#Viña2019 | Felipe Avello, enigmático

Nacido en la ciudad de Lota, pareciera ser que él estaba destinado a ser diferente a los tristes parajes que lo vieron nacer: era particularmente alegre. Nació un pececillo distintamente grande.

Periodista y Comediante, Felipe Avello debuta en el Festival de Viña.

Con un carácter particular, Felipe Alejandro Avello (44) pareciera estar destinado a vivir una vida comúnmente diferente. Vividor pero tranquilo, su personalidad le permite abstraerse de ciertos clichés establecidos en la sociedad en torno a los artistas, especialmente a los comediantes.

Siempre con una chispa diferente, su humor era simple, como trayendo consigo la humildad de su ciudad natal; nunca necesitando de grandes espacios ni recursos para desenvolver, lo hace poco más de 13 años, ya comenzaba a hacer notar como un humor diferente a lo que se veía (y ve hasta ahora) en televisión o espectáculos masivos.

Avello siempre intentó darle una vuelta de más a lo que hacía, pero no con el afán de destacarse en la particularidad intelectual o estética, sino más bien en ser él mismo ante cámara y obtener la libertad que te otorga el hacerte cargo de ti mismo, sin importa tanto las consecuencias que esto traiga consigo.

Muestra de esto es su humor, sobre todo aquel que lo caracterizaba a mediados de la década, en donde, sin tapujos, hacía alusión temas sexuales en un horario no tan adecuado, o simplemente incurría en acciones poco comunes para un país (por ende una televisión) conservador y poco arriesgado/a.

Esta misma “locura” de saberse consciente de lo que es él como periodista y sobre todo como comediante es que lo hace ser desprejuiciado pero al mismo tiempo atento, usando en forma magistral la contingencia e ironizando sobre situaciones tan particularmente globales siendo, precisamente, él y su estilo único sin caer en lo panfletario o directo y rompiendo esos esquemas, convirtiéndolo en una presencia diferente y atrayente.

Es su propia naturalidad y desparpajo lo que lo hace un enigma.

Felipe se ha convertido en el proveedor, más allá de gustos personales, de uno de los puntos más altos del humor en los últimos años en el país, siendo totalmente distinto al cuentista de chistes o al clásico stand-up analítico tipo Coco Legrand. Ha destruido, sin quererlo, una estructura rígida que parecía indestructible y que lo ha llevado hasta lo más alto que puede llegar un artista en Chile: el Festival de Viña.

https://youtu.be/mfYoN9Ovpx0
Lo mejor de Avello en SQP

Con todo lo mencionado, se hace medio difícil no recordar sus “presentaciones” en el extinto programa de farándula SQP, en donde no solo recurría a sus propios recursos físicos e imaginativos, sino que además hacía partícipes a sus compañeros, marcando una inolvidable dupla con el fallecido periodista de espectáculos Ítalo Passalacqua.

Es difícil olvidar, además, hechos puntuales que demuestran con firmeza quién es Felipe Avello. Por ejemplo, aquella vez que decidió no seguir ligado a la televisión y definitivamente dio rienda suelta a un Avello más tranquilamente histriónico, que sabe hacer y decir en el momento adecuado para mantener la tensión, como si de una obra narrativa de tratase, quebrando en el momento clave para hacer despertar un aullido de carcajadas de un público que sabe que debe seguir con atención cada movimiento y palabra de Pececillo, quien nació en un pueblo humilde pero esforzado, siendo este mismo esfuerzo lo que lo ha llevado a no necesitar de Viña y las cámaras (mayormente hablando) para consagrarse como el gran número del humor de la edición festivalera de este año y, personalmente, en uno de mis favoritos en toda la escena nacional.

La vida y la parodia. La humildad y el desparpajo. La seriedad de la risa y la libertad del ser autentico. La risa y los enigmas. Todo esto y más es parte de lo que es ser Felipe Avello Suazo, quien estará este domingo en el festival más importante de Latinoamérica.

Ignacio Osorio

Quería ser futbolista, pero terminé escribiendo sobre Cultura y haciendo clases. 25. C.

Post Relacionados