor.

Este último proyecto, Fernanda Urrejola lo viene creando en su cabeza hace catorce años y hoy, por fin, contó, la está bajando al papel.

La conversación siguió fluyendo, hablamos del autoconocimiento y nuestras experiencias en el colegio, a propósito de su anhelado proyecto. ¿Por qué teníamos que usar uniformes? ¿Por qué tanta verticalidad en la educación? ¿Cómo seriamos si la educación nos enseñara a ser nosotros mismos? Con los ojos fogosos, Fernanda hiló su experiencia y me la compartió. Nos despedimos. Le dije que vería la película y que pensaría en todo lo que me contó ese día.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here