Columna | Verdades Ocultas, el fin de un mito que pasará a la posteridad

 Columna | Verdades Ocultas, el fin de un mito que pasará a la posteridad

Verdades Ocultas“, la teleserie más bullada de los últimos años en la televisión chilena, ha llegado (para algunos por fin) a su término después de cinco años de emisión, en donde ha marcado hitos, algunos más curiosos que otros, entre los que destacan: ser la producción más larga en la historias de las teleseries chilenas; ser la teleserie con más personajes muertos; y, por supuesto, ser la con más personajes han pasado en el transcurso de su emisión.

Al día de su transmisión final, solo tres son los profesionales de la actuación que se mantienen desde el capítulo uno: las actrices Camila Hirane y Carmen Zabala y actor Matías Oviedo. “Verdades Ocultas” ha sido, sin duda, un carrusel de personajes, interpretaciones y registros. Decir a estas alturas que la teleserie ha llevado los recursos argumentales y narrativos del género (y horario) al límite, es casi una obviedad que, al contrario de lo que se cree, fue un aporte a su desarrollo, no por nada – con virtudes, defectos y críticas- duró cinco años.

Su frenético uso de estos recursos – propios del género soap opera– han creado un propio universo que traspasó los límites de su horario de emisión, la pantalla e incluso a su audiencia, transformándose en un ícono pop de los últimos años, fomentado principalmente por lo mencionado: la variedad de registros y la libertad narrativa durante su desarrollo, lo que tuvo buena acogida en los ya típicos memes que apoyaron en la creación de este ocultoverso, teniendo incluso una ampliación hacia otra teleserie, cuando Rocío Verdugo (en su versión original de Camila Hirane) hizo una breve aparición en otra teleserie: “Juegos de Poder”.

El capítulo final, reitero, más allá de la críticas, significa el fin de un mito que probablemente trascenderá por un buen tiempo su emisión, lo que en sí no solo habla de la necesidad de más y mejores producciones nacionales en pantalla, sino que también del impacto de redes sociales, el buen trabajo actoral (destacándose el rol de los tres protagonistas: Hirane, Oviedo y Zabala) y su fuerte impacto cultural.

Sin duda, “Verdades Ocultas” pasa a la posteridad.

Ignacio Osorio

Quería ser futbolista, pero terminé escribiendo sobre Cultura y haciendo clases. 25. C.

Post Relacionados