Mauricio Palma Hunt: una violenta sorpresa

Durante las últimas dos décadas (y un poquito más), Festival de Viña se ha caracterizado por dar espacio a humoristas que quizás no cuentan con un trayectoria pública –entiéndase en televisión- que los cobije y los haga, ante la opinión pública, un rostro (y chiste) reconocible, pero no por eso son carentes de talento.

Mauricio Palma Hunt, más conocido en el circuito del humor del stand-up y de la comedia en general como Violento Parra, genera gracias a su directa pero simple, graciosa y carismática forma de ser bastante adhesión si el público del exigente certamen está dispuesto a escucharlo.

Su origen y desarrollo artístico se ha dado a través de los circuitos de bares, locales nocturnos y presentaciones con cierta habitualidad en programas como Mentiras Verdaderas (La Red), se ha posicionado como una de las sorpresas del humor nacional en un circuito que podría ser considerado como underground pero que, al mismo tiempo, ha generado, en parte gracias a las redes sociales, una gran cantidad de simpatizantes que gozan con una de sus más famosos fragmento rutinarios conocidos como “El chico de las parábolas”. Al igual que muchos –entre los que se encuentran exitosos números como León Murillo y Jorge Alís– proviene de una escena del humor nacional conectada con el público en bares y locales nocturnos, conocedor de una realidad de ciudadanos de a pie, de micro y metro que van en búsqueda de un buen rato.

Palma Hunt ha desarrollado su trayectoria en diferentes formas de experimentación artística, nunca olvidando que el relato de lo que se esté presentando hace gran parte de un trabajo que debe ser, en su caso, de joyeria si quiere no solo romper la barrera del desconocimiento que pueda tener el público respecto con su figura sino que además con su ya mencionada forma directa y mordaz de decir lo que piensa a través de chistes políticos y contingentes. Parra es algo más que humor, pero al mismo tiempo esa carga de información podría jugarle en contra. Es de esperar, por supuesto, que su habilidad narrativa, que no es necesariamente la tradicional, le dé ese pequeño espacio para poder combatir los primero minutos en el escenario.

Los desafíos de Mauricio Palma Hunt son traspasar su propia identidad: acidez, agilidad y viveza para que así su presentación pueda conectar con un público que va a esperar hacer click rápidamente con él. Violento Parra, cómo no, tiene el gran desafío de poner sus 15 años de carrera encima de un escenario que, a buenas y primeras, debería resultarle un gran reto, sin embargo tiene todas las capacidades para poder sobrellevar y sobrepasar. Asimismo, y en la misma cuerda, tiene todas las habilidades y horas de escenario encimas para poder consagrarse como la gran sorpresa de esta edición del festival y por qué no, de toda la historia.

Hoy Mauricio Palma Hunt tiene el sartén por el mango a pesar de que el fuego de la cocina está en el máximo nivel. Tiene la posibilidad de llevar sus años de trayectoria y esfuerzo, del coraje del humor de barrio y alternativo en un escenario de grandes luces. Mauricio Palma tiene hoy la posibilidad de quebrar fronteras y convertirse en (aún más) grande. Es de esperar que Mauricio “Violento Parra” Hunt se convierta en una violenta sorpresa.

Ignacio Osorio

Quería ser futbolista, pero terminé escribiendo sobre Cultura y haciendo clases. 25. C.

Post Relacionados