Dino Gordillo: ¿el fin del humor “clásico”?

 Dino Gordillo: ¿el fin del humor “clásico”?

Dino Julio Guzmán Gayoso, más conocido como Dino Gordillo se presenta esta noche, pero será su última noche. Sí, esta será la última presentación en el festival más masivo de Chile del nacido en Lota pero criado en Chiguayante. Quizás sean los últimos petardos del humor clásico chileno.

Dino Gordillo dará su última presentación en el Festival de Viña esta noche.


Su llegada al humor se dio como la de muchos en la época noventera: a través de la participación en distintos programas de la televisión, moviéndose y ganando experiencia, porque en esos años llegar a los festivales masivos era señal de triunfo, donde nada era al azar y tampoco nada se movía mucho y mucho menos se rompían las estructuras. Muy al estilo de nuestro país en aquellos años.

Su humor era el típico, casi el mismo que se venía haciendo desde que se instauraron desde los primeros festivales universitarios y show de la antigua bohemia santiaguina de los años 50, se basaba en chistes sobre situaciones cotidianas, relaciones personales entre miembros familiares, conductas de infantes y, usando como “caballito de batalla”, los chistes sobre minorías sexuales y/o defectos físicos. Eso era lo aceptado en la época y Guzmán Gayoso replicaba con cierta gracia, aplicando como detalle “diferenciador” el cambio en el tono de voz, en ocasiones usando onomatopeyas, para contextualizar de mejor manera el chiste de turno.

Dino Gordillo en su última presentación el año 2011.

Dino Gordillo es una de las tantas encarnaciones del humorista chileno clásico, donde la historia de esfuerzo y múltiples tareas que debió realizar antes de los inicios de la consagración le permitió ser conocedor de una antigua idiosincrasia criolla, llevándola, con particular gracia, a chistes y anécdotas que lo llevaron a consagrarse en los festivales y estelares más importantes del país. Pero, como todo en la vida, esto tiene un final. Esta misma realidad “chístologa” que llevó a Gordillo a ser uno de mejores humoristas de Chile –se presentó por cinco ediciones consecutivas, entre 1996 y el años 2000, en el Festival de Viña- hoy, en pleno 2019 y ad portas de entrar ya a la segunda década del milenio no tiene la misma cabida que antes.

Sus últimas declaraciones lo demuestran así. Su actitud al extremo a la defensiva en la conferencia de prensa previa a su presentación (“las mujeres que hacen humor denigran al hombre”), evidencian cierto “pataleo” para demostrar que el estilo que él defiende y realiza como válido en una sociedad que ha mutado a la consideración de minorías anteriormente olvidadas, de las mujeres, de los extranjeros y ha cambiado a ser partícipe de un humor más elaborado y dejar de lado la temática que se mofa de defectos físicos, orientación sexual o nacionalidad.

Lo que hoy será la última presentación de Dino Gordillo en el Festival también puede marcar el fin ese humor considerado como clásico, considerando que, gran parte de sus exponentes o bien se han retirado o han mutado a las nuevas formas narrativas de humor, dejando a Guzmán como uno de los pocos exponentes de este estilo que parece ir cada vez más en retirada antes los nuevos tiempos de elaboración, respeto y búsqueda de llevar el humor a niveles, también, intelectuales con un peso mayor.

Quizás esta noche vivamos una de las últimas presentaciones de aquel humor denominado como clásico, y sería, quizás, el más grande sus exponentes contemporáneos quien comience a darle punto final a esta etapa del humor chileno.

Ignacio Osorio

Quería ser futbolista, pero terminé escribiendo sobre Cultura y haciendo clases. 25. C.

Post Relacionados